avatar
Humana
Nombre : Aryel Hazel
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de mago : Aprendiza de tercer grado
Clase social : Nobleza, Infanta
Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 06/08/2014
Edad : 20
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Ficha de Aryel // Renovadapor Aryel, el Jue Feb 02, 2017 7:13 pm
~ Aryel ~


~ Datos personales ~


Nombre y apellidos: Aryel Ginevvra Edelwëys de Beauharnais-Valois.
Edad: 18 años.
Sexo: femenino.
Condición vital: viva.
Bando: La Diosa.
Raza: Humana.
Profesión: aprendiz de magia.
Escuela: Lago de Luna.
Clase social: Nobleza; Infanta de Varsiria, Marquesa de las Islas de Zealand, Condesa de la Casa de Niklas.



Gustos y aficiones: aprender cosas nuevas que la permitan destacar sobre los demás, pasear a caballo por los bosques en otoño, los bailes de la corte.
Cosas que detesta: la prepotencia desmedida, la desobediencia del protocolo y el pescado.
Virtudes y defectos: como virtudes destacar que es una chica bastante resolutiva y que trabaja especialmente bajo presión, además de tener una labia irreprochable; y como defectos, que es bastante orgullosa, competitiva y a veces un tanto insufrible con su protocolo.
Manías: tocarse el anillo con el emblema familiar cuando se siente amenazada por la presencia de alguien, como si por ser de una familia real la fuesen a respetar más.
Curiosidades: se rumorea en Varsiria que la dinastía de su madre se remonta a casas élficas.
Objetivos y metas: convertirse en una hechicera reconocida en todas partes y formar parte de alguna institución que la haga ponerse al nivel de su hermano cuando este sea rey de Varsiria, vengar a su madre acabando con el nigromante que la mató.
Otros datos de interés: -



~ Descripción física ~


Aryel de un tamaño medio para su edad, a pesar de que por la parte de su familia paterna son mujeres más bien menudas por lo que es una "evidencia" más para el pueblo de que la familia de Valois tiene una herencia élfica bastante arraigada. De piel pálida, suave y naturalmente fría, contrasta drásticamente contra su pelo rojo como el fuego.

Sus rasgos faciales son finos, suaves y distinguidos, de nariz chata que contrasta bastante con la finura en la que se envuelve toda ella. Sus labios son prominentes, una característica que comparten los hermanos de Beauharnais. Unas pecas recorren la mayor parte de su cara durante las épocas más estivales del año, aunque esto no lo descubrió hasta que se trasladó a la Escuela de Alta Hechicería Lago de Luna ya que en Varsiria los climas son más bien invernales al estar tan al norte.

Su cuerpo, al igual que su cara, está bastante bien definido y aunque no destaca por tener grandes dotes de mujer, la gracia y suavidad con la que se mueve como si fuese el aire el que la manejase suplen las carencias físicas que posee. Sus manos siempre han sido perfectas y agradables al tacto, pero tras los tres años de entrenamiento que lleva en la Escuela de Alta Hechicería, han ido perdiendo ese rasgo tan principesco y se han endurecido bastante.

Sus ojos, aunque azules como los cielos de Varisiria, presentan la fiereza del hielo, un fuego helado que arde eternamente bajo capas y capas de gélido cristal. Algunos dicen que es la chispa de la inteligencia, pero son muchos más los que expanden el rumor que es el fuego de la venganza por la muerte de su madre, que arderá hasta que el nigromante que acabó con una de las mejores reinas consortes de las últimas dinastías sea castigado con el mismo destino que la grandiosa archimaga.


~ Descripción psicológica ~


Como toda buena hija de reyes, Aryel es una chica bastante polifacética. Porque sí, el protocolo es el protocolo y hay que seguirlo, pero nadie puede estar las veinticuatro horas del día exigiéndose un comportamiento idílico como el que dicta el protocolo. Eso sí, hay ciertas cosas que aplica a su día a día, y por eso odia que la gente no siga lo que sus hermanos llaman "El Protocolo de Aryel". Refinada, elegante, de buenos modales y gestos distinguidos, con el paso de los años se ha convertido en una princesa de buen ver, tal y como habría deseado su madre.

Pero las dotes mágicas no es lo único que ha heredado de su madre. La curiosidad, la energía, la buena disposición y el gusto por aprender cosas nuevas hacen ver a su padre un ejemplo menos élfico y más joven de Edelwëys en Aryel. También ha heredado la astucia, la cabezonería y el orgullo de su padre. Detallista, observadora, meticulosa y calculadora, Aryel siempre exige bastante a la hora de cualquier cosa, además es bastante competitiva y su orgullo la impide admitir una derrota.

En la guerra todo vale, así que no la tengas como enemiga si no quieres ver el resultado de quince años bajo la forja de cuatro chicos. Con una gran facilidad de palabra, sabe perfectamente como regalarle la oreja a quien le interesa, y siempre tiene un plan, aunque sea para conseguir que alguien le disponga la mesa en la Escuela y nadie se sienta incómodo con su actitud. La amistad no es algo sencillo de conseguir, dado que siempre juzga a las personas desde el primer momento y siempre está a la defensiva, pero una vez forjas lazos con ella, es una de las personas más leales sobre la faz de la Tierra.


~ Historia ~


La quinta hija de la familia real de Varsiria, hija del Rey Eodon de  Beauharnais-Lowënhielm II, primogénito de una larga estirpe de guerreros humanos cuyo origen se remonta a los inicios del Reino de Varsiria aunque no siempre ostentaron el poder, y la Reina Edelwëys de Valois-Linsar I, la última descendiente de una larga dinastía de humanos de ascendencia élfica que aunque siempre ostentaron títulos de nobles en diferentes reinos jamás llegaron realmente a gobernar ninguno hasta Edelwëys, una Archimaga reconocida en todos y cada uno de los Reinos, Maestra de Luz en la Fortaleza de Aryewïe.

El nacimiento de Aryel fue un hito en la historia del reino y no por el hecho de su concepción, sino por lo que la precedió. De Punta del Norte había noticias de un Nigromante que asolaba pueblos y ciudades a su paso a una velocidad notable. El Rey de Varisiria no creyó que fuese a llegar a su Reino, por lo que únicamente dispuso una pequeña parte del Ejército Real en las fronteras con un número de hechiceros bastante escaso. Esta seguridad de Eodon en las distancias y los dominios que separaban el oeste de Garnalia del Norte del este junto con la despreocupación sobre el asunto, fue lo que sentenció la muerte de Edelwëys.

Por aquellos tiempos, Edelwëys había abandonado ya su puesto como Maestra dado que cuando Stephen nació y demostró la presencia de dotes mágicas, fue enviado a Lago de Luna ante la reticencia por parte de los Maestros de El Bosque Dorado a admitir a un humano en su escuela por ser hijo de una Maestra de La Fortaleza de Aryewïe teniendo un padre en Garnalia. Stephen fue sucedido por Bastiaan un par de años después, y a los cuatro años del nacimiento de este, nació Leander, el cual se llevó otros cuatro años con Zephyr.

Volviendo al tema del Nigromante, este llegó hasta Varsiria contra todo pronóstico, y los hombres enviados por Eodon para hacerle frente no sirvieron más que para aumentar la mortalidad del reino y extender el caos y el terror entre los habitantes de Varsiria. Eodon, intentando recuperar terreno en aquella situación, dispuso al ejército real para hacerle frente, incluyendo una gran variedad de magos, tanto los que se habían consagrado ya como los que aún estaban en proceso. Aquello no dio resultado, y cuando el censo de Varsiria había caído un 56% en el número de habitantes, aquel Nigromante se plantó en las puertas de castillo.

Edelwëys, preocupada realmente por sus hijos como toda madre, le rogó a su esposo que le dejase salir a hacerle frente, ya que ella era una Archimaga y estaba muy por encima de todos los magos que habían enviado a hacerle frente antes. La batalla fue larga, ardua y causo grandes daños en el castillo, pero al final la Archimaga consiguió acabar con el Nigromante, pero no sin un precio. Sabiendo que estaba derrotado, el Nigromante había utilizado sus últimas palabras arcanas en maldecir a la Reina, embarazada de apenas tres meses.

La maldición no se manifestaría hasta un par de meses más tarde, cuando la familia, ya asentada en el palacio de Hallmar, pueblo costero de Varsiria, dado que el castillo que habitaban hasta entonces había quedado dañado severamente, recibió la noticia que cambiaría muchas cosas. Edelwëys, a partir del quinto mes de embarazo, sentía que su magia se era más débil con cada día que pasaba; los hechizos la dejaban exhausta enseguida y los elementales se le iban de las manos con cada vez más frecuencia. Preocupada por esto, decidió recurrir a las sacerdotisas de Svea del Templo de de Brandr, en el monte Panos. Allí paso el octavo mes de embarazo atendida por las sacerdotisas como si fuese la mismísima Svea la que estuviese en templo, hasta que la Suma Sacerdotisa le dictó la profecía que había sentenciado aquel Nigromante al imponer la maldición:

«La luz que trae la esperanza hallará la muerte con las vidas que dará. La balanza equilibrará entre el bien y el mal otorgando una vida al Señor que una vez arrebató entretanto la otra para su venerada Diosa será. El hielo la desgracia al Reino traerá, mientras que el fuego en en estivo lo convertirá. La luz que da el bien, la luz que da el mal, ¿cuál de las dos vidas será?».

Y así es como la Reina se enteró de que daría luz a gemelos. Sabiendo que el parto estaba próximo, decidió dar a luz en el mismo Templo, donde tanto las sacerdotisas como ella dedicaron plegarias a Svea con el fin de que esta se apiadase de la Reina y la salvase de la profecía. Pero la profecía solamente era el anuncio de la maldición que ya se había sellado y que por lo tanto debía cumplirse. Las habitantes del Templo de Brandr asistieron a la Reina cuando llegó el momento. Todo parecía ir bien, las niñas nacieron sin problema alguno, pero cuando las gemelas fueron entregadas a su progenitora, el cuerpo de esta cayó inerte sobre las sábanas blancas.

Las sacerdotisas hicieron llamar al Rey, que acudió al cabo de unas semanas y lo más rápido que pudo, al templo. Para entonces, las sacerdotisas, sintiéndose culpables por haber asegurado a la Reina que Svea había accedido a sus plegarias, ocultaron la verdadera razón de la muerte de Edelwëys. La farsa que transmitieron no fue otra que la Reina había muerto dando luz a la que sería su última descendencia. El hecho de que habían sido gemelas se lo callaron, y únicamente pusieron en manos del Rey a la niña que había empezado a presentar una melena roja, ya que atribuyeron el color del pelo al elemento que traería "el estivo" al Reino. La niña de la melena blanca, sin embargo, fue ocultada a su padre para posteriormente ser criada como una sacerdotisa más.

Y así fue como el rey anunció el nacimiento de Aryel. El día que llegó a Hallmar fue celebrado con dorado y azul, pero el mes siguiente el Reino de Varsiria fue cubierto de negro y blanco en luto por la muerte de la que sería su mejor reina.

Por lo demás, la vida de Aryel fue normal. O al menos todo lo normal que puede ser crecer entre cuatro chicos mayores, saber que la mitad del reino piensa que eres la causa de la muerte de tu madre y la reina adorada de todos ellos, y poseer dones mágicos. Estos últimos se manifestaron a una edad más prematura de lo que se habían manifestado en sus tres hermanos mayores, 18 años, siendo a los 13 su primera muestra. Aún así, su padre se opuso a que ingresase en la Escuela de Alta Hechicería de Lago de Luna hasta que no cumpliese los 15 años. Y así fue.


La primera regla de una Escuela de Alta Hechicería consiste en
que ningún aprendiz debe rebelarse contra su Maestro.




________________________