avatar
Licántropa elfa
Nombre : Blaidd
Escuela : El Bosque Dorado, La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Aprendiz de primer grado
Clase social : Pueblo Llano
Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 04/01/2018
Edad : 18
Localización : Escuela de Alta Hechicería del Bosque Dorado
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Descubriendo la magiapor Blaidd, el Lun Ene 08, 2018 2:07 pm
Descubriendo la magia

Salí un poco nerviosa de mi habitación, me habían dicho que "tenía que abrir mis sentidos a la magia". ¿Eso cómo se hace? ¿Acaso tengo que sentarme a esperar una señal? ¿Me va a caer algo del cielo? ¿Cuándo sabré que estoy preparada?

Mis pensamientos me llevaron al exterior, donde me habían recomendado empezar, vi a varios aprendices más —los reconocí por las túnicas violetas y azules—, estaban ensayando moviendo el agua de un cubo a otro o conjurando fuego y apagándolo, la idea de pensar que yo podría hacer lo mismo dentro de un tiempo me hizo sonreír.

Me aparté de ellos y me senté debajo de un árbol, "¿ahora qué?" —pensé— ¿vendrá un animal a decirme "oye, eres maga, bien hecho y no te preocupes"? Apoyé la cabeza en el tronco del árbol y miré impaciente a mi alrededor tratando de concentrarme en sentir algo más que la rugosa corteza de aquel ser vivo.

Cuando anocheció en Enawë, todavía no conseguí sentir nada.

Pasé varios días paseando por las inmediaciones de la Escuela, pensando en qué se suponía que debía sentir, tumbándome en la hierba, apoyando mi mano en los árboles y seguía sin sentir nada.

"No debes pensar, debes sentir"
"Siente la tierra, tú y ella sois uno"
"Todo ser vivo lucha por prolongar su vida y la de sus hijos"
"Compréndelo"
"Siente la magia que hay dentro de ti"

Me esforzaba en darle significado a aquellas frases cada día que pasaba pero mis muchos esfuerzos eran en vano.

Caminé hasta que la luna llena asomó por el cielo y entonces no quise volver a la Escuela del Bosque Dorado: las ganas de correr me llenaron por dentro, las ansias se mezclaban con las ganas de aullar y la impaciencia de salir al bosque inundó mi mente; así que, siendo poco racional, hice caso a mis impulsos y eché a correr internándome en el bosque, donde la bestia me vencería y no podría hacer nada por evitarlo.

A la mañana siguiente, cuando desperté en el bosque, entendí que era lo que tenía que hacer. Decidida, volví a la Escuela del Bosque Dorado y apoyé las manos sobre el tronco del árbol, aquella vez sabía exactamente qué hacer.
________________________

Blaidd