avatar
Humano
Nombre : Férick Lunne
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Aprendiz de cuarto grado
Clase social : Nobleza (príncipe)
Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 04/08/2016
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Explorando el agua.por Férick Lunne, el Miér Ago 31, 2016 4:44 pm
Nada más convertirse en aprendiz de tercer grado Férick sintió la imperiosa necesidad de comenzar inmediatamente sus estudios del libro del agua. En poco tiempo había logrado dominar el arte de la Tierra y del Aire. Se había sorprendido a sí mismo al ver que había hecho mejor la prueba del libro del Aire que el de la Tierra, ya que a Férick le encantaba la magia de la Tierra al contener en ella la relación natural entre la vida y la muerte. Sin embargo consideraba al Aire una magia de elfos, quienes custodiaban su centro de poder con recelo, impidiendo que otras razas se acercaran a su escuela.

Odiaba a los elfos.

Pero a pesar de todas esas razones por las que los odiaba necesitaría concentrarse y contenerse. Sólo le quedaban dos pruebas para convertirse en mago consagrado, el examen del libro del Agua, el cual ya había leído varias veces, y la Prueba de Fuego.

Férick contuvo un escalofrío, no sabía exactamente en qué consistía pero todos aquellos que en su corta estancia en la Torre se habían presentado a ella habían acabado en la enfermería con horribles quemaduras. Pero ver esas horribles heridas lo impulsaba a seguir adelante ya que ya había elegido especialidad. Pero Férick estaba al servicio de la Diosa y el sitio donde debía estudiar esa especialidad estaba plagado de elfos.

Los elfos que Férick había conocido en la Torre eran muy diferentes a los que se había encontrado en su vida, sobre todo más que los que mataron a sus familiares. Esperaba que en el reino élfico hubiera más como ellos.

Pero ahora mismo buscaba controlar el agua, ya tendría tiempo de preocuparse por ello.

Miró a su alrededor y vio que, si quería practicar un poco de la magia del agua primero necesitaría agua.

- AshVèthEwëReveAsh - dijo, y a su alrededor comenzaron a brotar manantiales.

Quería comenzar convocando una Nereida, pues había oído que eran muy útiles.

- QóthUvOblêvVèthAshSaselSaselEwëReve - dijo y la nereida se materializó frente a él, surgiendo de uno de los manantiales. Tras un saludo mútuo la desconvocó -. ReveEwëSaselSaselAshVèthOblêvUvQóth

Ahora tocaba lo más difícil, convocar a un gólem de agua. Sabía que un Gólem de agua era más útil cuantas más cosas tuviera consigo así que decidió utilizar la magia de la Tierra para crear rocas y otros objetos arbóreos. Los apiló sobre un manantial y pronunció el hechizo.
- GajaAshQóthLindurEwëMàm - pronunció mientras comenzaba a expulsar hacia el encantamiento toda la energía que pudo.

Los demás manantiales se elevaron en el aire y fueron a converger en el primer manantial a medida que éste expulsaba más y más agua.

El gigantesco gólem se materializó en frente suyo y le hizo una reverencia. Férick quedó sorprendido, los gólem de piedra eran increíblemente difíciles de controlar y los de aire eran bastante más despreocupados. Éste gólem parecía ser más educado y leal. Mentalmente le ordenó lanzar todos los componentes de su cuerpo contra una estatua de roca que había creado en su primer entrenamiento con el Libro de la Tierra.

Instintivamente Férick apartó la mirada y notó como la estatua salía despedida en fragmentos. Miró de nuevo al Gólem, cuyo tamaño había disminuido al haber lanzado potentes chorros de agua.

- MàmEwëLindurQóthAshGaja- dijo para desconvocarlo.

También se volvía a sentir preparado para la prueba del Libro del Agua.



________________________