avatar
Elfo
Nombre : Anaë'draýl del Cedro y del Saúco
Escuela : Bosque Dorado, Fortaleza de Aryewïe
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Presidente del Concilio, Maestro (Magia básica y especialidades)
Rango de mago : Archimago, especialista en magia de luz y del aire
Clase social : Nobleza, duque del Cedro y del Saúco
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 26/06/2018
Edad : 812
Localización : Enawë
http://latorre.foroactivo.mx/t3337-buzon-de-anae-drayl#19985
http://latorre.foroactivo.mx/t3338-cronologia-de-anae-drayl#19986
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://latorre.foroactivo.mx/f127-habitaciones-del-senor-de-la-escuela
El sol del atardecer bañaba con su luz el ala izquierda del Concilio, iluminando desde el gran ventanal el interior de la sala de reuniones de la última planta de la más alta torre. Las paredes blancas, adornadas con cuadros que representaban a figuras importantes de la antigüedad, la hacían parecer más grande de lo que era y la escasez de mobiliario acrecentaba esa sensación.

Anaë'draýl se encontraba cerca del ventanal, donde tenía la pequeña mesita con vasos y botellas de licor. Miró el cuadro de Dana, nunca le había agradado que estuviese allí pero Narshel insistió y si tuviese que discutir por cada cosa que le desagradaba no tendría concilio que presidir. De entre las botellas sacó un frasco delgado del que sacó un par de pequeñas hojas secas y las molió con la mano enguantada, puso las virutas en la copa de agua que hirvió al instante con un simple hechizo. Hecho esto se dirigió a la mesa rectangular que presidia la sala y pasó la mano por las sillas de madera, traídas de Elendë a petición suya, por inercia continuó hasta llegar al asiento antes ocupado por Shewë, una ligera mueca se dibujó en su rostro sereno. - "Incluso si hoy acuden todos, aún quedarán asientos vacíos, esta situación es preocupante" - Se dijo mientras observaba los asientos restantes.

- Bien, será mejor que me prepare psicológicamente - Murmuró en un susurro que sonó dulce como la miel pero en el fondo con cierto tono amargo - Hace tiempo que no nos reunimos.

Tomó asiento a la derecha, en la esquina que daba al ventanal, como era costumbre nadie presidía la mesa en las reuniones. Tomó un sorbo de la copa de té verde y miró al cielo rojizo, habría preferido que fuese al amanecer pero dudaba que alguien se dignase a madrugar, los demás no tardarían en llegar.


Última edición por Anaë'draýl el Mar Jun 26, 2018 9:40 pm, editado 1 vez
________________________

La vida no tiene más sentido del que le damos.
Quisiera que unos cuantos más de vosotros le diera un poco.

Elminster del Valle de las Sombras

Verba volant, scripta manent.
avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
El viaje hasta las islas negras fue mucho mas breve de lo que nadie pudo haber pensado, había tenido colaboradores allí de sus años de túnica negra,unos tiempos en los que quemaba y asesinaba sin distinción a todo aquel que se lo mereciera,daba igual si se trataban de magos negros, inquisidores pero las cosas habían dado un giro de ciento ochenta grados y ahora se dirigía hacia Ekhleer como archimago, sin nada mas que una túnica dorada, un anillo, que llevaba siempre puesto en el dedo indice de la mano derecha y Vulcana, su espada mágica, oculta bajo la túnica.

Le acompañaban dos magos de su confianza, en el sur se contaban entre parte de sus fuerzas de élite, un grupo de magos guerreros a los que el mismo había entrenado parcialmente, dos túnicas rojas que estaban allí mas como guías que como escolta, ya que habían vivido en las islas negras durante un tiempo y Yandrack valoraba las buenas historias, las indicaciones pertinentes y las curiosas anécdotas de lugares desconocidos-Un lugar precioso, alejado de las tribulaciones y la guerra- comento en voz alta-No siempre fue así- comento uno de sus acompañantes-Que no se te suba el color de la túnica a la cabeza, que parecerá que el unicornio te metió el cuerno por el culo y lo único que faltaba es que te convirtieses en un estirado, como esos elfos...- Habia perdido la cuenta de las veces que Vulcana había despotricado contra los elfos y había dejado de preguntarse que la desagradaba tanto de ellos-¿Entiendes ahora por que no puedo dejar que adoptes aquí otra forma?- le dijo el dragón,casi sintiendo diversión por aquello-Por su supuesto, para que los demás niños te dejen jugar con ellos, lagarto acobardado - Yandrack prefirió hacer aquel viaje en un barco, no demasiado llamativo pero suficientemente cómodo para realizar la travesía y cuando desembarcaron el rey tuvo que soportar un monologo interior de razones por las cuales ``Los elfos son idiotas´´.

No tenia una idea clara de por que motivo en concreto se había convocado la reunión pero el consideraba tardía esa llamada, Zhanthe había sido tomado por la inquisición y su rey destronado, ademas La iglesia había intentado invadir la isla de Parr,con el objetivo de tomarla como base para una futura invasión del reino elfico, cosa que únicamente no se habia producido porque el propio Yandrack se había propuesto ahumar los planes de los religiosos, Felix Vonturin estaba vivo y hasta donde el sabia, el rey de los demonios estaba en el plano material, atado a algún otro pobre desgraciado, había matado a una nigromante y derrotado a otros dos guerreros de las tinieblas. En todas estas cosas el concilio no había tomado parte y solo agentes y fuerzas locales habían luchado contra el mal y la injusticia, era hora de que las cosas cambiasen,porque entre otras cosas el gran poder que ellos portaban no estaba exento de responsabilidades, unas responsabilidades con las que el concilio no había cumplido.


Se dirigió junto a sus asistentes hacia el edificio del concilio y mientras duro el recorrido los magos le iban haciendo un resumen de la arquitectura y las gentes que vivían allí-Me gusta el color que tiene la piedra de este lugar- se dijo, no todos los días se veían estructuras de piedra oscura. Pese a haber acudido allí por primera vez le dejaron pasar, el color de su túnica y su actitud eran suficientes para que los magos y guardias del lugar no quisiesen correr el riesgo de enemistarse con un archimago, así que subió una escalinata y doblo por una esquina que daba a una sala, una especie de recibidor donde mando a sus acompañantes que esperasen, dirigiéndose el a unas puertas que quedaban mas allá, grandes y ornamentadas para lo que podría ser una simple puerta, ademas estaba custodiada por un hombre en cada uno de sus lados, los cuales dejaron entrar, cerrando de nuevo cuando el hubo pasado. Se sintió un poco decepcionado porque solo había allí otro archimago, de modo que, pese a su mala impresión inicial se permitió apreciar las imágenes, la disposición de los sillones, la amplitud del lugar y lo pulcro que parecía, un breve vistazo que no basto para distraerlo-Veo que soy el primero en llegar, soy Yandrack, nombrado archimago recientemente, tu debes de ser  Anaë'draýl- le hizo una pequeña reverencia con la cabeza-Este concilio tiene asuntos que tratar
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Humana
Nombre : Lumière Noire
Escuela : La Torre, Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de Magia Básica (La Torre, Lago de la Luna), Miembro del Concilio
Rango de mago : Archimaga, Experta en Magia de Agua
Rango de guerrero : Guerrera experta (Espadas y mazas, una mano), Guerrera aprendiz (Mazas y martillos, dos manos), Aprendiza de Hielo
Clase social : Plebeya
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 05/05/2011
http://latorre.foroactivo.mx/t1250-el-buzon-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t2372-cronologia-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t1036-diario-de-lumiere-noire
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Me sorprendió el hecho de que, días después de ser nombrada archimaga, se celebrara una reunión del Concilio. Yo, como archimaga novel que soy, pertenezco quiera o no a esta organización y tengo una obligación hacia el mundo mágico, aunque no esté muy segura de cuál es en concreto. Al menos en los microcosmos escolares sé muy bien cuáles son mis tareas como maestra: enseñar a los alumnos a leer en el caso de que no lo sepa, guiarles en sus primeras incursiones en el mundo de la magia, resolver sus dudas y examinarles para que puedan pasar de grado. ¿Pero qué se hace cuando una es miembro de la organización que dicta las leyes del mundo de la magia?

Narshel, Svea la bendiga con una vida larga y tranquila, intentó guiarme lo mejor que pudo en el poco tiempo que compartimos antes de que nos llegaran a ambas las invitaciones a la próxima reunión del Concilio. Me preguntaba cómo sabía ya el señor presidente del Concilio sobre el dorado de mi túnica. ¿Acaso se comunica con los unicornios, que le informan de los nuevos reclutas al reducido grupo de siervos de la diosa que visten de oro? Posiblemente se lo comentara mi maestra, que era lo que menos enrevesado era.

Había oído hablar de Anaë'draýl, pero había oído hablar mucho más de su difunta esposa Shewë, de su característico mal carácter y el despotismo que se le adjudicaba. Decían las malas lenguas que tenían una humana prisionera para torturarla, pero no sé hasta qué punto eso era verdad. Decían que eran elfos muy elfos, de los que se creen superiores a todos los demás. Y no me sorprende, ambos siendo duques en Enawë... si es que los elfos agradables son, en su gran mayoría, de Gadrýl, Tamika y las islas. Cuanto más cerca esté del Anillo, más desagradables resultan. Esperaba que los rumores fueran exagerados y que un siervo de la diosa de tan altísimo rango fuera alguien que supiera comportarse.

El viaje hasta las Islas Negras fue mucho más breve de lo que nadie pudo haber pensado, y más teniendo en cuenta que esta no sería la primera vez que estuviera en Ekhleer. Bastó con recordar una de sus muchas callejuelas y realizar el pase mágico, y de ahí fue cosa simple de flotar hacia el edificio del Concilio que coronaba la ciudad de las luces, su orgulloso engarce. Me mostré ahí con mi túnica dorada, simple como llevo yo las túnicas, y con la carta enviada por el señor presidente, pero los guardias ya habían informado de que mi presencia debía ser tolerada así que me dejaron pasar y me acompañaron hacia una sala con tanta velocidad que apenas tuve tiempo para apreciar la arquitectura.

No estoy segura de en qué momento acabó en mis manos una taza de té o cuándo me encontré con que me acompañaba una señora con aspecto aburrido hablándome sobre el protocolo a seguir en la próxima reunión, pero creo que la sorpresa y el desconcierto se pudo ver manifestado en mi rostro cuando me encontré, al fin, en la sala de reuniones. Ahí vi a un elfo archimago con su propia taza de té (el señor presidente, supongo) y un archimago de cabellos plateados.

Buenas tardes, caballeros —les saludé sin excesos de cortesía—. Soy Lumière Noire, recién consagrada como archimaga, así que me encuentro un poco perdida en cuanto a obligaciones y protocolo... ¿Dónde puedo sentarme? ¿Hay asientos asignados o nos sentamos según lleguemos?

________________________


¡Si digo algo raro en nórdico o en élfico, pon el ratón sobre el texto!

avatar
Elfo
Nombre : Anaë'draýl del Cedro y del Saúco
Escuela : Bosque Dorado, Fortaleza de Aryewïe
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Presidente del Concilio, Maestro (Magia básica y especialidades)
Rango de mago : Archimago, especialista en magia de luz y del aire
Clase social : Nobleza, duque del Cedro y del Saúco
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 26/06/2018
Edad : 812
Localización : Enawë
http://latorre.foroactivo.mx/t3337-buzon-de-anae-drayl#19985
http://latorre.foroactivo.mx/t3338-cronologia-de-anae-drayl#19986
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://latorre.foroactivo.mx/f127-habitaciones-del-senor-de-la-escuela
Mientras observaba la puesta de sol le vino una pregunta a la cabeza, ¿cuántas puestas de sol había visto? Su vida había sido larga, incluso para un elfo pues no todos llegaban a su edad. Había estudiado, hecho y aprendido muchas cosas pero los atardeces iban pasando; recordó momentos que le produjeron una ligera nostalgia pero sonrió, ahora se encontraba en el Concilio, esperando a sus miembros, un Concilio que llevaba presidiendo desde mucho antes de que naciesen los padres de la mayoría de los invitados... y seguiría presidiendo mucho después de que muriesen.
Suspiró. - No todo sale como planeamos, a veces lo único que podemos hacer es adaptarnos. Al menos, así, podemos tratar de salvar cosas y poner condiciones - Miró el reloj de sol que había en el alféizar del ventanal, era otro de aquellos detalles que había puesto él. Eran aquellas pequeñas cosas las que hacían más soportable el hecho de encontrarse tan cerca de Garnalia... y de los odiosos humanos.

No pasó mucho tiempo hasta que se abrió por primera vez la puerta, un hombre de aspecto joven con un destacado cabello plateado le saludó presentándose. A primera vista podía parecer un simple humano, y en parte tal vez lo fuera, pero en sus ojos se revelaba otra identidad, mucho más digna y poderosa.
- Saludos Alteza, me congratula poder ser el primero de esta sala en felicitarle por su nuevo rango - Saludó correspondiendo a su reverencia con la cabeza - "Y el más adecuado para hacerlo, sin duda" - Pensó para sí - Cierto, el concilio no es lo único que está pasando apuros últimamente y estoy seguro que todos tenéis mucho que aportar.
- Aún es pronto para sentarse pero si el viaje no le ha sido favorable no le negaré asiento - Sonrió cordial haciendo un gesto con el brazo abarcando la sala y las sillas, su voz sonaba musical como la de todo elfo de buena cuna - Si me permite decirle, he escuchado ciertos rumores sobre su persona que me gustaría confirmar, no es nada malo, no se alarme. - Mientras, se fijó en la leve arruga en su túnica por la parte de la cintura y el anillo de su mano derecha.

La puerta se volvió a abrir mientras hablaban, esta vez una mujer que tampoco se quedaba corta en cuanto al color de pelo, como todo elfo sabía reconocer la belleza de una figura, sin embargo: - "Qué forma más simple de llevar la túnica, estoy seguro de que con un trapo viejo pintado de amarillo haría el mismo efecto, los archimagos de ahora no saben llevarla" - Fue lo primero que pensó al evaluar su aspecto - "Bueno, al menos no lleva armadura, todos los humanos que encuentro últimamente van armados hasta los dientes con su espantoso hierro".

Sus palabras fueron educadas aunque no mostró interés en hacer hincapié en ello - Saludos Archimaga Noire, la felicito por su nuevo cargo - Estuvo a punto de decir que le habían informado de que no era la primera vez que pisaba suelo élfico pero volvió a acordarse de que no se hallaba en Elendë, su amado hogar. Su sonrisa fue cordial aunque ligeramente tirante (típica de alguien que se acaba de percatar de algo pero se encontraba sonriendo en ese momento) - Confío en que haya sido un trayecto agradable y ya que lo comenta, lo cierto es que hay un par de costumbres. La primera es que nadie preside la mesa en las reuniones pero puede sentarse donde guste, y la segunda, aunque no la había tenido que decir hasta ahora - su voz sonaba musical pero la última frase sonó como una nota errada en una melodía perfecta - es que dejamos las armas en la mesita junto al ventanal. Esta es una reunión para dialogar por lo que no las vamos a necesitar, y de todos modos si se diera el caso somos archimagos, ¿verdad? - Dio un paso atrás para dejarles libre el camino a la mesilla, en la otra punta de la sala. - "Me gustaría que las dejasen fuera, pero más de uno se opondría a no verlas, qué belicistas" - Hay vasos y licor en la mesilla, por si os apetece una copa.
________________________

La vida no tiene más sentido del que le damos.
Quisiera que unos cuantos más de vosotros le diera un poco.

Elminster del Valle de las Sombras

Verba volant, scripta manent.
avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
El presidente del concilio se mostró educado e incluso le devolvió el saludo y todo, parecía que la escena iba a marchar e incluso que la reunión transcurriría tranquila-comprueba lo que desees- pensó el dragón. La puerta de la habitación volvió a abrirse  y esta vez entro una mujer, una mujer humana de piel clara y aspecto extraño, que ademas saludo con cortesía y buena educación, aunque parecía tan perdida como el propio Yandrack en aquel escenario-Buenas tardes- le devolvió el saludo antes de que esta se pusiese a hacer preguntas, quizás por los nervios-Oye, pues esta no esta mal...Podrías tener una reunión con ella mas tarde y con un poco de suerte podre meterme yo también-Aquel arrebato no sorprendió al rey, que ya estaba inmunizado contra todo lo que la espada pudiese soltar dentro de su cabeza-No voy a tener un trió con una extraña y contigo- dijo intentando zanjar el asunto-puff, vale pues me quedo yo con ella y tu miras o te esperas fuera- a veces se preguntaba como una espada podía tener una sexualidad tan activa.


Anae contesto las dudas de la mujer y dijo también un par de reglas que incluía que nadie podría presidir la mesa de la reunión ni portar armas, cosa que no gusto nada al dragón porque eso suponía que tendría que dejar a Vulcana con forma humana y aunque estuviese fuera realmente le preocupaba lo que podía decir-Si es como dice les ruego que me disculpen, la espada que llevo es mas que un arma- se alejo un poco y se coloco en una parte de la sala donde  no había nada, guardando una distancia prudencial de sus dos colegas, tras lo cual abrió una parte de su túnica y saco a Vulcana de  su cintura izquierda, entonces lentamente la coloco con el filo hacia abajo y el arma se quedo erguida sin clavarse sobre el pió suelo. Un fulgor empezó a emanar de la espada y esta se transformo en una llama igual en altura al propio Yandrack, fue entonces cuando el fuego se apago y mostró a una mujer pelirroja, vestida con una telas extrañas de colores carmesíes y ojos rojizos, con la piel blanca de porcelana pero antes de que hablase Yandrack restringió sus palabras-Por favor,es importante para mi, compórtate todo lo que puedas- le dijo mentalmente. Vulcana le miro y pasaron un momento en el que ninguno parpadeo, finalmente lanzo un gesto de desaprobación a Anae, seguida de una sonrisilla a Lumiere, una sonrisa picara que no se disolvió ni siquiera cuando salio de la sala, dejando allí a los archimagos-espero que con esto sea bastante, no le gusta oír como la desprecian- le dijo a Anae sin ocultar que aquella situación no era cómoda



No importaba cuanta distancia separara al dragón del Vulcana, no importaba que estuviesen en dimensiones distintas , en mundos distintos porque la conexión que tenían se mantendría mientras Yandrack siguiese con vida, siempre en el pensamiento, Vulcana había nacido de el, se había fortalecido con el y moriría el día que el joven dejase de el mundo de los vivos, aunque ni el mismo monarca conocía que destino tendría ella cuando se produjese la muerte. Oír a Anae despreciar a las armas le había sentado muy mal, siempre acostumbrada a estar al lado del dragón, cada segundo, cada minuto, cada hora y cada día desde que se habían conocido y no les gustaba separarse aunque muchas veces se hiciesen rabiar mutuamente. Habia sido Vulcana la que, en un primer momento, había contenido al espíritu del fuego cuando este amenazaba con dominar al dragón
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Humana
Nombre : Lumière Noire
Escuela : La Torre, Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de Magia Básica (La Torre, Lago de la Luna), Miembro del Concilio
Rango de mago : Archimaga, Experta en Magia de Agua
Rango de guerrero : Guerrera experta (Espadas y mazas, una mano), Guerrera aprendiz (Mazas y martillos, dos manos), Aprendiza de Hielo
Clase social : Plebeya
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 05/05/2011
http://latorre.foroactivo.mx/t1250-el-buzon-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t2372-cronologia-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t1036-diario-de-lumiere-noire
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
El presidente del concilio (supongo que es él) era el típico elfo rubio aunque tampoco era del todo rubio. Su pelo tenía mechones teñidos de un color que solo puedo describir como el color del viento en primavera, y del mismo color tenía surcos en la piel de la frente y sus pómulos, aunque no soy capaz de discernir si esto se trata de una cuestión estética o si se debe a su legendario dominio sobre la magia del aire y de la luz. Me dio la bienvenida de manera educada pero no sé si la calificaría de amistosa más allá de los requisitos de la cortesía.

Me felicitó por mi nuevo rango, dijo algo del trayecto inexistente gracias a los hechizos y se puso a responder a mi pregunta sobre las normas y el protocolo según los que se rigen las reuniones. La señora que pronunció la verborrea en los treinta segundos que tardé en llegar a la sala no me había dejado nada claro, así que apreciaba que alguien me lo explicara con más calma. Dijo que podíamos sentarnos donde gustáramos así que le hice caso y me senté en el primer sillón que encontré libre, dejando mi taza de té sobre la mesa.

La verdad es que el sillón es bastante cómodo. Así cualquiera puede acostumbrarse a ser un archimago. La segunda norma que mencionó era que no se permitían armas y casi me llevé la mano al cinto para comprobar si llevaba una espada, pero mi buen juicio me dijo que sería de mala educación (e innecesario) llevar armas a una reunión de archimagos. De cualquier modo, siempre podría invocar o crear armas a partir de la nada, así que tampoco es que me sintiera desarmada.

El otro archimago (no conozco su nombre, insisto, no sé si llevo un día como miembro oficial del Concilio) se disculpó y dijo que la espada que llevaba era más que un arma, aunque no entendí qué decía hasta que la espada se transformó en un pilar de llamas del que sale una hermosa mujer de rojo, todo velo y sedas y olas de carmesí. Alguien sabe hacer una entrada dramática, según parece. Me llevé la taza de té a los labios mientras observaba la situación, curiosa y de repente interesada.

No había conocido en mi vida una mujer que se pueda transformar en una espada, o una espada que se pueda transformar en una mujer. Promete ser interesante... Le dirigió un gesto de, digamos, desaprobación al presidente pero a mí me regaló una sonrisita pícara que yo respondí alzando la ceja sin bajar la taza de té. Tras eso, salió de la sala y el otro archimago comentó que a la señora no le gustaba que la despreciaran. Bueno, ya era una situación bastante tensa.

¿Se suele beber mucho en las reuniones? No me parece precisamente ni el momento ni el lugar para beber licor —comenté, contenta con mi taza de té. Si quería emborracharme, podría hacerlo después de llevar a cabo mis obligaciones de archimaga, y no quería emborracharme.

________________________


¡Si digo algo raro en nórdico o en élfico, pon el ratón sobre el texto!

avatar
Elfo
Nombre : Anaë'draýl del Cedro y del Saúco
Escuela : Bosque Dorado, Fortaleza de Aryewïe
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Presidente del Concilio, Maestro (Magia básica y especialidades)
Rango de mago : Archimago, especialista en magia de luz y del aire
Clase social : Nobleza, duque del Cedro y del Saúco
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 26/06/2018
Edad : 812
Localización : Enawë
http://latorre.foroactivo.mx/t3337-buzon-de-anae-drayl#19985
http://latorre.foroactivo.mx/t3338-cronologia-de-anae-drayl#19986
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://latorre.foroactivo.mx/f127-habitaciones-del-senor-de-la-escuela
No era la primera vez en aquel rato que deseaba no estar allí, tenía ganas de levantar un tornado y echarlos a todos y luego teletransportarse a su despacho donde podría relajarse mirando por la ventana el magnífico color dorado del bosque mezclándose con las últimas luces del día. Pero él era el presidente, y había convocado aquella reunión, una reunión necesaria. Si bien sabía que no se iba a sentir más motivado según su número aumentase... también sabía que debía comportarse, no como miembro del concilio, sino como elfo; tenía que demostrar a esos humanos que los elfos podían aguantar pese a las dificultades y mantener la calma.

La recién llegada no tardó en sentarse - "Todo un signo de educación por su parte, cómo se nota que es plebeya"  - No se molestó en dirigirle una mirada de reproche, al contrario, con una sonrisa cordial imitó su gesto al dejar su propia taza de té. No eran idénticas por supuesto, la suya tenía el borde dorado con filigranas propias de artesanos de Elendë.

Se volvió hacia Yandrack que había cambiado su gesto afable por uno que, ciertamente, no lo era. Sin cambiar su expresión Anaë escuchó sus palabras con tranquilidad - "Por lo que esto también era cierto" - Que no le importasen las vidas humanas no significa que no estuviese o tratase de estar al tanto de las cosas más relevantes y atrayentes de sus territorios, y el recién proclamado rey Yandrack, que había liberado el sur de las manos de una nigromante, sin duda era tema de conversación. Entre otras cosas porque en la corte no había muchas nuevas, y menos buenas. La "puesta en escena" de la espada fue casi un espectáculo, aunque no se reflejó emoción alguna en el rostro de Anaë, en sus ojos había un brillo curioso. Tras su mirada poco amistosa y la sonrisa descarada a la joven se marchó y Yandrack secundó su partida con una palabras sobre ofensa.

- ¿Despreciar? - La voz musical del elfo hacía parecer cada palabra la más bella del mundo - Le ruego me disculpe, creí que se trataba de una espada de hierro - "típicas de los humanos, que suelen llevarlas a todas partes"- Veo que no se trata de una simple espada, y si bien he oído en el pasado sobre algo semejante nunca había visto una con mis propios ojos.- Se dirigió hacia la puerta de salida con paso tranquilo pero sin vacilar, como un huracán que no tiene prisa por llegar a la costa aunque sabe que, sin duda, lo hará.- Ruego me disculpe dama, no tenía conocimiento de su presencia; sin embargo sería un honor para mí y los presentes que se uniese a la reunión, estoy seguro de que puede ayudar con su sabiduría a que este concilio llegue a buen puerto.

Se dirigió por último a Lumière, siempre amable, siempre con una sonrisa cordial. Aunque todos sabían lo cordial que podía ser la sonrisa de un elfo pese a lo que pudiese pensar - Es costumbre que, en el Concilio, la gente tenga su propio juicio en cuanto a lo que debe y no debe hacer, yo confío en el suyo.
________________________

La vida no tiene más sentido del que le damos.
Quisiera que unos cuantos más de vosotros le diera un poco.

Elminster del Valle de las Sombras

Verba volant, scripta manent.
avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Empezamos bien...- se dijo mientras el elfo iba a decirle a Vulcana que podía entrar-ahora la voy a tener un mes despotricando contra los elfos, al menos así dejara de hablar de Emma-el sabia bien  como de rencorosa era-¡Ja! Que te has creído que voy a dejar de desquitarme con esa mujer,JAMAS - le respondió ella mentalmente. Vulcana fulminó al presidente con la mirada y entro en la habitación simplemente porque de esa manera estaba mas cerca de Yandrack, el cual la recibió intentando calmarla porque si se lo tomaba como algo personal estaban perdidos-pedirle a un elfo que no sea imbécil es como pedirle a un enano que enano que no tenga afinidad con la piedra- a el personalmente no le disgustaban pero si intentaba justificar a Anae todavía la enfadaría mas-¿No ves que no dan para mas?- por toda respuesta ella resoplo y el dragón no pudo mas que disculparla ante sus colegas-Me temo que ahora va a estar de mal humor un buen rato, pese a las disculpas


La otra archimaga,Lumiere, se había sentado en uno de los asientos y parecía bastante cómoda pero le parecía de mala educación sentarse sin mas, se suponía que aun tenían que llegar mas miembros y pensaba que fuese adecuado recibirlos sentado, como si todo aquello no fuera con el, en cualquier caso estaba seguro de que no tardarían mucho en llegar-No hay que preocuparse,ella es así, ha sido un malentendido- dijo para quitarle tensión al asunto. Se dedico entonces a revisar los retratos de antiguos archimagos pero ninguno que le provoco una reacción, simplemente eran dibujos de personas muertas, el dragón se dio la vuelta y se dirigió hacia donde  Lumiere se había sentado-Creo que no nos conocíamos, soy Yandrack - le dijo con tranquilidad al presentarse-Me estaba preguntando en que escuela estudiaste- vulcana estaba distraída con mirando los retratos y la vista que había desde los ventanales pero se aburrió pronto y como la norteña le había gustado se acerco a cotillear, colocándose sigilosamente detrás de Yandrack,pese a que el ya  sabia que la tenia detrás.



No sabia exactamente cuantos archimagos mas tenían que  llegar, aunque si sabia que existían un máximo de doce puestos,dudaba seriamente de que se presentasen todos.Algo le decía que una reunión al completo podría llegar a convertirse en todo un caos  y tenia un presentimiento sobre dos hechiceros en concreto: Narshel y el loco de Rag. La primera era complicada porque conoció a Yandrack cuando aun era mago oscuro y el otro... Bueno era totalmente imprevisible, mal educado y tenia peor reputación que algunos nigromantes, con eso estaba todo dicho y solo había sitio para la incertidumbre
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Humana
Nombre : Lumière Noire
Escuela : La Torre, Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de Magia Básica (La Torre, Lago de la Luna), Miembro del Concilio
Rango de mago : Archimaga, Experta en Magia de Agua
Rango de guerrero : Guerrera experta (Espadas y mazas, una mano), Guerrera aprendiz (Mazas y martillos, dos manos), Aprendiza de Hielo
Clase social : Plebeya
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 05/05/2011
http://latorre.foroactivo.mx/t1250-el-buzon-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t2372-cronologia-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t1036-diario-de-lumiere-noire
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
En respuesta a las acciones del archimago y su compañera espada, el señor presidente del Concilio se dirigió con rapidez tras la mujer de rojo para disculparse y ofrecerle a la mujer quedarse en la sala y participar en la reunión. No me giré para mirarles porque sería de mala educación y porque podría imaginarme sin muchos problemas cómo se desarrollaba la cosa. Anaë'draýl del Cedro y del Saúco. Todo el mundo conoce al presidente del Concilio y todo el mundo sabe que es un elfo noble de la Enawë, y todo el mundo sabe que los elfos, en especial los del continente austral, tienen más de una cara y todo lo que dicen lo dicen con intenciones ocultas.

Así que no me costó leer entre las líneas de sus parlamentos para saber que, pese a sus palabras, no estaba contento con tener que pedirle disculpas a una espada, de todas las cosas de la creación, e invitarla a asistir. Al menos, las leyes de la decencia y el buen comportamiento le impedían ponerse a gritar y a despotricar y a invocar rayos para fulminar a sus colegas. Luego, cuando la dama de rojo volviera a entrar orgullosa en la sala, rodeada por su niebla de sangre y sus ligeros vestidos, el señor del Cedro vertió su atención en mí persona, diciendo que confiaba en el buen juicio de cada individuo para beber o no beber en las reuniones del Concilio.

Asentí y me dediqué a realizar la reinterpretación de sus palabras, y no dudo de que en algún momento no hubiera pensado algo como «maldita humana con sus preguntas estúpidas» o «pero qué manera más simple de llevar una túnica, si es que los humanos no tienen estilo, solo lo hacemos bien los elfos...». Le respondí con una sonrisa alegre de «no confío en la gente que asegura que sabe cuando dejar de beber porque todos resultan ser imbéciles que no conocen sus propios límites».

Entiendo. Gracias por la explicación —añadí, tras mi suave sonrisa. No había pasado tiempo en la Elendë sin haber aprendido los modales de los elfos. Todo lo que dejes implícito, por muy desagradable que fuera, lo acompañas de una sonrisa.

Es decir, realmente no tengo ningún motivo para desconfiar del señor Anaë'draýl del Cedro y del Saúco salvo presentimientos míos e impresiones que me daba. Quizá fuera el único elfo noble que además es el señor de una prestigiosa escuela que solo acepta elfos y estuvo casado con otra archimaga no muy querida que es realmente agradable, aunque a mitad de ese pensamiento perdí la convicción en esa idea. Quizás es agradable con los de su especie, pero noto cierto retintín de desdén en sus palabras. Algo me decía que no nos íbamos a llevar bien; nadie tan rubio puede tener buenas intenciones.

Se me acercó el otro archimago anónimo y deshizo el misterio en torno a su nombre. Yandrack (¿o Yandrak? ¿Yandrac?) parecía alguien tranquilo en comparación con la volatilidad de su compañera, aunque no era difícil parecer más tranquilo que una mujer-espada que parece flotar en una nube de rubíes. La mujer parecía, por contrario, alguien ardiente, que se dejaba guiar por sus pasiones e instintos. El hombre se me acercó, comentándome que se preguntaba dónde había estudiado.

Me consagré hace... ocho años ya (cómo pasa el tiempo) en la Torre y estudié magia del agua bajo la tutela de la archimaga Corhead. Soy maestra en ambas escuelas —le respondí con tranquilidad y (quizás) una pizca de amistad que no le había ofrecido al señor presidente—. ¿Y tú? También me gustaría hacer unas preguntas sobre tu compañera —Moví un poco la cabeza y vi su figura cubierta en mares de rosa y amapola (me está costando encontrar maneras de describirla, así que rezo por que se presente pronto y pueda, al fin, ponerle nombre)—, pero no quiero ser indiscreta.


________________________


¡Si digo algo raro en nórdico o en élfico, pon el ratón sobre el texto!

avatar
Elfo
Nombre : Rahnag Ahgóh
Escuela : Escuela del Sol Poniente, Guardiadragones del Mar (Maestro)
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Miembro del Concilio, Maestro de Magia del Fuego (Guardiadragones del Mar)
Rango de mago : Archimago, Especialista en Magia del Fuego
Clase social : Desconocida
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 09/03/2015
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Odiaba a Anaë. Con toda mi alma y con todo mi corazón. Las razones eran varias y sobradamente conocidas por todos: Era un cobarde, que solo pensaba en los elfos y en su querida Escuela del Bosque Dorado. El resto del mundo podía arder bajo las hogueras inquisitoriales o sucumbir ante los magos oscuros que le daba igual. Era una deshonra para los archimagos, aunque no era el único. Mas de uno solo se dedicaba, igual que el, a rascarse la barriga y preocuparse de lo suyo. Y la peor de todos había sido su mujer. Puede que estuviera mal, pero celebre su "cese" de la vida casi tanto como si hubiera muerto un nigromante. De hecho mas. Después de todo los nigromantes hacían honor a lo que eran, la representación del mal en la tierra. Eran lo que se esperaba de ellos. Shewe...Shewe había hecho mas mal que algunos nigromantes, porque ademas de hacerlo había manchado el nombre del Concilio y de la Diosa. Era una bastarda de mucho cuidado. Tenia claro que, cuando viajara al Otro Lado, pensaba patearla su dorado culo de orejas picudas. No me extrañaba que los humanos y enanos nos tuvieran tanto asco con semejantes personajes.

Mi llegada a Ekhleer desde luego no era esperada, pues hacia bastante que no acudía. La ciudad rebosaba de actividad y por un momento me olvide de cual era el motivo de mi visita. Mi mente viajo a otra ciudad lejana, en un tiempo aun mas lejanos, cuando me dedicaba a prender fuego a las cortinas de las tiendas para poder entrar a robar. Las persecuciones por los tejados de la Aleketh, seguido de cerca de la guardia de la ciudad, se me antojaban ahora hasta divertidas e inocentes. Eran otros tiempos, era mas joven y tenia menos cabeza. O al menos no la tenia tan ocupada en cuestiones de suma importancia como podía ser el mantener a raya a los magos oscuros. Podría decir que me envidiaba a mi mismo un poco, pero desde luego no me cambiaría por nada del mundo. Sin mi el mundo habría caido ya ante la oscuridad.¿Eso era un poco soberbio por mi parte? Era muy posible.

Recorrer las calles, y finalmente los pasillos del Concilio, se me hacia muy pesado. No era mi lugar, mi lugar no estaba en una sala de deliberaciones. Mi sitio estaba en el frente, luchando, conspirando, ganando terreno o provocando tensión en el Enemigo. Y mas con la gente que estaría en la reunión. Lo mejor de todo era que, como hacia tanto que no aparecia por alli, ya no me acordaba de donde estaba la sala principal de reuniones y no iba a preguntarle a uno de los guardias. Seria muy vergonzoso para mi. Escuchaba tras cada puerta a ver si oia algo. Hasta que finalmente di con la correcta.

-Sin más dilación comencemos, pues se presenta ante nosotros un gran reto y no puedo asegurar la asistencia de los miembros restantes-escuche al otro lado de la puerta la voz de mi "queridisimo" Anae.-Y el primer tema que me gustaría abordar es...

Sin mas dilacion abri de golpe la puerta que me separaba del resto de mis compañeros, interrumpiendo a un sorprendido y molesto Anae, tras lo cual entre dando grandes zancadas.

-Ruego que me disculpen, compañeros archimagos. Alguien, y con alguien me refiero al responsable ultimo del Concilio, debería poner algún cartel que indique donde se va a llevar a cabo la reunión.-dije mientras me dirigia a la esquina opuesta a la puerta, junto a una gran columna.- Y si, eso va por ti Anaë'draýl
________________________
avatar
Elfo
Nombre : Anaë'draýl del Cedro y del Saúco
Escuela : Bosque Dorado, Fortaleza de Aryewïe
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Presidente del Concilio, Maestro (Magia básica y especialidades)
Rango de mago : Archimago, especialista en magia de luz y del aire
Clase social : Nobleza, duque del Cedro y del Saúco
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 26/06/2018
Edad : 812
Localización : Enawë
http://latorre.foroactivo.mx/t3337-buzon-de-anae-drayl#19985
http://latorre.foroactivo.mx/t3338-cronologia-de-anae-drayl#19986
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://latorre.foroactivo.mx/f127-habitaciones-del-senor-de-la-escuela
Canción que acompaña:

La dama de rojo le dedicó una mirada de desprecio, y Anaë reprimió una sonrisa de satisfacción. Por primera vez en mucho tiempo alguien no trataba de ocultar sus sentimientos hacia él, y si bien eran negativos por fin le daban una oportunidad para comportarse como todo un elfo. Sí, era tentador despotricar contra todos y pelear, pero luego siempre había un vacío en el estómago, un sentimiento de arrepentimiento que te acompañaba. Sin embargo, nada le daba más placer que saber que tenía más autocontrol que los demás, porque cuando uno sabe controlarse a si mismo, tiene poder sobre los demás, eso le incitaba a sonreír de pura felicidad, él era superior y ellos mismos lo demostraban.

Su túnica acompañó su giro con la gracia de un halcón cazando, sus movimientos eran como una cuidada danza y sus pasos silenciosos, decididos. Tras recibir con un cabeceo conforme el agradecimiento "sincero" de la archimaga, no sin una pequeña decepción pues ella sabía guardar la compostura, se acercó a la silla donde se había sentado por primera vez mientras escuchaba las palabras de disculpa de Yandrack sin hacer comentario alguno. Desde la esquina se podía observar, desde un buen ángulo, la mesa entera. Una mesa tan simple que parecía fuera de lugar entre las magníficas sillas élficas, parecía una pequeña metáfora, como si él estuviese fuera de lugar entre aquellos simples humanos. Anaë evitó un suspiro. Uno de los motivos de su viaje era, precisamente, querer regresar a casa. Y un tiempo entre ellos aseguraba el efecto deseado.

Los observó un momento, no un instante pero tampoco un rato, lo suficiente para que pudiesen presentarse y congeniar, otra cosa muy fácil para los humanos, congeniar entre ellos, eran como conejos en ese aspecto... y en muchos otros. Una vez pasado el tiempo que él consideró adecuado alzó la mano y se produjo un destello, no cegador pero brillante, que humilló (por un instante) al atardecer. Aunque este no se molestó, se limitó a regresar cuando la luz se hubo marchado, ¿qué era un brillo efímero en la vida de una estrella?

- Sin más dilación comencemos, pues se presenta ante nosotros un gran reto y no puedo asegurar la asistencia de los miembros restantes - Una vez llamada su atención comenzó :- Y el primer tema que me gustaría abordar es...

La puerta se abrió, no era una entrada pausada y educada como la de un sirviente nervioso o un miembro (respetable) del concilio, sino como si la misma guardia supusiese que había un ladrón en la sala y no tuviese ganas de pedir permiso para entrar y arrestarlo - "Suerte tendremos de que no echen la puerta abajo... "- Su primer pensamiento sin embargo se vio quebrado así como su inexpresivo rostro por un instante, pero tuvo el cuidado de poner cara de sorpresa y no de asco, algo era algo.

Odiaba a Rahnag, no con toda su alma ni su corazón pues no le consideraba digno siquiera de ser odiado, pero en el fondo lo odiaba. Las razones era varias y sobradamente conocidas por todos: Era un loco, una desgracia para la raza elfa, que solo pensaba en los magos rojos y su escuela en el continente humano, el resto del mundo le importaba poco más que las cenizas de los enemigos muertos. Pero la más importante, por supuesto, era un traidor. No a la raza elfa, algo peor, rompió la primera regla de toda escuela de alta hechicería, traicionó a su maestro y lo mató, junto con el trabajo de toda su vida y los alumnos que allí residían. Cada vez que lo veía se preguntaba cómo conseguía la Diosa haberlo perdonado, y la única respuesta era, que simplemente ella tenía demasiado buen corazón. Tenía claro que, cuando viajase al otro lado sería tratado como se merece por todos a los que mató. No le extrañaba que los humanos y enanos no pudiesen soportarnos si, aparte de ser inferiores y envidiarnos, el ejemplo nuestro en su tierra fuese gente como Rahnag.

- "¿Vaya Rahnag has encontrado ya un lugar donde caerte muerto?" - Se contuvo de compartir su pensamiento con los demás, en cambio se movió de donde estaba para recibirle - Saludos Ahgóh, Rahnag Ahgóh , bienvenido a la reunión - Las palabras del recién llegado rozaban la grosería, cómo se atrevía a hablarle de responsabilidad, ÉL, que había usado magia prohibida, ÉL, que había matado a su maestro, ÉL, que robaba en las calles mientras Anaë se movía entre las cortes de su majestad. ¿Qué sabría ÉL de responsabilidad?¿Qué iba ÉL a enseñarle sobre cualquier aspecto de la vida? - No esperaba tu asistencia - "De hecho, de haber sabido que asistirías no te habría enviado la invitación" - Señaló a los demás - Son recién nombrados - Su voz seguía musical, de hecho tan musical, que, en contraste con la fuerza de sus palabras parecía molesta - Espero que sepas darles buen ejemplo de cómo debe comportarse un miembro del concilio. - Señaló al joven de pelo plateado - Su nombre es Yandrack - Continuó con la humana - El suyo Lumière Noire - Señaló por último a la dama roja - Y ella es una invitada especial del rey Yandrack - Volvió a su sitio inicial con gracia natural mientras el elfo se dirigía a la parte opuesta, junto a una gran columna - Todos han sabido encontrar la sala de reuniones y, a diferencia tuya, es la primera vez que asisten.
________________________

La vida no tiene más sentido del que le damos.
Quisiera que unos cuantos más de vosotros le diera un poco.

Elminster del Valle de las Sombras

Verba volant, scripta manent.
avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Justo cuando el dragón y la espada iban a presentarse formalmente ante Lumiere y a contar algo mas de si mismos Anae decidió dar inicio a la reunión, cosa que al rey le pareció de los mas ridícula teniendo en cuenta el numero de miembros que se encontraban en la sala-El concilio tiene doce miembros y ¿quiere empezar cuando solo somos tres?- aquello obviamente no podía ser, tenia que haber algún tipo de error-Es un elfo¿ No ves que no va mas de si?- le contesto mentalmente su compañera pero apenas unos segundos después otro archimago hizo aparición allí y ademas aquello pareció molestar al presidente, el recién llegado no era nada mas y nada menos que  Rahnag Ahgóh- No lo veía aparecer desde el día en que mató a Dahienna- destructor de Sol Poniente y uno de los pocos magos rojos que quedaban....Si Ulric hubiese visto como acabó su escuela, su orgullo y la magia solar sustituida por la simple maestría del fuego elemental-Menos mal que era lo suficientemente sabio como para no querer saber nada del futuro, admiraba a ese hombre por alguna razón que aun no había logrado entender



Comenzó una riña entre dos niños grandes e idiotas, aunque por lo menos Ahgóh no intentaba darse aires de importancia o ¿si? porque esa entrada era sospechosamente teatral, en cualquier caso aquello llego a un punto el que empezó a dar vergüenza ajena, eso si, no pensaba ser el quien interrumpiera a dos elfos en medio de una dedicatoria de insultos,e incluso Vulcana se hartó de ellos y ni corta ni perezosa se volvió a transformar en una espada-Me están empezando a dar ganas de que nos larguemos de este antro elfico-claro, Yandrack no podía justificar a sus colegas.No se podía justificar la raza-Hacia tiempo que no nos veíamos- le dijo al archimago recién llegado en tono cordial. El presidente se había encargado de presentarlos, como si ellos no tuviesen boca o fuesen niños pequeños incapaces de hablar sin la voz de sus padres-El ambiente esta reunión acaba subir varios grados, como se nota que ese tipo estudio en Sol Poniente, aunque deberían  llamarlo Sol cenizas. Incluso cuando estaba activa ya estaba en periodo decadente, era cuestión de tiempo que algún idiota hiciese algo que no tenia que hacer- y entonces Vulcana le refrescó la memoria-¿Dices como lo que tu hiciste cuando invocaste la esencia del fuego? Ese día en el que habrías muerto y destruido tu fortaleza si Tahros no te hubiese enseñado a tratar con el y a ligarlo a ti? SI SI, tienes razón. Yo creo que tu eres al menos tan idiota como Rahnag Ahgóh- aquello le sentó mal al dragón-Oye que lo mio acabó perfectamente bien, no me compares con ese, que encima es un simple mago rojo - pero la espada había mordido un hueso y no lo iba a soltar tan fácilmente-Oh si, mírame, soy mas especial que tu, puedo hacer lucecitas mortales super sagradas, menos mal que se supone que habías dominado la esencia del fuego porque por lo visto, tu ego sigues sin dominarlo¿Puedes dejar de comparar quien la tiene mas grande y ser bueno con los otros niños?-La detestaba cuando se ponía así-¿Por que no sigues fantaseando con Lumiere otro rato? Porque jamas te podrás acostar con ella- pero aquello puso a su compañera a la defensiva-No sabia que un lagarto virgen  tuviese tanta sabiduría sobre mujeres ¡ASALTA ELFAS!- le lanzo la sesgada acusación mental-Amargada, eres peor que un inquisidor en la entrada de un orfanato, ERES UNA ESPADA Y NADIE, JAMAS, TENDRÁ SEXO CONTIGO - y menos mal que aquellas discusiones  eran mentales porque como fuesen a viva voz iban a dejar en ridículo a la que estaba teniendo lugar fuera-Yo sere una espada pero mi cuerpo es mucho mas deseable que esa panfila de la Torre ¿A quien se le ocurre?Si hasta tu sobrina tiene mas instinto sexual que tu, si fueses listo ya la hubieses hecho tuya- y pum, ya ahí se terminaba la  el tema porque la espada acababa de tocar un tema bastante complicado
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Humana
Nombre : Narshel Letswick Even
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva, Kin-Shannay
Cargo especial : Señora de la Torre, Maestra de Magia de la Tierra
Rango de mago : Archimaga, Especialista en Magia de la Tierra
Clase social : Plebeya
Mensajes : 448
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 22
Localización : La Torre
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Caían ya las ascuas de la media tarde sobre el Valle de los Lobos cuando recibí la invitación del "ilustrísimo" archimago Anaë'draýl a la reunión del Concilio. No negaré que me sorprendió. Los últimos meses en la Torre (por no decir los últimos años) habían sido especialmente tranquilos, rutinarios: algún aprendiz de nuevo ingreso, algún egresado que abandona esta casa espigada de piedra, aullidos de lobo, conversaciones de cocina y, sobre todas estas minucias, el silencio infinito que —bien lo sé— precede a todas las tormentas.

«De modo que tenemos problemas». Porque una reunión del Concilio no podía significar otra cosa. Porque los centros de poder no se reúnen nunca para mejorar lo mejorado, sino para poner parches y remedios a conflictos abisales, a desastres irremediables. Tal vez peque de pesimista, no lo sé. Pero la edad y la experiencia han sido mis maestras más diligentes y exactas.

En el día señalado, con una resignación de perro viejo que agota sus últimas fuerzas vitales, vestí la túnica dorada frente al espejo de mi cuarto en la cúspide, silenciosa y cansada como las oscilantes luces de la tarde. Y me até a la espalda mi condescendencia, mi energía, mi dilatada paciencia y cuanto fuera imprescindible para soportar los posibles embates de la jornada.

Ya en Ekhleer, bastó con andar el camino sobradamente conocido a la sala de reuniones. Antes de entrar, escuché ya algunas voces. El descaro de Rahnag. La soberbia del Presidente. «¿Habrás llegado ya, mi estimada Lumière?». Encontrar a mi antigua alumna y actual compañera en la Torre sería altamente reconfortante. Su reciente nombramiento, sin duda justificado y merecido, abría nuevas esperanzas para el futuro del Bien, de la Luz y de nuestra Diosa, que le permitiría a nuestro bando remediar los daños causados por los caprichos terribles de sus dos corruptos presidentes. Una de ellas, la famosa Jueza del Supplicium, había sido brutalmente asesinada. Su marido, sin embargo, todavía vivía, digno y poderoso, para seguir presidiendo la cúspide del poder mágico. «Y yo no sé hasta qué punto puede bastar solo con la ausencia de Shewë para restablecer la lógica en esta orden», meditaba. Yo no me había olvidado, aunque simulara hacerlo frente al público, de las acusaciones dolorosas de mi antigua alumna o de las palabras tajantes con las que Crescent había retirado, en su carta, cualquier apoyo del Norte a las decisiones del Concilio.

Cada día estábamos más fragmentados, cada día más solos. Y ya no sabía si podíamos tener fe en una regeneración de las estructuras profundas de nuestro bando.

Respiré hondo y abrí las puertas. Allí estaban Anaë'draýl y Rahnag, como había adivinado al escuchar sus reconocibles voces. Elegante y sentada, había llegado también Lumière, a quien dirigí una sonrisa amable. Pero, poco después, mis ojos localizaron en el espacio una presencia inesperada. Una mujer pelirroja, desconocida, sin túnica dorada. No era Marie. Y al lado...

¿Yandrack? —dije, en voz muy baja.

¿Un mago oscuro... que ahora era archimago? Enmudecí. Miré a Anaë'draýl, que no parecía advertir nada extraño en la sala. «¿Es que soy la última en conocer este dato?». Si esto no era un engaño, un espejismo o una alucinación, no podía entender la voluntad de nuestra Diosa.

________________________



.: La Señora de la Torre :.


avatar
Elfo
Nombre : Rahnag Ahgóh
Escuela : Escuela del Sol Poniente, Guardiadragones del Mar (Maestro)
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Miembro del Concilio, Maestro de Magia del Fuego (Guardiadragones del Mar)
Rango de mago : Archimago, Especialista en Magia del Fuego
Clase social : Desconocida
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 09/03/2015
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
-Estos son jóvenes sin preocupación alguna que seguramente sienten que tienen algo que demostrarnos a los veteranos, aunque no sea así por mi parte.-le conteste al presidente del Concilio sin darle mucha importancia.-Para mi han sido tantas reuniones en tantos lugares de este edificio...Para la próxima vez indica, que es tu trabajo.

Terminada por el momento mi "refriega" con Anae, mi vista se fijo en el resto de asistentes...sorprendiéndome al ver al Rey del Sur entre ellos. No le veía desde aquel día en Aleketh, el día en el que el Sur se libro de la influencia de la nigromancia mas vil a manos de una compañía bastante particular. Un pirata con doble alma, un inquisidor exaltado, una mago rojo recién nombrado y....un exmago oscuro cuya alma draconiana llamo mucho mi atención. Ese era Yandrack,el Rey del Sur.

-Si, hace mucho tiempo y en "otras" circunstancias.-afine mientras me fijaba en que su "compañera" no era otra que su espada con alma.-Dile a tu compañera que no sea vergonzosa. Nadie muerde en este consejo. No al menos desde hace ciento y pico años. Que tiempos aquellos en los que había que controlar a Grutk, el lobo.¿Te acuerdas, Anae? Buenos y felices tiempos.

Yo si me acordaba de aquel archimago borracho y hombre lobo, que tenia brotes extraños y le daba por atacar a la gente sin estar transformar ni nada, como si fuera un lobo. Menos mal que podíamos controlarle y...que teníamos la poción matalobos cuando conseguía morder a alguien.Entonces me di cuenta de que alguien había abierto la puerta sin darme cuenta y había nombrado a Yandrack. Se trataba de Narshel, la Señora de la Torre. Era quizás la que menos esperaba que acudiera a este Concilio, después de mi mismo claro. Su devoción por su escuela y sus alumnos eran legendaria y rara vez se alejaba de ambos.

-Lady Narshel.-dije mientras me acercaba a ella e inclinaba mi cuerpo en una solemne reverencia, mostrando hacia ella el respeto que debería haber mostrado por el Presidente.-Su presencia es un bálsamo para mis tristes sentidos, que deben aguantar la cantinela de ciertos presentes. Bienvenida al Concilio.

Seguramente Anae rabiaría con esto. Primero porque Narshel era humana y segundo...¿acaso Anae necesitaba un motivo real para rabiar? No podía esperar a darle las nuevas que traía. Su cara, sus gestos. Sonreí solo al imaginármelo.
________________________
avatar
Elfo
Nombre : Anaë'draýl del Cedro y del Saúco
Escuela : Bosque Dorado, Fortaleza de Aryewïe
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Presidente del Concilio, Maestro (Magia básica y especialidades)
Rango de mago : Archimago, especialista en magia de luz y del aire
Clase social : Nobleza, duque del Cedro y del Saúco
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 26/06/2018
Edad : 812
Localización : Enawë
http://latorre.foroactivo.mx/t3337-buzon-de-anae-drayl#19985
http://latorre.foroactivo.mx/t3338-cronologia-de-anae-drayl#19986
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://latorre.foroactivo.mx/f127-habitaciones-del-senor-de-la-escuela
No había forma alguna de cambiar las tornas a su favor en cuanto a archimagos consagrados por la diosa pero tampoco sentía la necesidad, de hecho el que fueran en su mayoría humanos ayudaba notablemente a soportarlos pues al fin y al cabo no puedes enfadarte con un perro por ladrar, está en su naturaleza, al igual que está en el humano ser patético y carente de aptitudes positivas en comparación con los elfos. Pero Rahnag no tenía excusa, no tenía nada que demostrar, desde luego, ya con sus pintas y su actitud dejaba bien claro cómo era. Por lo que hizo caso miso a su intento de ofensa tomando su taza de té con la enguantada mano derecha de la que dio un sorbo, si picase cada vez que lo pinchaban no sería presidente. Los presentes intercambiaron mensajes y saludos, al parecer ya se habían visto antes.

- Ah sí, Grutk - Respondió con un deje en su nombre como si fuese difícil de pronunciar. Elfos, humanos... aquél archimago había sido mitad bestia, más bestia que humano si le preguntaban a él. Sin duda los caminos de la diosa eran inescrutables, ¿qué sería lo siguiente?¿un enano? Una sonrisa apaciguadora se dibujó en su rostro aunque sin duda se reía por lo absurdo de aquél pensamiento - Felices es la palabra, sin duda - Recordaba una vez que había tenido que convocar una reunión de acción inmediata y aquél hombre se había presentado borracho, aunque su actitud no cambiaba demasiado por aquél hecho pues siempre se comportaba como... lo que era.

Por la que supuso que sería la última vez la puerta se abrió presentando una túnica dorada que, sorprendentemente, lucía acorde a como debería, dejó su taza sobre la mesa - Saludos Señora de La Torre, debe haber pasado mucho tiempo para un humano desde la última vez que nuestros caminos se encontraron, espero que las estrellas no olviden iluminar tu morada en las noches más oscuras allá donde los árboles cantan - Sí, había pronunciado la palabra humano con retintín y por supuesto con canto se refería a los horripilantes aullidos de los lobos salvajes, pero sus palabras desplegaban educación y respeto mutuo, al fin y al cabo para ser una humana era de las pocas que habían contribuido activamente en las causas del concilio. Rahnag no fue menos con su recibimiento, en parte por darle la bienvenida, en parte por darle la espalda al presidente. No era la primera falta de respeto que el mago rojo le había dedicado en el breve tiempo que llevaban reunidos pero le ignoró una vez más. Tenía tantas ganas de comenzar como de acabar pero supuso que los recién llegados se querrían presentar y toda esa palabrería inútil que tanto les gustaba a los de su clase - Si alguien tiene algo que objetar o presentar antes de dar comienzo al concilio - Metió un poco de prisa para no eternizar las cortesías, sin duda alguna prefería las cortes reales con todos sus chismes y secretos que aquella heterogénea panda de inadaptados - Que lo haga ahora o espere a que se de por terminada la reunión.
________________________

La vida no tiene más sentido del que le damos.
Quisiera que unos cuantos más de vosotros le diera un poco.

Elminster del Valle de las Sombras

Verba volant, scripta manent.
avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Cuando la puerta se abrió y Narshel apareció por ella, bueno, digamos que tuvo que esforzarse seriamente para mantener la compostura-¿Sorprendida? Si seguro que si- se dijo para sus adentros-Recuerda que ella también es archimaga, antes de hacer nada estúpido- le dijo Vulcana, que ya estaba oliéndose la tostada-No digas estupideces, solo quiero pedirle explicaciones- y se esforzó por mantener ese pensamiento por encima de ningún otro.El presidente la recibió con un saludo cordial, mientras que el archimago loco se mostró muy amistoso con ella, incluso excediéndonos en el trato y las muestras de respeto y no sabia que le disgustaba mas de todo aquello, si el mal ambiente que había entre los dos hombres o la actitud de reverencia con la que todos parecían tratar a la señora de La Torre.


Anaë'draýl fiel a su estilo, quiso asegurarse de que todo estaba dicho antes de comenzar la reunión, cosa que era normal, porque así nos ahorraríamos interrupciones innecesarias en asuntos importantes, de modo que cuando el elfo lanzo su ultimátum Yandrack no tuvo mas remedio que hablar-Yo tengo algo que decir ahora que la señora de La Torre esta aquí- busco la mirada de la mujer y la fulminó, casi como si quisiese verla envuelta en llamas-Hace un tiempo Dam Gurth organizó mi asesinato.Estudio mis nuevas habilidades como archimago y luego secuestro a cierta elfa, que se encontraba en La Torre bajo la protección de Narshel- recorrió la sala con la mirada y examinó de nuevo a los allí presentes-Luchamos a muerte en el valle y solo gracias a Vulcana pude acabar con el, use magia de luz para quemarle en cuerpo y alma de forma que nunca pudiese ser un peligro para nadie. Su espada aun esta en ese claro-volvió a mirar a Narshel-Dos veces han entrado en tu escuela, dos veces han secuestrado a uno de tus alumnos, dos veces he tenido que lidiar con tus errores.No habrá una tercera vez- los ojos se le encendieron por efecto de la esencia del fuego y se volvieron rojos-¿Que tienes que decir en tu defensa?- dijo lentamente, reafirmando cada silaba-Calmate- oyó la voz de la espada en su cabeza y poco a poco el fuego de sus ojos se fue suavizando, hasta que simplemente volvieron a ser de un violeta cálido y brillante.


¿Que se dedica mucho a su escuela? No, no es cierto, su escuela podía haber sido tomada a estas alturas y solo los dioses sabrán por que no ha sucedido tal cosa- los errores no se pueden ignorar y Yandrack sabia bien que su tiempo como mago oscuro solo fue negligencia-Una mas- de aquella mujer y que por lo tanto todas las maldades que el hubiese cometido se le podrían atribuir a ella. La ironía estaba en que si Narshel no hubiese fallado en su labor seguramente Yandrack no habría acabado como archimago, no habría matado a Dahienna, no se habría hecho rey del sur y por supuesto, no tendría a Vulcana ni a su familia. Toda su historia desde que despertó con este cuerpo la inicio esta mujer y no habían sido pocas las veces en que el dragón se pregunto si no fue La Diosa quien mantuvo a Narshel alejada de su lugar de devoción para que todo ocurriese como había ocurrido. Simplemente nunca lo sabría
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Humana
Nombre : Narshel Letswick Even
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva, Kin-Shannay
Cargo especial : Señora de la Torre, Maestra de Magia de la Tierra
Rango de mago : Archimaga, Especialista en Magia de la Tierra
Clase social : Plebeya
Mensajes : 448
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 22
Localización : La Torre
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Las palabras de Yandrack consiguieron despertar en mí los fuegos de la rabia y de la ira, que solían yacer, profundamente dormidos, en los recovecos más hondos de mis emociones. ¿Cómo se atrevía? ¡¿Cómo se atrevía él, un mago oscuro, un traidor, a presentarse en el Concilio para exponer, frente a los otros archimagos, una serie de acusaciones que tenían por fin desprestigiarme y causarme nuevos problemas entre mis compañeros?! Tuviera o no razón en su discurso, su actitud me pareció prepotente y malcriada. «Accedí a dialogar con él cuando todavía vestía la túnica negra. Lo escuché en el Valle cuando podría haberlo fulminado con un rayo. ¿Y ahora es capaz de hacerme esto? ¿Por qué, Diosa, por qué lo has elegido para formar parte de tus filas? ¡Fue un traidor!».

Antes de pronunciar una sola palabra, respiré hondo para calmarme y no responder de malas maneras y perder, por las formas, lo que tuviera de razón. Anaë'draýl se relamería al escuchar las acusaciones que caían sobre mí y sobre mi escuela, y las palabras de Yandrack tendrían como resultado mayores conflictos que repercutirían en favor de los elfos y de su escuela y en contra de la Torre.

Curioso que te atrevas a acusarme aquí, en el Concilio, por mis errores cuando hasta no hace mucho tiempo vestías la "túnica negra" y te codeabas con ese Dam Gurth al que tanto detestas, por no hablar de las relaciones que establecerías seguramente con otros nigromantes y criminales de la Cueva Oscura —comenté, sin alzar la voz pero con firmeza—. Durante todos estos años he velado por la seguridad de mis alumnos, día y noche, pero todos los aquí presentes sabemos que vivimos en una guerra constante, que no es posible evitar todas las desgracias a pesar de los esfuerzos que nosotros, los archimagos, hagamos diariamente. Por supuesto que lamento todo cuanto sucede a los alumnos, por supuesto que asumo las culpas que pueda tener y que admito los errores. Pero tú, si tenemos en cuenta tu pasado, no eres nadie para acusarnos ni para recriminarnos nada a ninguno de los aquí presentes. Nuestra Diosa te ha escogido porque habrá observado un cambio en tu alma, porque acabaste con Dam Gurth, o no sé por qué. Pero el Dios también te eligió en su día y de eso nadie debe olvidarse.

Miré a los otros archimagos, deteniéndome sobre todo en Anaë'draýl. No pensaba contar nada sobre el pasado de Yandrack en público, pues creía que tratar tales asuntos en privado era lo más conveniente, pero, al atacarme en pleno Concilio, el recién llegado no me había dejado otra alternativa.

________________________



.: La Señora de la Torre :.


avatar
Elfa
Nombre : Aliwen del Reino Élfico
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de mago : Archimaga, Aprendiza de Magia Chamánica
Clase social : Noble, Reina del Reino Élfico
Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 02/05/2011
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Debido a los asuntos de palacio, llegaba tarde a la reunión que Anaë'draýl había convocado para los archimagos del Concilio. Mis obligaciones como reina me impedían participar en la vida mágica como me habría gustado, pero sabía que, esta vez, debía evitar por todos los medios ausentarme. Las reuniones de archimagos eran cada vez más escasas y, si el Presidente nos había convocado, sería por una buena razón.

Así que, en cuanto me fue posible, me personé en Ekhleer enfundada en mi túnica dorada y con la corona que me señalaba como reina. Además de mis obligaciones para con la comunidad mágica, la posibilidad de ver de nuevo a Anaë'draýl, a quien apenas había visto desde la triste muerte de su esposa, y a la Señora de la Torre me resultaba especialmente atractiva, así como descubrir, con mis propios ojos, las nuevas incorporaciones que la Diosa había designado para nuestras filas.

Los guardas del Concilio me saludaron con una reverencia. No tuve que llamar a ninguna puerta, porque todas se abrieron a mi paso. Y entré, con paso suave, con paso élfico, como deslizándome musicalmente por el suelo.

Mis saludos, respetable Presidente Anaë'draýl —dije, con una inclinación de cabeza. Luego me giré hacia Narshel, que parecía especialmente seria, especialmente molesta, como si hubiera llegado en medio de una acalorada discusión—. Lamento llegar tarde. Saludos, Maestra. Mis respetos, Rahnag, Lumière... —El otro debía ser el nuevo archimago, cuyo nombre, si no recordaba mal era...—: Yandrack.

Sin más, tomé asiento junto a Anaë'draýl. Tenía la impresión de que no había llegado en el mejor momento, por lo que prefería mantenerme al margen mientras los implicados arreglaban sus asuntos.

________________________


avatar
Humano
Nombre : Joseph Winterose
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Archimago
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 24/11/2012
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Mi temporada en el Norte, distanciado de los numerosos problemas que se me habían ido acumulando desde mi regreso a las filas del Concilio, terminó cuando recibí en mi escritorio la carta de Anaë'draýl, quien me convocaba a una reunión de archimagos. Al principio, me planteé ignorar la invitación, lanzarla al fuego de la chimenea y continuar con mis quehaceres cotidianos sin darle mayor importancia a los enredos de la comunidad. Pero mi sentido del deber fue más poderoso. O, quizás, mis deseos y mis ambiciones, mi oculta voluntad de regresar a los círculos del poder.

No lo sé, no sé por qué. En cualquier caso, lo que sé es que, poco tiempo después, estaba de nuevo en la Ciudad de Ekhleer, dispuesto a presentarme frente al Presidente. Mis problemas con él y, sobre todo, con su difunta esposa habían mermado durante nuestro distanciamiento y, a decir verdad, ya no recordaba con la misma furia ni con la misma intensidad lo que había ocurrido entre nosotros. Me di cuenta de que era capaz de perdonar un crimen, tal vez porque yo mismo los había cometido en tiempos pasados. Pero nunca olvidaría lo sucedido. Nunca.

Llegué a la sala de reuniones justo detrás de la reina Aliwen.

Saludos, miembros del Concilio. Espero haber llegado a tiempo —dije.

Repasé con la mirada los rostros de los presentes y advertí dos caras que no recordaba haber visto o, al menos, no con la túnica dorada. Sabía, de oídas, que la Diosa había nombrado a nuevos archimagos, pero desconocía sus nombres y sus historias. Pero no comenté nada. Suponía que el Presidente se ocuparía, en el transcurso de la reunión, de hacer las respectivas presentaciones.

________________________

avatar
Elfo
Nombre : Rahnag Ahgóh
Escuela : Escuela del Sol Poniente, Guardiadragones del Mar (Maestro)
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Miembro del Concilio, Maestro de Magia del Fuego (Guardiadragones del Mar)
Rango de mago : Archimago, Especialista en Magia del Fuego
Clase social : Desconocida
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 09/03/2015
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
No esperaba para nada aquella salida de Yandrack, pero menos la contestación de Narshel. Me pareció notar cierta contención en sus palabras, como si tratara de aguantarse las ganas de partirle la boca. La verdad es que no hubiera estado de más. Vale que la mayoría de archimagos no movían el culo en la lucha contra la oscuridad, pero rara vez tenían pocas obligaciones. Afirmaba que dos o tres alumnos habían sido raptados de La Torre, pero no de los cientos que seguían seguros en sus muros. Yo estaba seguro de que había perdido a más de dos en los últimos años de Guardiadragones, aunque allí la seguridad era algo más complicado de aplicar, aunque estaba a punto de cambiar.

Me coloque rápidamente entre ambos archimagos, alzando las manos para tratar de mantener la calma allí. En teoria seria tarea del presidente, pero estaba segurísimo de que disfrutaría mucho de que aquellos dos archimagos se sacarán los ojos, ya fuera dialéctica como literalmente. Y eso no ocurriría en mi guardia, como acostumbraba a decir un buen amigo mio. Así que allí me planté, con gesto serio, para evitar que eso fuera a mayores.

-Veo que esta reunión va a estar bastante cargada.-dije mientras miraba tanto a uno como a otro.-Si queréis más tarde podéis citaros en El Coliseo a resolver vuestras diferencias, aunque no creo que sea necesario, ¿no?Entonces mire fijamente a Yandrack, serio pero sin resquicio de ira.-Y tu. O te calmas o comprobaras que no es tan fácil enfrentarse a un archimago con sus facultades plenas que a una nigromante aturdida por la situación y con aliados.

Entonces me concentre al mismo tiempo para tratar de comunicarme con cierto objeto con conciencia, cierta espada que poseía aquel individuo. Desde luego en otras circunstancias me gustaria estudiarla más de cerca. O al menos hablar con ella sobre temas interesantes.

-Espada...No….Vulcana.-rectifique cuando recordé su nombre-Perdona, soy muy malo para los nombres. Dentro de cincuenta años quizás ya no tenga problemas para recordar tu nombre, aunque quizás….diablos. Perdona, que se me va la mente. Trata de controlar a este amigo tuyo. Creo que aun no es consciente donde está, con quién está tratando y que nada de lo que haya visto en lejanas cortes nobles se puede comparar con las que se montan en este Concilio.
________________________
avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Ante las palabras de Rahnag Ahgóh a Vulcana no le quedo mas remedio que contestarle-Lo siento pero no voy a hacer jamas nada parecido, ni siquiera voy a intentarlo. Yandrack ama a esa elfa y no vais a poder tranquilizarle.Para vosotros es una simple alumna, alguien prescindible, un daño colateral pero para él todo este asunto es muy personal, al fin y al cabo ella es un ser querido para el y si eres tan estúpido como para pedirle a un dragón que no proteja a aquellos a los que quiere o que no sienta una rabia corrosiva cuando estos sufren peligros y calamidades pues tendré que pensar que eres incapaz de entender nada ni a nadie - la voz se acallo durante dos segundos-Por cierto, a Yandrack solo le menosprecio yo, de modo que como vuelvas a decir otra sandez haré que te sientas mujer, ah, y no vuelvas a dirigirte a mi telepaticamente porque la próxima vez no voy a dejar la conversación en privado y así él oirá todo lo que tengas que decir



ah si- dijo Yandrack muy tranquilamente-Es verdad, tienes razón, el dios me eligió- el archimago se habia calmado y ahora miraba a Narshel como si la mujer no existiese, como si no hubiese nada en el sitio donde ella se encontraba-Aparecí en tu escuela, solo, sin poder, sin memoria y Dam Gurth entro aquí con total impunidad y me llevo contra mi voluntad a la fortaleza de Aressher. El dios me eligió porque tu no estabas aquí para proteger la escuela, porque no había ningún maestro para hacer frente a un enemigo- la miro como quien ve algo tedioso y desagradable-Todo lo que haya hecho se te puede atribuir, tanto lo bueno como lo malo ¿Tan difícil es reconocer que te equivocaste y rectificar para que algo así no vuelva a suceder en el futuro?- suspiro y sintió ganas de terminar con todo aquello-Si no quieres hacer nada para paliar la situación te pido que me permitas crear una barrera especial para La Torre, usando la magia de luz  los servidores del dios sufrirán si intentan entrar- su tono había cambiado, aquellas ultimas palabras sonaban mucho a una suplica y es que aunque Narshel no le gustara Emma seguía en esa escuela.



Llegaron otros dos archimagos pero solo los conocía de oídas, una era Aliwen, la soberana del reino elfico y el otro era Joseph Winterose-Saludos- les dijo simplemente-Acuérdate de que ese tipo sigue suelto- la voz de vulcana en su cabeza le desconcertó por un momento, hasta el punto de que tardo unos segundos en acordarse a que se refería-Antes de que nos dispersemos mas y teniendo en cuenta a los recien llegados, creo que es el mejor momento para revelar a este concilio que Felix Vonturin esta de nuevo en el mundo de los vivos- se callo durante unos segundos mas antes de continuar para que cada uno asimilase la noticia, sobre todo los elfos, que seguramente serian los mas impactados por el asunto-Antes de la Caída de Dahienna me cruce con él en el glaciar de Vinteren Riv, controlaba varios cuerpos de manera simultanea. Su aura era horrible y emanaba de todos ellos. Estaba a la cabeza de un ejercito de muertos e incluso había un nigromante a sus ordenes- de nuevo se hizo el silencio y el dragón recorrió los rostros de todos los asistentes, buscando algún signo que le indicase algo extraño-En cuanto asumi el control del sur fui a comprobar la zona, precisamente para saber si tenia que preparar el reino para un ataque suyo pero cuando llegue ya no había nada en Vinteren Riv, ni rastro de Vonturin ni de su ejercito y me extraño porque el único camino que tenia era hacia el norte, es decir hacia Aleketh
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Humana
Nombre : Lumière Noire
Escuela : La Torre, Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de Magia Básica (La Torre, Lago de la Luna), Miembro del Concilio
Rango de mago : Archimaga, Experta en Magia de Agua
Rango de guerrero : Guerrera experta (Espadas y mazas, una mano), Guerrera aprendiz (Mazas y martillos, dos manos), Aprendiza de Hielo
Clase social : Plebeya
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 05/05/2011
http://latorre.foroactivo.mx/t1250-el-buzon-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t2372-cronologia-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t1036-diario-de-lumiere-noire
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Muchas cosas ocurrieron en pocos minutos. Bueno, realmente no fueron tantas, pero otros miembros del Concilio de archimagos hicieron acto de presencia poco antes de que el señor presidente diera inicio a la sesión pese a la ausencia de tales archimagos como Trenï o Corhead. No estoy segura de si sabía que no iban a aparecer o no quería perder más tiempo, porque seguramente tendría cosas muy importantes que hacer. Llegaron el archimago Winterose, el archimago Ahgóh, la archimaga Aliwen, reina de los Elfos, y, cómo no, la archimaga Letswick.

Narshel... habían sido pocas las veces que la había visto vistiendo su túnica de oro, si no era esta la primera. Nos sonreímos cuando nos vimos la una a la otra, pero no pasamos de eso, porque supongo que este no era el momento para pararse y charlar. Cuando regresáramos al valle tras toda la pompa y circunstancia de la situación podríamos descansar un poco y hablar. Hace mucho que no hablamos, la vida nos tenía demasiado ocupadas a ambas, así como asegurar el correcto funcionamiento de la escuela.

Sin embargo, a partir de aquí todo fue a peor. Yandrack y Narshel parecían conocerse de antes, y de hecho Yandrack culpaba a Narshel de que Dam Gurth le hubiera secuestrado cuando era un alumno de la Torre, y luego de que ocurrió lo mismo con otra alumna con la que, según parece, tenía algún tipo de relación. Narshel, loba como ninguna, respondió con su voz tranquila de Señora de la Torre que Yandrack mismo había sido un mago oscuro y que nadie es perfecto, aunque ella se preocupa por la seguridad de sus alumnos. El señor Ahgóh, como ha de ser normal para un mago rojo, no hacía más que meter leña al fuego como pirómano que es.

En medio de esta discusión llegaron el archimago Winterose y la reina Aliwen, compañera mía de escuela aunque nunca llegué a hablar mucho con ella. Esto pareció rebajar los ánimos de los archimagos implicados en la discusión de antes, aunque no necesariamente los míos. Dicen que los nórdicos somos gente fría por el hecho de que quizás se nos de mejor controlar cómo mostramos nuestros sentimientos, y en mi caso será verdad. Alcé la voz cuando Narshel y Yandrack parecían estar más tranquilos o, en su defecto, buscando más palabras que lanzarse, y hablé.

Me parece irónico que tenga que ser yo, que apenas llevo unos días como archimaga, la que tenga que recordarles cuál es el propósito del Concilio —comencé, sentada tranquila en mi silla, con la taza de té frente a mí—. El Concilio existe por la necesidad mutua que tenemos los seguidores de la Diosa de unirnos y defendernos el uno al otro de todos los males que intenten separarnos y dañarnos, sean obra del Dios, de la Inquisición o de cualquier otro grupo enemigo.

» Archimago Yandrack, si bien no presumo afirmar que entiendo por lo que ha pasado usted, tengo que recordarle que la Torre no es la única escuela amenazada por los enemigos. No hemos de olvidar que todas las escuelas fueron dañadas por el robo de los Secretos, o el hecho de que se presentara un ejército de la Inquisición a las puertas del Lago de la Luna, o el hecho de que la nigromante Lackless tenga una guarida muy cerca de la misma escuela. No debemos olvidar las guerras que se libraron en el Anillo y amenazaron de gravedad a la escuela de nuestro ilustre presidente, o todos los informes de dragones incendiando el Bosque Dorado. No es como si las cosas de las que acusa a la Torre no ocurrieran en las demás escuelas.

» Por eso, dudo que lanzar acusaciones como esas ayude a mucho más que a dividirnos y debilitarnos. Sí, la archimaga Letswick es culpable de lo que le ha ocurrido, pero también lo soy yo, que soy maestra de la Torre, y también lo es el Concilio por no tomar medidas para apoyar a sus aliados cuando existe una necesidad. Y, sin embargo, me alegra ver que usted propone soluciones a estos problemas en lugar de quedarse mirando a ver cómo se resuelve la situación —Que se de por aludido quien quiera—. Por mi parte, yo estaría dispuesta a ayudarle en lo que necesitara para erigir esta barrera.

Esperaba que el pequeño discursito que había dado sirviera, si no para hacer que Yandrack y Narshel se vuelvan amigos, para zanjar el asunto de una vez por todas. Este tipo de problemas no se solucionan en medio del Concilio de archimagos, porque lo que Yandrack había hecho acababa siendo tachar a la Señora de la Torre como incompetente, y eso pese a que cientos de alumnos se han graduado desde que ella es la responsable de la escuela del Valle. No es como si las demás escuelas fueran perfectas y ahí no ocurrieran los secuestros y ataques de los que se queja y fue víctima Yandrack, solo que, al menos en el caso del Bosque Dorado, lo esconden.

Pero bueno, es agua pasada. Espero que Narshel no ponga muchas pegas ante el proyecto de Yandrack, especialmente tras que yo haya dado mi visto bueno al prometerle ayuda. Me parecía una buena idea, especialmente teniendo en cuenta lo cerca que se encuentra el Valle de Ereaten y los inquisidores. Si bien ya hay protecciones mágicas antiquísimas que cierran el Valle del mundo exterior, de vez en cuando conviene renovarlas. Yandrack, por su parte, no dijo nada en respuesta a mi discurso, pero sí que le noté un poco más tranquilo y hasta vi cómo hacía una pequeña reverencia en mi dirección, como si asintiera. Intercambié una mirada con Narshel pero no me comuniqué mentalmente con ella ni nada, pero sí que decidí que tenía que preguntarle sobre su historia con el nuevo colega del Concilio.

Yandrack, luego, se puso a hablar de Félix Vonturin. Félix, Félix. Hace años que no escucho ese nombre. Me parece que la última vez que tuve algo de contacto con él fue... ¿en los jardines de la Torre? ¿Esa vez en la que estuvieron involucrados los secretos o algo parecido? La verdad es que ni me acuerdo: en mi mente solo hay imágenes de él antes de que acabara traicionando a la Diosa, en nuestra época de alumnos. Todo lo que sé de él es por noticias recibidas y rumores que había escuchado. Sin embargo, ahora Yandrack decía que seguía vivo tras haber muerto no sé cuantas veces. Dice que tenía un ejército en el Vinteren Riv, pero que había desaparecido y no sabe con seguridad a dónde se había ido, si el único camino era el norte, y el norte significa Aleketh.

Aleketh no es lo único que queda al norte del Vinteren Riv —opté por añadir mientras una proyección del mapamundi flotaba en el aire, encima de mí—. Hay varias islas y reinos menores, tales como Scepthé, donde quizá podría aliarse con Amelia, o las Islas del Amanecer. Pero lo que usted dice es preocupante. Preocupante y desconcertante...

________________________


¡Si digo algo raro en nórdico o en élfico, pon el ratón sobre el texto!

Contenido patrocinado

________________________