avatar
Humana
Nombre : Dora Fresno
Escuela : Fortaleza de Aressher
Bando : El Dios
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Aprendiz de primer grado
Clase social : Plebeya
Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 07/07/2018
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Ficha de Dora Fresno.por Dora Fresno, el Miér Jul 18, 2018 7:53 pm
Ficha de Dora Fresno

• Nombre y apellidos: Dora Fresno

• Sexo: Femenino.

• Edad: 13 años.

• Condición vital: Vivo.

• Bando: El Dios.

• Raza: Humano.

• Profesión: Estudiante de magia de primer grado.

• Escuela: Fortaleza de Aressher.

• Clase social: Plebeya.

• Descripción física: Dora Fresno posee la típica altura de una niña de su edad, lo que la convierte ante la mirada juiciosa de los adultos en una persona de baja estatura. Y ante la fantasiosa mirada de los párvulos, se la contempla como si fuera una chiquilla frágil, débil. Esta extraña y claramente equivocada superstición nace ante su complexión delgada. A ver, es cierto que es delgada. Pero no es extremadamente delgada como algunos piensan. Entre que no es una persona muy dada a la robustez y que su padre no trabaja tanto como antes en su peculiar negocio, no comen tanto como quisieran. Tal vez en período donde Roth, su padre, se haya visto enfrascado exhaustivamente en una de sus investigaciones y haya tenido que dejar su oficio durante más tiempo, tal vez que sí que hayan pasado algún período de hambre; pero siempre se las han apañado.

Por lo demás, es una chiquilla normal y corriente. Salvo por el tema de que es pelirroja, que este pequeño detalle lo relacionan con la brujería (en este caso es cierto) y con Satanás (una idea tampoco muy equivocada, pues es seguidora del Dios), lo que a veces genera algún que otro conflicto, sobre todo en asentamientos rurales empobrecidos por el sistema feudal, en contraposición de lo que ocurre en las ciudades, cuyas gentes tienden a ser más tolerantes y más abiertas de mente. Quién sabe, tal vez una bolsa de dinero llena te quita las ganas de ver a la gente arder. Salvo los inquisidores, que como su trabajo es matar magos y les pagan por ello, normal que sean la cúspide de la intolerancia en las ciudades. ¿Tanto les costaba hacerse jornaleros?

Pelirroja y con el rizado pelo corto, además. Algo no muy habitual en la época, pero es que a ella le gusta llevarlo así, le parece práctico. El caballo tan largo la entorpece, a veces se mete en los ojos de uno, requiere de un mayor cuidado, se engancha a cualquier sitio —sobre todo en la rama de los árboles —. A diferencia de sus cejas, que son bastante pobladas —heredadas de su padre —, descansan debajo de ellos unos ojos azulados, casi grises. Su nariz, puntiaguda y hosca, tiende a enrojecerse bajo la trémula caricia del frío; y más abajo, descansan sus labios, grandes; que algún día serán muy buenos para besar. Pero todavía es una niña, así que el uso que les da son limitados.

• Descripción psicológica: Dora Fresno no es más que una chiquilla de 13 años cuyo mayor sueño es el de ser una pirata. Aunque claro está, que dicha fantasía infantil nace de la profesión de su padre, Roth Fresno, un comerciante de especias (teóricamente). Piensa que un pirata es alguien que no le teme a nada ni a nadie y como no le debe nada a nadie, es libre de hacer lo que le dé la gana. Pero no quiere ser pirata para ser valiente, porque no hay nada que le asuste, o eso es lo que piensa. Sin duda alguna, le gustaría tener su propio barco y zarpar todos los mares para vivir mil aventuras, y como contaría con una gran numerosa tripulación, ella no tendría que cocinar ni ayudar a poner la mesa, ni tendría que fregar o recoger su cuarto, pues nadie se atrevería a desobedecerla. Ella solo tendría que gruñir «Haced esto», y ellos lo tendrían que hacer, pues serían sus súbditos. Además, su padre la acompañaría, así que podrían ir por el mundo en busca de ranas.

Es alguien que valora su privacidad, aunque eso no quiera decir que respete la de los demás. Cuando está en un sitio nuevo, siente la necesidad de examinarlo todo, pero su práctica no solo se basa en un sutil y recatado mirar. Si está en una casa ajena, no encontrará mucho problema en abrir todos los cajones y arcas, examinar los interiores de cada pieza de cerámica y en el caso de encontrar algo de valor, guardárselo para examinarlo más adelante. Uno nunca sabe.

Puede que su actitud despreocupada por los demás tenga su origen en su desprecio por el ser humano. No, no es exactamente desprecio. ¿Falta de interés, tal vez? No importa cómo lo llames, pero esta niña podría ver morir a alguien delante de ella y no sentiría nada, no porque no tenga sentimientos, Después de todo, nadie se estremece al aplastar un insecto entre los dedos o arrancar una planta de raíz A ella le da igual toda la humanidad. Aunque claro, hay excepciones: están las ranas (que están por encima del ser humano), su padre o ella misma. No sabe exactamente de dónde nace esta entereza y frialdad respecto a sus semejantes, pero siempre trata de justificarlo de alguna manera, tal vez porque ha observado en el mundo adulto a los hombres, que siempre tratan de argumentar sus ideas con una pasión que ella nunca ha tenido; sea con la palabra o con la lucha física, ella trata de imitarlos, aunque no encuentre un motivo. Puede que hable de las flaquezas del hombre, de la crueldad y del egoísmo propio de los seres razonables, pero son solo excusas para justificar su desprecio: simplemente lo siente, de la misma manera que siente una inexplicable admiración por su padre. Las cosas que pueden explicar las palabras tienen un límite.

Pero desde su más sentida frialdad y abandono de la empatía, a veces se ve en la terrible necesidad de ayudar a los demás, teniendo que fingir ser como ellos. Pero no lo hace porque sienta que deba hacerlo, sino porque teme que los problemas de los demás acaben afectándola de alguna manera, sea directamente o indirectamente. Así que cuando la situación requiere de su participación, lo hace desde su fría y extraña lógica; no por nadie ni por nada, sino para preservar la seguridad y el bienestar de su reducida familia. Aunque claro: ¿cuándo se requiere de la ayuda de una chiquilla?

Respecto a su inteligencia, hablamos de una niña normal y corriente que aprende las cosas al ritmo habitual en los jóvenes como ella; aunque existe una tendencia la infantilidad y a la fantasía cuando está con su padre, con el resto del mundo, tal vez porque no se sienta cómoda con las personas, se muestra retraída e intenta no llamar demasiado la atención, exhibiendo unas maneras de hablar y una madurez no muy propia a una joven de tan corta edad. Pero supongo que es lo que tiene la sociedad: hace sacar lo peor de nosotros mismos.

• Historia: Dora nació y creció sobre el polvo de los caminos, así nunca se ha sentido ligada a ningún lugar; siempre moviéndose y dirigiéndose donde la llevaran sus pies y los carromatos. Siempre de pueblo en pueblo, de ciudad a urbe, sin saber muy bien el motivo que los impulsaban a recorrer el mundo. Pero no era una mala vida, se aprendían muchas cosas y acabas desarrollando una mirada que solo conocen los viajeros: además, tenía a su padre. Todas las noches le contaba historias, sobre las ranas y sobre lugares tan antiguos casi como la creación del mundo y del reino, tan antiquísimos que ya nadie los recuerda. Pero ellos sí, y tal vez ella siempre le han encantado las historias de su padre.

Siente una atracción casi enfermiza por los secretos, por las cosas prohibidas y por las cosas que piden a gritos su silencio. Respecto a las ranas, poco a poco su padre fue transmitiéndola su pasión por aquellos que, a pesar de pequeños, enormes y excelsos seres.

Una vez, unos guardias mataron a su madre. Se sintió un poco mal, al menos durante las primeras noches. Cuando su padre se iba, fueran los motivos por los que fueran, se sentía sola y se aburría. Así que aprovechó las ausencias de su padre —sea por trabajo, para ir a un sitio a aprovisionarse o para buscar unos minutos para llorar la muerte de su esposa en soledad — y desarrolló el hábito de adentrarse por los bosques, a explorarlos, a perderse por ellos.

Después de un tiempo, su padre y ella demostraron una gran habilidad para colarse por varias bibliotecas privadas y poco a poco, y a través de algunos rumores y huidas furtivas, encontraron una de las miles de puertas de acceso a La Cueva Oscura. Tras ingresar en la escuela del Dios, no tardaron muchos meses en dejar de lado sus estudios tras alcanzar unos mínimos de conocimientos en la magia básica, aunque su padre, tal vez por edad, fue lo suficiente hábil para alcanzar el segundo grado antes de irse. Ahora recorren el mundo con sus grimorios, explorando el mundo en busca de ranas. Quién sabe, tal vez algún día retomen los estudios.


+ Gustos y aficiones: le gustan los dulces, pasar tiempo con su padre y las ranas, aunque no sabe muy bien el porqué de tan extraña obsesión ranil.

+ Cosas que detesta: los soldados porque son peligrosos, aunque generalmente siente rechazo a cualquier cosa que no posea ancas o no sea un anfibio.

+ Virtudes y defectos: suele perder los nervios con facilidad, y suele emplear un buen repertorio de insultos cuando está realmente enfadada, aunque no sé si esto último es un defecto o una virtud.

+ Manías: siempre que llega a un sitio nuevo, le gusta dejar una señal para indicar que ha pasado por allí, aunque no sigue un patrón fijo. A veces graba su inicial en la corteza de un árbol, a veces crea un pequeño monumento de piedras y ramas, y otras veces, elabora un rudimentario altar con animales muertos como algún roedor pequeño o algún pájaro. Posee una caja de madera no más grande que sus manos que siempre lleva escondida entre su equipaje: allí guarda los cadáveres de las alimañas que va encontrando. Como no quiere que su padre la pille con aquella extravagante posesión, siempre que llegan a un lugar nuevo busca un lugar donde enterrar la arqueta para evitar su padre comience a preguntarse el porqué del olor a podrido y de animal en descomposición. Es un rito un tanto peculiar, lo reconozco. Pero no sé, ¿cosas de niños?

+ Curiosidades: sin tener en cuenta lo de arriba, otra curiosidad es que Dora es ambidiestra.

+ Objetivos y metas: le gustaría aprender más sobre las ranas, y como sabe que algunas son venenosas, quiere que, poco a poco, ir ingiriendo pequeñas dosis de distintos venenos para hacerse inmune a ellos.

+ Otros datos de interés: entre posesiones, destaca un libro de Myrianna la Sabia robado. No sabe quién es el dueño del tal libro, pero en algunas páginas hay anotaciones de lo más inquietantes. Todavía no lo ha leído, pero su título reza El arte de la muerte silenciosa, así que sospecha que alguna vez le será de utilidad.

• Físico del personaje: Ilustración — Elena Berezina — Dora Fresno.

• Cuenta principal: Zane Beren Ciryatan, Yil...


________________________
avatar
Humano
Nombre : Gyoss Khartasgo
Escuela : Fortaleza de Aressher
Bando : El Dios
Condición vital : Vivo
Rango de mago : No versado
Rango de guerrero : Armas de una mano (Espadas)
Clase social : Pueblo llano, campesino
Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 09/07/2018
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: Ficha de Dora Fresno.por Gyoss Khartasgo, el Mar Jul 31, 2018 1:29 pm
¡Ficha aceptada!¡Felicidades! La ficha de tu personaje ha sido aceptada, por lo que ya puedes rolear. Si quieres, puedes crearte un buzón, un diario, etc., y no olvides pasarte por el servidor de Discord para conocer a la comunidad.

¡Pásalo bien y rolea mucho!

________________________