avatar
Humano
Nombre : Leon Huxley
Escuela : La Torre
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Rango de guerrero : Aprendiz (espadas a una mano)
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 10/04/2018
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Las sombras de los árboles ocupaban la mayor parte del espacio del valle, había decidido alejarme durante un tiempo de ''La Torre'' y todo lo que se asemeje a ella, no volvería entre aquellas paredes hasta que algún asunto importante me hiciera cambiar de planes.

No era un mago, no sabía lanzar hechizos (aunque tampoco lo había intentado) Eso me limitaba a emprender la mayoría de mis viajes a pie, esta vez no iba a ser una excepción. No hacía mucho que había salido de aquella gran estructura sin avisar. Pero hacía ya un tiempo que no anhelaba tener una vida normal, sin preocupaciones, sin problemas. No sería yo. Lo cierto era que me encantaba meterme en líos y salir victorioso de ellos ¿Para qué mentir? Y eso en La Torre no se toleraba, ansiaba vivir al límite sí, pero ante todo tenía modales.

De repente me paré en seco. El camino se hacía muy estrecho y las ramas bajas lo ocultaban. Desenvainé mi espada y mientras cortaba las ramas a mi paso me pregunté que pasaría si utilizara la espada para fines propios, podría destruir un pueblo entero con aquel objeto, y más si pronunciaba aquellas palabras que tanto tiempo ocupaban mis pensamientos y atormentaban mis sueños. Deslicé mis dedos con suavidad por la empuñadura observando la joya sin color que reposaba en el centro justamente encima de unas palabras que decían;

Spiritus sanguis

Podría ser invencible... Ver el futuro aunque fueran unos pocos segundos te daba mucha ventaja... No, no debía provocar destrucción sin motivos aparentes, al menos no ahora. Cerré los ojos en un intento por contener mis ganas de pronunciar las palabras necesarias para desencadenar el poder de aquel objeto, para cuando los volví a abrir me encontraba un poco mejor pero las cosas había que decirlas... El autocontrol nunca había sido mi punto fuerte.

El camino me llevó hasta el paso de un río, escuchaba el sonido del agua como una melodía que en otro momento me hubiera gustado escuchar, lo cierto era que me ayudaba a no pensar, así que decidí que sentarme un momento no me haría ningún mal. Había demasiados héroes y buenas intenciones y cada vez había menos problemas... Quizás era el momento de cambiar eso ¿no?


Última edición por Leon Huxley el Mar Jun 26, 2018 9:36 am, editado 1 vez
________________________

La muerte es una vida vivida,
La vida es una muerte que viene.                        

avatar
Humano
Nombre : Brandon Delurac
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Aprendiz de primer grado
Rango de guerrero : Guerrero experto (espadas a dos manos)
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 18/04/2018
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
La poca claridad que quedaba en el ambiente me servía para colocar todas las ramas y trozos de madera que había recopilado. Aunque era verano, en los primeros días del estío en aquel valle bajaban las temperaturas considerablemente al anochecer, y durante la madrugada, volviendose frío y húmedo. Había encontrado un claro cerca del río, rodeado de unos robles de aspecto casi ancestral; sus troncos, gruesísimos y duros, su altura magistral, y sus raíces, grandes y fuertes, que se clavaban en la tierra con una fuerza elemental, daban señales de que aquellos arboles tenían en sus surcos, los restos de la magia que impregnaba y protegía todo ese lugar. Sus imponentes formas, ramajes y copas, me rodeaban, y en cierto modo, me sentía amparado por aquellos viejos colosales. El Valle de los Lobos era, sin duda, un lugar profundo y misterioso. Aquella tarde había decidido acampar en el bosque, para liberarme de la presión de estar constantemente encerrado entre paredes; para alguien como yo, que me había criado siendo pastor, y caballero errante, no era cómodo permaecer mucho tiempo bajo los mismos techos y almenas. Sin embargo, tenía la suerte de que la Torre se encontrara en un lugar como aquel, que ofrecía muntitud de oportunidades, un paraje fascinante.

Conforme el sol se fue iba ocultando tras las montañas, se despertaba una brisa fría que atravesaba todo el valle, de norte a sur. Vestía una capa oscura de travesía, con la que pensaba abrigarme. Y por supuesto, reposado a mi lado, se encontraba mi inseparable mandoble, el hierro forjado del que dependía la supervivencia de tantos hombres de armas, como yo.

La verdad es que el sonido del río a lo lejos, ponían la guinda sobre el pastel, para que aquella situación fuera verdaderamente idílica. Había pasado muchísimas noches a la interperie, en muchísimos lugares distintos, muchos de ellos maravillosos, otros horribles, y sabía distinguir los buenos lugares con solo echar un pequeño vistazo. Pese a todo, me habían advertido en la escuela que tuviera cuidado, según parecía, aquel bosque había servido de escenario para multitud de infortunios, y servido de refugio para cantidad de criaturas de todo tipo. Por otro lado, estaba la nada desestimable presencia de multitud de lobos, que hacían honor al nombre del lugar, pero a esas alturas, los lobos ya no me asustaban, hacía tiempo que había aprendido a tratar con aquel tipo de bestias salvajes.

Finalmente me decidí a encender el fuego, lo hice manualmente, y lo logré después de varios intentos, luego cogí algunos trozos de carne que había conseguido el día anterior, mediante trampas para conejos y comencé a cocinarlos en el fuego. El olor que desprendían aquellos pedazos de carne, hicieron que rápidamente se me abriera el apetito y mis tripas comenzaran a rugir con fuerza. Sn embargo, escuché unos ruídos a un buen puñado de metros entre la maleza, y mi instinto y experiencia, me decían que no estaba tan solo como querría.
________________________
avatar
Humano
Nombre : Leon Huxley
Escuela : La Torre
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Rango de guerrero : Aprendiz (espadas a una mano)
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 10/04/2018
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Decidí reanudar mi viaje, mi destino era la ciudad de Ekhleer y aunque seguramente tendría que acampar en el trayecto no me gustaría hacerlo en un lugar que según las leyendas había llegado a estar maldito. Me levanté sacudiéndome el polvo de mi vestimenta y sin más dilación me dispuse a volver a entrar en la espesura del bosque cuando un ruido se apoderó de mis oídos.

No era un ruido de animal, de eso estaba seguro, mis años de vida pasados en bosques me habían permitido desarrollar un mejor oído y distinguir con facilidad los diferentes tipos de sonidos. Miré a los lados pero ni vi nada, aún así decidí cambiar mi destino temporalmente e ir en la dirección de donde procedían los ruidos.
Me ocultaba entre los árboles con sigilo para así si quien fuese el que se encontraba a una cantidad de metros razonable de mí tenía malas intenciones yo andaría con ventaja.

Para mi sorpresa se trataba de un chico de mediana edad, cocinaba algo en el fuego que di por hecho que él encendió. Era carne pero no podría decir de qué tipo era, quizás ese chico me serviría de ayuda, si no era por comida, era por información.
Salí de la espesura a una distancia prudente del joven, tampoco era mi intención asustarlo.

-Veo que no soy el único que anda por el valle... -Esbocé una sonrisa -Saludos, Soy Leon Huxley -Hice una breve reverencia. -Pero puedes llamarme Leon, ¿Y a vos que le trae por aquí?
________________________

La muerte es una vida vivida,
La vida es una muerte que viene.                        

avatar
Humano
Nombre : Brandon Delurac
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Aprendiz de primer grado
Rango de guerrero : Guerrero experto (espadas a dos manos)
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 18/04/2018
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
La comida comenzaba a oler cada vez mejor, cada poco rato observaba el estado de la carne, no quería quitarla del fuego antes de tiempo. La carne poco cocinada me causaba repulsión, me gustaba bien cocinada, aunque eso significara que quedase menos jugosa. En cualquier caso, la carne de conejo no es conocida precisamente por su jugosidad. Las ramas con las que había encendido el fuego, comenzaron a consumirse rápidamente, por lo que comencé a colocar los leños más gruesos, trozos de troncos y de ramas grandes que había conseguido utilizando el pequeño hacha de leñar que llevaba. Estos, arderian lentamente, y sus restos darían calor durante casi toda la noche.


Los ruidos que oí a mi alrededor comenzaron a acentuarse, y aunque por un momento dudé de que fueran humanos y se tratara de un animal atraído por el olor de la carne, finalmente llegué a la conclusión de que era una persona. La cadencia de pasos y la forma de ocultarse no eran propias de un animal nocturno. Había sido víctima de robos por parte de zorros salvajes en algunas ocasiones, y a esos no los escuchas ni de cerca.

Finalmente, de entre los arbustos, apareció una figura, parecía de un hombre joven, un adolescente quizá. En lo primero que me fijé fue en que llevaba arma: una espada en este caso. Lo observé fijamente mientras se acercaba lo suficiente como para que la luz de la hoguera le alumbrara el rostro. Su lenguaje corporal no parecía hostil, por lo que actué con tranquilidad y continué sentado en mi sitio. Eran muchos los viajeros que se acercaban a los desconocidos en busca de fuego por la noche. El joven saludó educadamente, mientras yo le observaba, no parecía sospechoso de nada.

Saludos — le dije moviendo la cabeza de arriba a abajo.
 Vivo en la Torre — comenté en respuesta a su temprana pregunta. Quizá con cierto recelo, pues no hallaba gusto en hablar sobre mí mismo, pero sin importarme que supiera mi verdadera situación, no tenía nada que ocultar.

Puedes sentarte junto al fuego si así lo deseas. Esta noche hará frío en el bosque.

Le invité a sentarse conmigo junto a mi hoguera. Había aprendido a ser cortés y gentil con los viajeros desconocidos en los caminos de toda Garnalia. Nunca sabes cuándo puedes ser tú el que se encuentre en una mala situación y requieras de la ayuda de algún desconocido.
________________________
avatar
Humano
Nombre : Leon Huxley
Escuela : La Torre
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Rango de guerrero : Aprendiz (espadas a una mano)
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 10/04/2018
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
El cielo se iba oscureciendo dando paso a la noche mientras que una suave brisa impregnaba el ambiente. Podía sentir el viento rozando mi piel cuando un pensamiento atormentó mi mente, en la noche habría lobos, los lobos no me desagradaban pero tampoco lo contrario, pero me recordaban un pasado que me hacía estremecer.

— Saludos— La voz del hombre me sacó de mis pensamientos violentamente, aún así no lo hice notar a los ojos de él. Finalmente alejé esos pensamientos de mi cabeza.—  Vivo en la Torre, puedes sentarte junto al fuego si así lo deseas. Esta noche hará frío en el bosque.

Acepté con gusto su invitación, había una larga noche por delante. Me senté a su lado, tampoco muy cerca pero lo suficiente para crear un ambiente cálido del que poder disfrutar.
Miraba el fuego hipnotizado por las llamas que cambiaban de tamaño.

-Yo vivía allí, pero me fui cuando comprendí que ese no era mi lugar o al menos no me quería limitar a una vida en aquel lugar, sin riesgo alguno. -Decía sin apartar la mirada del fuego- De todas maneras tengo algunos asuntos que tratar y otros que comenzar... -Miré al cielo, las primeras estrellas estaban saliendo, ya era tarde para seguir con el viaje.- ¿Te importa si me quedó aquí?
________________________

La muerte es una vida vivida,
La vida es una muerte que viene.                        

avatar
Humano
Nombre : Brandon Delurac
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Aprendiz de primer grado
Rango de guerrero : Guerrero experto (espadas a dos manos)
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 18/04/2018
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
El muchacho se sentó en el fuego, lo suficientemente cerca para que no se creara tensión, y lo necesariamente lejos para que no se volviera una situación ampliamente incómoda. El crepitar de las llamas devorando la madera, comenzó a acompañar la banda sonora de aquella inesperada reunión nocturna. La carne comenzó a tostarse, así que agarré los dos primeros trozos y le tendí uno a mi desconocido acompañante. Estaba dispuesto a compartir mi comida con él.

Mientras pinchaba la carne con unas ramas a las que les había sacado filo con el cuchillo, escuché lo que me estaba diciendo. Al parecer él también vivía en la Torre, aunque yo nunca lo había visto en la semana y media que llevaba viviendo allí. Ni siquiera me sonaba su cara. Pero bueno, no pensaba dudar de su palabra solo por eso, la escuela era un lugar grande, y mis costumbres solitarias.

El viento arrastró algunas chispas de fuego que emergieron de la hoguera y se esparcieron por la oscuridad, como luciérnagas.

Así que quieres ser un aventurero, ¿eh?— Le dije, tratando de sonar lo más neutral posible, mientras le observaba.
Sí, puedes quedarte— Le comenté seguidamente, ante su pregunta. La verdad era que no me importaba, no creía que me fuera a dar problemas, y yo, con pasar la noche fuera al calor de unas llamas, estaba agusto.

Yo he vivido en los caminos mucho tiempo. Comprendo que no quieras quedarte en la escuela para siempre, pero a mí no me parece un mal lugar, desde luego— dije mientras sacaba una bota de vino grande, llena hasta arriba. Le di un trago largo.

A lo lejos, en el Valle, comenzaron a oírse aullidos de lobos, bastante fuertes. El viento, traía hasta nuestros oídos aquellos aullidos con una claridad casi mágica. Ya los había escuchado algunas noches desde mi habitación en la Torre, pero desde allí era totalmente diferente. Era como una gran orquesta de voces espectrales.
________________________
avatar
Humano
Nombre : Leon Huxley
Escuela : La Torre
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Rango de guerrero : Aprendiz (espadas a una mano)
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 10/04/2018
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
La noche solo había comenzado, me extrañaba no escuchar aullidos de lobos, en fin en el Valle de los Lobos lo más normal sería que hubiera lobos o algún sonido que verificara su existencia.
Acepté con gusto la carne que el chico me ofreció, parecía carne de conejo cosa que tampoco me desagradaba.

—Así que quieres ser un aventurero, ¿eh? Sí, puedes quedarte— Lo miré sorprendido, no esperaba tanta amabilidad de su parte— Yo he vivido en los caminos mucho tiempo. Comprendo que no quieras quedarte en la escuela para siempre, pero a mí no me parece un mal lugar, desde luego -El chico bebió un trago de vino

— Claro que no es un mal lugar, La Torre es una de las mejores escuelas de hechicería - Dije lentamente mirando de arriba a abajo a aquel hombre, si como decía, vivía en La Torre debía de ser un estudiante de magia o algo parecido, tampoco debía confiarme— De todas formas prefiero marcharme.

Miré el cielo, las primeras estrellas ya habían salido y la brisa se volvía cada vez más fría. Un aullido rasgó la noche rompiendo la tranquilidad en el valle, me sobresalté. El aullido había sonado extrañamente cerca, miré a los lados pero no había ni rastro de lobos.

— ¿No te asusta? Ha sonado cerca. -Dije desenvainando mi espada con precaución.
________________________

La muerte es una vida vivida,
La vida es una muerte que viene.                        

avatar
Humano
Nombre : Brandon Delurac
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Aprendiz de primer grado
Rango de guerrero : Guerrero experto (espadas a dos manos)
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 18/04/2018
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
carne sabía bien. Quizá un poco seca, pero sabía de forma apetecible. Masticaba con ganas los trozos de carne mientras miraba al fuego y escuchaba a los lobos aullar. Las ramas se consumían entre las llamas y el viento balanceaba a estas últimas, y comenzaba a agitar las ramas de los árboles y arbustos.

Un aullido sonó fuerte y cercano, mi acompañante de sobresaltó y empuñó su espada, parecía querer desenvainar el arma. Cuando escuché el acero deslizándose me volví hacia el chico y lo miré. Parecía preocupado por la presencia cercana de los cánidos. —De momento no me preocupa— le contesté —Pero quizá haces bien en ser precavido.

Le dí otro trago largo al vino, y un par de gotas se escaparon y salpicaron por mi barba. Me limpié con el brazo y cogí otro trozo de carne. De reojo, miré la posición de mi espadón, por si debía empuñarlo de manera repentina. Lo más probable era que los lobos estuvieran de caza y se movieran por casi todo el valle, pero no se podía descartar que estuvieran rodeandonos, entre las sombras y en silencio, para atacarnos en grupo. Lo cual sería extraño, los lobos no atacan a los humanos sanos de forma común, solo cuando le es extremadamente necesario o en situaciones muy especiales y concretas. Mi principal baza y seguridad era fuego. Teníamos fuego, y las llamas espantan a las bestias de la noche.

Me acomodé en el sitio, aunque sin poder evitar cierta tensión y estado de alerta. Sentí un leve escalofrío que me recorrió los hombros y la nuca. Conocía esa sensación.
________________________
avatar
Humano
Nombre : Leon Huxley
Escuela : La Torre
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Rango de guerrero : Aprendiz (espadas a una mano)
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 10/04/2018
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Seguí mirando a mi alrededor con desconfianza, no era la primera vez que los lobos mataban a alguien en la oscuridad de la noche. Envidiaba la tranquilidad del hombre que tenía a mi lado izquierdo, no lo miraba pero podía sentir lo que hacía, finalmente mi instinto me decía que ese hombre no era una amenaza, y mi instinto nunca fallaba.

—De momento no me preocupa
—Escuché mientras me alejaba para investigar los alrededores —Pero quizá haces bien en ser precavido. — Estaba de acuerdo con él, siempre hacía bien estar alerta.

No se veía nada fuera de lo normal, puede que estuviera paranoico pero sinceramente lo dudaba, ese aullido había sonado más cerca de lo normal. Había sido solo un aullido pero los lobos se movían en manadas. Teníamos fuego pero también teníamos comida y el olor se propagaba por todo el valle más rápido que el humo. Según contaban en La Torre el valle ya no estaba maldito ni tampoco sus habitantes, pero un lobo seguía siendo lo que era, independientemente de si estuviera maldito o no, su instinto animal seguiría ahí.

Una sombra confirmó mis sospechas, no sabía qué era exactamente, pero sí estaba seguro de que era un animal, merodeaba por unos árboles lejanos a donde estábamos, pero parecía sentirse atraído por algo, di por hecho que era por la comida, si era por eso, no tardaría en encontrarnos. Seguí la luz del fuego hasta donde se encontraba el hombre.

—Parece que quieren nuestra compañía —Dije divertido —Un lobo merodea cerca de aquí, será mejor estar atentos.

Me encogí de hombros y miré mi espada, me encantaba esa espada y me animaba tener un motivo para utilizarla.
________________________

La muerte es una vida vivida,
La vida es una muerte que viene.                        

Contenido patrocinado

________________________