avatar
Elfo
Nombre : Bast (Lucien van Fenix)
Escuela : La Torre, Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Lucy Bradley)
Rango de mago : Mago consagrado, especialista en magia del fuego
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Espadas, dos manos)
Clase social : Desconocida
Mensajes : 416
Fecha de inscripción : 10/04/2012
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
El libro se encuentra en una condición lamentable, con las puntas en la esquina inferior derecha empezadas a quemar y la mitad de las paginas arrancadas de forma violenta. A partir de las paginas que aún se encuentran en el libro se puede leer:

Empezar un diario es algo que nunca se me ha dado bien. Desde que Xehanorth me lo recomendó como un método de "poner en orden mis pensamientos", pero cada vez lo intento fracaso mas estrepitosamente. Y sin embargo, ya es la tercera vez que vuelvo a un cuaderno que en su momento dejé, quizás porque me recuerda a la Torre, cuando las cosas aún tenían sentido, o quizás por quien me lo recomendó.

No importa.

Para quien sea que esté leyendo esto: mi nombre es Bast. No, es Lucien van Fenix. Mi nombre es Bast y también es Lucien, o quizás ahora debería de adoptar otro nombre.

Hace mucho tiempo me desperté en una playa tras un naufragio, incapaz de recordar nada. Acabe en la Torre, una escuela de magia donde fui feliz y donde conocí gente que en quien podía confiar, gente que creía que podía confiar en mi.

La realidad demostraría ser mas complicada que eso.

Por una serie de circunstancias me convertí en un vampiro, y todo cambió a mi alrededor. Ya no estaba en la Torre, ya no tenía a la gente que me conocía a mi alrededor. Peor aún, empecé a oír voces en mi cabeza, voces que decían ser mi yo anterior. Al poco tiempo, tuve ataques de agresividad y falta de empatía y cada vez me volvía mas instintivo, menos racional.

No soy un genio, pero al poco tiempo empecé a sospechar que el origen de esas voces podía no tener nada que ver con mi amnesia y quizás ser mucho mas común. Al fin y al cabo la transformación a vampiro es particularmente traumàtica y no sabía si tenía un historial de esquizofrènia en la familia.

La realidad demostraria ser mas complicada que eso.

Al contrario de lo que sospechaba, mi amnesia no apareció debido a un golpe en la cabeza o la falta de oxigeno, si no que Lucien se la provocó a si mismo con un brebaje destinado a sellar sus memorias y liberarlas solo cuando fuese adecuado. Sin embargo, mi metamorfosis lo cambió todo: aunque el cerebro humano solo tiene "espacio" para un número limitado de memorias un vampiro vive eternamente. Se deduce por lo tanto (por esto y por otros cambios que sufre) que su cerebro funciona de forma diferente. Es por esta razón que Lucien se manifestó pero de una forma retorcida, como una especia de psicópata sin control, y es por esto que como mas pasaba el tiempo mas me sumía en la locura, a medida que me volvía cada vez menos racional.

Tuve suerte de que antes de que todo estuviese perdido recuperé la memoria de que Lucien se provocó a si mismo la amnesia y pude deducir lo que ocurría. Me encerré en un viejo laboratorio de Lucien en una carrera contrareloj, esforzándome en reparar mi mente a medida que esta se deshilaba de forma lenta pero inexorable.

Hoy, finalmente, puedo decir que he tenido éxito. Aún no se quien soy: las memorias de Lucien son pocas y entrecortadas y las de Bast están manchadas de la emociones que no controlaba que sufría. Sin embargo, he conseguido adaptar el hechizo lo suficiente como para que mi autodestrucción se pare. No es una solución permanente: es mas parecido ha construir un pantano para contener las fieras aguas al otro lado, pero de momento eso es todo lo que necesito. Y por fin puedo salir al mundo real.

Probablemente esta será mi primera y última entrada en lo que queda de este diario, nada mas que una nota como una pequeña celebración del resultado de años de investigación. O quizás no.

Al fin y al cabo, soy una persona nueva.

________________________