avatar
Humana
Nombre : Lumière Noire
Escuela : La Torre, Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de Magia Básica (La Torre, Lago de la Luna), Miembro del Concilio
Rango de mago : Archimaga, Experta en Magia de Agua
Rango de guerrero : Guerrera experta (Espadas y mazas, una mano), Guerrera aprendiz (Mazas y martillos, dos manos), Aprendiza de Hielo
Clase social : Plebeya
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 05/05/2011
http://latorre.foroactivo.mx/t1250-el-buzon-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t2372-cronologia-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t1036-diario-de-lumiere-noire
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Dos reencuentros {Michelle e Iris}por Lumière Noire, el Lun Jul 30, 2018 7:18 pm
Más que preguntarme cómo habían conseguido capturar a Iris, me preguntaba el motivo por el que me pidiera a que la rescatara. Es decir, no recuerdo haber tenido una relación especialmente íntima con ella, más de lo que suelo tener con los alumnos y compañeros de la Torre, por lo que me parece un poco extraño que haya recibido una carta diciéndome que la habían raptado. Y tampoco recuerdo haberme metido en problemas con la Inquisición, o realmente haber hablado sobre Iris con alguien porque, de nuevo, tampoco es que fuéramos muy amiga.

Si me dijeran que habían tenido capturada a Serah durante todo este tiempo, o que se trataba de Estela, había movilizado incluso al Concilio entero, por muy poca gracia que le hiciera esto al señor Anaë'draýl de los árboles de los que fuera noble. Es decir, prorrogué mi nombramiento oficial como miembro del Concilio por lo que denominé «motivos de fuerza mayor» y ahí se acabaron las discusiones, más que nada porque me fui de la sala tan erguida, tan firme, tan señora que si el señor presidente tuviera algo que objetar, se lo calló y se contentó con maldecirme mentalmente.

Tras avisar a Michelle y confiar mi carta a los vientos mágicos para que llegue a ella rauda y veloz, no tardé tiempo en transformar mis túnicas de oro en ropas comunes al estilo que se lleva en el centro de Garnalia y aparecí en Ereaten en un abrir y cerrar de ojos, en una callejuela angosta y oculta donde no miran ni los ojos de la Inquisición, tan aburrida que es. Me abrí paso hasta una calle mayor y anduve tranquila en dirección a la Catedral de Nuestro Señor, me parece que era su nombre, esperando que Michelle recibiera mis cartas a tiempo y que, al menos, se dignara a decirme que no podía acudir a ayudarme. Es decir, algo me dice que Michelle no se perdería por nada la oportunidad de patear culos en nombre de Narshel y para rescatar una antigua alumna, pero si tiene algún contratiempo prefiero que me avise para no quedarme esperándola.

Pero bueno, podía pensar mucho en los motivos que habrían llevado a alguien a cometer tal estupidez como raptar una maga y avisar a una archimaga (aunque quizá no lo saben aún) para... bueno, ¿qué pretendían conseguir? ¿Utilizarla como cebo para una trampa? Es decir, no habían pedido dinero por su rescate, aunque eso no habría supuesto un gran problema para un mago: podría engañarles con unas rocas transformadas temporalmente en pepitas de oro del tamaño de un puño, o un puñado de piedras preciosas explosivas, o... bueno, lo que quiero decir es que desear riquezas puede llevar a la muerte de alguien que está dispuesto a hacer cosas tan estúpidas como estas.

Así que me abrí paso por la gran plaza que había frente a las puertas de la catedral. Había cientos de fieles en las puertas del edificio aunque hoy no fuera domingo, aunque tampoco me sorprende si tenemos en cuenta que es la sede del culto centrogarnálico. No me importa lo que haya frente a las puertas de la catedral sino aquello que hay en la otra punta del edificio. Solo me quedaba esperar y pasar desapercibida o, al menos, no aparentar que soy una archimaga del Concilio. No puede ser tan difícil, ¿no?

________________________


¡Si digo algo raro en nórdico o en élfico, pon el ratón sobre el texto!

avatar
Señora de los lobos (humana)
Nombre : Michelle Abn Sahléh, (Michelle Swallow)
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de la Torre (lucha física), Maestra de Francotirador (La Torre)
Rango de mago : Maga consagrada
Rango de guerrero : Guerrera Exaltada, Especialista en Francotirador
Clase social : Plebeya
Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 02/05/2011
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Lo que en un principio había prometido ser una tranquila velada entre amigas se transformó, de pronto, en una operación de rescate de una maga en apuros. ¡Por todos los dioses! Una nunca puede estar tranquila. Cuando leí la última carta de Lumière (o, mejor dicho, el trozo de carta), me vi obligada a activar los planes de emergencia y, tras dejar a buen recaudo los regalos prometidos del sur, viajé tan veloz como pude hasta Ereaten, vestida como una humilde centrogarnálica pero armada, por supuesto, hasta los dientes.

Con toda mi honestidad, debo reconocer que, de primeras, no tenía ni la más remota idea de quién podía ser Iris. Pero, más adelante, tras repasar con minuciosidad la larga lista de pelirrojas a las que había conocido en mi vida, recordé su lindo rostro y sus no menos lindos rizos, y sentí repentinamente una honda pena por su presunto secuestro y la urgente necesidad de ponerle remedio a una situación injusta. La situación, como bien había advertido Lumi en sus breves letras, nos resultaba a ambas tremendamente familiar. «Aquel cerdo loco, aquella nigromante perra...», iba rememorando mientras andaba las calles de Ereaten. Si habíamos librado con éxito aquella contienda, la que se avecinaba, seguramente, sería un juego de niños.

Una vez en el lugar acordado, tras la abarrotada catedral centrogarnálica, encontré allí a la maravillosa persona buscada. Y el corazón me dio un vuelco al verla, mi compañera de aventuras, porque hacía tanto tiempo que no la miraba a los ojos que hasta se me había olvidado la tonalidad helada de su iris envolvente. Con una sonrisa honesta, me acerqué a ella con los brazos extendidos.

¿Son cosas mías o cada día estás más guapa? —dije, inmensamente alegre—. Ven aquí y dame un abrazo, anda.

________________________


~La doncella de los ojos de oro~


avatar
Humana
Nombre : Lumière Noire
Escuela : La Torre, Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de Magia Básica (La Torre, Lago de la Luna), Miembro del Concilio
Rango de mago : Archimaga, Experta en Magia de Agua
Rango de guerrero : Guerrera experta (Espadas y mazas, una mano), Guerrera aprendiz (Mazas y martillos, dos manos), Aprendiza de Hielo
Clase social : Plebeya
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 05/05/2011
http://latorre.foroactivo.mx/t1250-el-buzon-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t2372-cronologia-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t1036-diario-de-lumiere-noire
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Por suerte, no tuve que esperar mucho hasta que Michelle hiciera su aparición. Ambas habíamos venido vestidas de paisanas para intentar atraer la menor cantidad de atención posible hasta nosotras, pero yo notaba en el andar de Michelle su orgullo y porte regio, además del hecho de que debajo de sus amplias faldas ocultaba, al menos, un arma. Conociéndola, tenía un arsenal completo. Yo le sonreí mientras la veía acercarse, preguntándome cuándo fue la última vez que la había visto, cuándo fue la última vez que nos pudimos sentar juntas a hablar de la vida.

Se abrió de brazos cuando estuvo a unos metros de mí y me invitó a abrazarla con una sonrisa en el rostro, y no tardé en corresponder y lanzarme a sus brazos, riendo. Con su fuerza de guerrera exaltada, posiblemente pudiera alzarme por los aires y darme unas cuantas vueltas en un vórtice de faldas, aunque quizá eso llamaría más la atención de lo esperado, porque todo el mundo sabe que los centrogarnálicos son más recatados y reservados en ese aspecto. Tras unos cuantos segundos de abrazo, me separé de ella con una sonrisa y la miré de arriba a abajo.

Lo mismo puedo decir de ti, Michelle, pero tú siempre fuiste preciosa.

Tras unos cuantos segundos de mirarla y sujetar sus manos, consideré que era apropiado regresar a lo de rescatar a Iris de las garras de los inquisidores, motivo por el que había adelantado nuestro reencuentro de manera tan repentina y la había citado en Ereaten, de todos los lugares posibles. De debajo de mi chal saqué una pequeña esfera de un color rosado.

Pero podemos hablar de esas cosas cuando acabemos con lo que hemos venido a hacer, si no te parece mal. No te preocupes, te llevaré a mi taberna favorita de Wölfkrone para compensar. No te preocupes por el frío: es verano y ya casi no hay nieve —le expliqué con una sonrisa mientras jugueteaba la esfera. Miré alrededor antes de hablar—. ¿Vamos?

Consideré más seguro continuar con esta conversación por vías menos fáciles de interceptar, así que guardando la esfera en el cesto que guardaba, enlacé mi brazo con el de Michelle y comencé a andar. «Antes de venir a Ereaten intenté localizar a Iris. Sé que se encuentra en las inmediaciones, pero no sé dónde exactamente. La esfera esa de antes nos ayudará a encontrarla. No sé si recuerdas el hechizo, pero cuando se vuelva roja es que nos encontramos muy cerca. Estate atenta a todo lo que pueda resultar sospechoso».

________________________


¡Si digo algo raro en nórdico o en élfico, pon el ratón sobre el texto!

avatar
Señora de los lobos (humana)
Nombre : Michelle Abn Sahléh, (Michelle Swallow)
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de la Torre (lucha física), Maestra de Francotirador (La Torre)
Rango de mago : Maga consagrada
Rango de guerrero : Guerrera Exaltada, Especialista en Francotirador
Clase social : Plebeya
Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 02/05/2011
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Sensata como siempre había sido, Lumière me tomó del brazo y me informó telepáticamente de los datos que tenía sobre el paradero de la pelirroja. «De acuerdo, entiendo. Entonces no nos queda otro remedio que pasear por esta repugnante ciudad bordeando los límites de esta iglesia asquerosa repleta de adeptos sin cerebro mientras disfrutamos del olor a estiércol de caballo y de los gritos de los verduleros. Un plan genial. Espero que esa taberna nórdica valga la pena, querida», le respondí, con una sonrisa divertida.

Vestidas con falda y tomadas del brazo, parecíamos dos muchachitas inocentes que caminaran juntas en dirección al festival de la primavera. Quien nos viera andar por las calles de la capital centrogarnálica pensaría que éramos tiernas doncellitas en busca de un príncipe que nos enamorara y que nos mantuviera, y debo confesar que aquel juego de disfraces me parecía realmente divertido. Llevaba años sin esconder ni mi fortaleza ni mi rudeza, sin asumir todos los tópicos vainilla de la feminidad más idealizada. Desde luego, nadie que nos desconociera pensaría que éramos guerreras en una misión de rescate, lo que esperaba que jugara a nuestro favor.

«¿Cómo va esa esfera?», le dije, alargando el cuello para divisar el objeto en su cesto. No había cambiado de color, a pesar de que llevábamos un rato caminando. «Bueno, mi olfato de loba y mi dilatada experiencia vital me dicen que busquemos un lugar oscuro, recóndito y perdido. Vayamos en dirección a los suburbios de la ciudad». Y así lo hicimos. Nos deslizamos por los callejones donde el hampa ejercía sus funciones y los vagabundos desesperanzados pedían limosna en cada esquina. En este ambiente, más oscuro y más solitario, nuestra condición de jovencitas llamaba desgraciadamente la atención, y, desde las puertas mustias de las tabernas, hombres borrachos y desgraciados nos devoraban con los ojos, relamiéndose como perros frente a un banquete de carne fresca. Algunos, más irrespetuosos, nos soltaron obscenos improperios de alto contenido sexual, a los que opté por no responder porque, si lo hacía, probablemente acabaría con la espada bañada en sangre. Y, bueno, se trataba de no llamar la atención siempre que nos fuera posible.

Así que, tras un largo tiempo caminando por calles y callejuelas, llegamos a una de las zonas más apartadas, pobres y olvidadas de la ciudad, donde olía a cerveza barata y a orines. Y, entonces, la esfera al fin cambió su color. «Estamos cerca», le dije a Lumi. Podía ser alguna de aquellas chabolas o, quizás, se encontrara en algún sótano de la zona o en alguna de las cuevas que se extendían, a pocos metros, en la superficie de una montaña rocosa.

________________________


~La doncella de los ojos de oro~


avatar
Humana
Nombre : Lumière Noire
Escuela : La Torre, Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de Magia Básica (La Torre, Lago de la Luna), Miembro del Concilio
Rango de mago : Archimaga, Experta en Magia de Agua
Rango de guerrero : Guerrera experta (Espadas y mazas, una mano), Guerrera aprendiz (Mazas y martillos, dos manos), Aprendiza de Hielo
Clase social : Plebeya
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 05/05/2011
http://latorre.foroactivo.mx/t1250-el-buzon-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t2372-cronologia-de-lumiere-noire
http://latorre.foroactivo.mx/t1036-diario-de-lumiere-noire
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: Dos reencuentros {Michelle e Iris}por Lumière Noire, el Miér Ago 15, 2018 9:36 pm
«En el norte nos lavamos con muchísima más frecuencia que aquí abajo», le respondí divertida con una mirada cómplice, encogiéndome de hombros ante la ristra de pegas que le ponía a Ereaten y tenía decir que le daba la razón. No me gustaba pasar tiempo en esta ciudad, motivo por el que en todos mis años de vida apenas la había visitado más de unas cinco veces. El norte, tanto al este como al oeste del mundo, me parecía el mejor lugar donde vivir: los elfos y los humanos más boreales son más honestos y agradables que los del centro, y no había viajado mucho por el sur como para conocer a sus gentes.

Unos cuantos minutos después de andar por la ciudad sin un rumbo real, Michelle sugirió dirigirnos hacia los suburbios, allá donde se reunían todos los rechazados de la sociedad que tenían el privilegio de poder guarnecerse dentro de las murallas de la urbe. Los vagabundos, en su mayoría, eran gente decente que habían sufrido el triste destino de no tener trabajo ni dinero con el que comprarse comida, y a más de uno acabé por darle unas cuantas de las manzanas que llevaba en el cesto camuflando la esfera que cada vez se ponía más rosa. Los borrachos, sin embargo... a esos no les soportaba, ni a aquellos hombres que nos faltaban el respeto.

Sin embargo, ninguno de ellos se atrevió a acercar sus manos a nuestras faldas o nuestros corpiños, por lo que nadie acabó con una mano rota. A decir verdad, reconozco que, una vez entramos en los oscuros y mustios callejones habitados por la chusma de la ciudad, me mostré más amenazante, me erguí más orgullosa, dejando ver que era una de las hijas del norte y no tenía intención de dejar que ningún imbécil se aprovechara de mí o de mi compañera, que estoy segura que tendría mucha más facilidad para partirles todos los huesos del cuerpo, con eso de que la Diosa le había dado una fracción de su poder.

De vez en cuando miraba a Michelle con una sonrisa. Pese a la misión y el lugar en el que nos encontrábamos, realmente me agradaba mucho volver a verla tras tanto tiempo. Esto responde un poco a la inexistente maldición del Valle, por la que una vez alguien abandona la Torre ya no vuelve. De vez en cuando, hay gente que lo hace, pese a las expectativas. Ella, por ejemplo, o Iris, que volvía a dar señales de vida aunque no fuera en las mejores circunstancias. De cierto modo, dudaba que otra gente volviera a aparecer. Crescent tiene excusa, supongo, con eso de ser el príncipe de Wölfkrone. Estela...

La voz de Michelle me sacó de mis cavilaciones y vi que tenía razón, la esfera se había vuelto muy, muy roja. Treinta segundos después, acabó estallando. «Hemos llegado», le dije. Nos encontrábamos frente a una puerta de madera, pero no era de la misma calidad que el resto de las chabolas, sino que parecía reforzada, y me di cuenta de ello cuando empujé y tiré de ella con suavidad. Cerrada con llave y candado, eso no es algo que un poco de magia no pueda solucionar. «¿Preparada?», le pregunté y le solté el brazo antes de abrir la puerta con una sonrisita.

Dentro de la estancia se encontraban varios hombres y mujeres con cara de pocos amigos, vistiendo la panoplia de los inquisidores, sus armaduras estaban sucias y les faltaban piezas. Algo me decía que no eran miembros activos de la Inquisición, sino que eran unos desertores o algo por el estilo. En un rincón de la estancia estaba sentada Iris, amordazada y atada pero, a primera vista, sana y salva. Les sonreí a los hombres, esperando a ver su reacción. No consideraba muy prudente delatarme como archimaga en Ereaten vistiendo la túnica de oro, por imponente que fuera. Da igual, ya hablarían mis poderes... El suelo de tierra apisonada vibró suavemente. Pronto se convertiría en estacas.

________________________


¡Si digo algo raro en nórdico o en élfico, pon el ratón sobre el texto!

Contenido patrocinado
Re: Dos reencuentros {Michelle e Iris}por Contenido patrocinado,

________________________