Invitado
Invitado
¿Por donde empezar? [Elaguadelvalle y Kahel]por Invitado, el Lun Ene 02, 2012 2:55 pm
Ya había pasado una semana y media desde que Marea llegó al Valle de los Lobos, dispuesta a comenzar sus estudios de magia en la imponente Torre que allí se hallaba. Desde entonces, tan solo había entablado conversación con tres personas: Guzmán, la Señora, cuyo nombre todavía desconocía, y Kahel. Al primero no lo había visto desde el primer día, pero escuchó rumores de que pocos días atrás logró superar la Prueba del Aire para pasar a cuarto grado. En cuanto a la segunda, más de lo mismo... Y respecto al tercero, no lo perdía de vista; ambos pasaban mucho tiempo juntos y se habían vuelto casi inseparables a raíz de lo ocurrido con la verja. Era una persona agradable, y a diferencia de Guzmán, pensaba Marea, sabía meterse en sus asuntos y dejar en paz los ajenos.

Aquella mañana, la condesa se levantó temprano para estudiar. Decidió empezar unos días atrás con el idioma mágico, el cual aprendió en cuestión de horas gracias al gran interés que ponía. << Y hoy, por fin, empezaré con el Libro de la Tierra >>, se dijo emocionada. Entró a en la ducha para asearse rápidamente y diez minutos más tarde ya estaba enfundándose en su habitual túnica blanca para estudiante de primer grado. Se hizo el moño con la rosa, cogió el material necesario y se dirigió a la segunda planta.

La biblioteca estaba desierta a las seis de la mañana, y Marea fue a sentarse en una de las mesas donde había una pequeña iluminación con velas. Abrió las tapas de su libro por donde empezaban a aparecer los primeros conjuros y comenzó a estudiar.

________________________
avatar
Cuenta inactiva
Nombre : Kahel Lorliean
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Aprendiz de tercer grado
Clase social : Noble, Heredero al título de Conde-Duque de Ekhleer y de las Islas Negras
Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 17/12/2011
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Llevaba ya una semana en la Torre, o quizá un día o dos más, permanecía mucho tiempo enfrascado en su habitación leyendo aquel libro de magia, pues grande era su interés en aprender a control sus poderes, y sabía que cuanto más rápido estudiara y entendiera, antes pasaría a la práctica, su parte preferida del aprendizaje. Llevaba mucho tiempo en su habitación, aquella mañana se había levantado temprano para continuar estudiando el gran tomo que constituía el Libro de la Tierra. Tanto tiempo había transcurrido con el libro que ni siquiera había tenido tiempo para conocer a alguien más de la Torre, sus momentos de ocio y socialización los había dedicado hasta entonces por entero a Marea, la bella damisela, condesa y hechicera del piso de abajo, la cual conocía desde el primer día que llegó allí, y con la que había tenido un encuentro peculiar que le gustaría repetir.

Decidí, dado que no me había relacionado con nadie últimamente, ir a un lugar más público que mi habitación, pero sin dejar de estudiar el libro, por lo que acudiría a la biblioteca. Comencé a vestirme y adecentarme para bajar, peinándome frente al espejo del baño y después colocándome mi ropa limpia y los pantalones, para finalmente colocarme las botas en su lugar adecuado y ajustarlas a mis pies. Me coloqué por último la capa de alumno de primer grado, no es que entonase mucho con mi ropa, pero debía llevarla puesta, o al menos me gustaba. Me puse en pie y cogí el libro, después apagué la lámpara de aceite que tenía sobre mi mesa y, con el libro entre mis manos, abandoné mi habitación.

Me aseguré de que la puerta de mi habitación estaba completamente cerrada, cosa que hice con el menor ruido posible, ya que a una hora tan temprana como aquella supuse que la mayor parte de los habitantes de la Torre estarían durmiendo. Me dirigí a las escaleras y comencé a descender los pétreos escalones en dirección al segundo piso, donde se hallaba la biblioteca. Al pasar por el quinto piso, donde estaba la habitación de Marea, acerqué el oído a su puerta para ver si se encontraba allí, al no escuchar ruido alguno supuse que estaría plácidamente dormida. Decidí no molestarla y continuar bajando, pues luego pasaría a hacerle una visita.

Finalmente llegué a la biblioteca, en el segundo piso, abrí la puerta de madera suavemente, tratando de no hacerla chirriar, y después crucé el umbral sin hacer ruido, cerrando tras de mi la puerta. Era na gran habitación aquella, repleta de estanterías altas y de madera noble, con grandes volúmenes guardados en ellas, sin duda un lugar impresionante. Tenía también algunas mesas y sillas a disposición de los alumnos, dispuestas para ser empleadas como lugar de estudio. Las lámparas brillaban en la pared, iluminando sus llamas la estancia con una suave luz anaranjada. Sobre una de las mesas de estudio había otra lámpara encendida, una lámpara de mesa de las que venía muy bien para estudiar, junto a la lámpara estaba abierto el Libro de la Tierra, que pude reconocer con facilidad, y leyéndolo no estaba otra que Marea. - De modo que no estaba dormida - pensé, mientras echaba a andar hacia ella.

Mis pasos no resonaron por la estancia, pues caminaba despacio y pasé por encima de un par de suaves alfombras que cubrían el suelo granítico de la habitación, luego, con cuidado, tomé asiento junto a ella, dejé suavemente el libro junto al suyo, y deslicé suavemente mi dedo índice de la mano derecha por su recto y suave cuello, por encima de la columna, mientras ella mantenía la cabeza gacha, estudiando, realizando esto a modo de caricia. Luego terminé de aposentarme en mi sitio y encendí la otra lámpara que había frente a mi, abriendo el libro por la página que me había quedado. Me giré hacia Marea, sentado ya como estaba - Buenos días, Marea, que madrugadora has sido hoy, veo que también estas estudiando con ganas tu libro - Hablé cordialmente a la aprendiz de hechicera, saludándola de forma amable.
________________________
Invitado
Invitado
Re: ¿Por donde empezar? [Elaguadelvalle y Kahel]por Invitado, el Mar Ene 03, 2012 9:46 am
En un momento de distracción, Marea escuchó como la puerta de la biblioteca se cerraba a lo lejos. Dedujo que alguien había entrado, y le resultó un tanto extraño que no se escucharan sus pasos en ningún momento; << ¿tanta discreción requiere su temprana visita? >>, se preguntó la joven, << ¿o es que simplemente no desea hacer ruido? >>. Seguía absorta en sus reflexiones, mirando fijamente el libro sin leer absolutamente nada, cuando sintió una breve y cálida sensación a lo largo de su cuello, como una pequeña caricia. Sobresaltada, giró el rostro hacia la derecha; luego hacia el lado izquierdo, donde encontró a un joven alto y de melena castaña que reconoció al instante. Era Kahel, y llevaba consigo su Libro de la Tierra. La saludó amablemente mientras encendía la lámpara que tenía enfrente, sin embargo, ella adoptó una expresión seria, casi de enfado.

- ¡Me has asustado! - le reprochó en voz baja - Y seguiría igual de concentrada si no hubieras venido a saludarme en plan fantasmagórico.

Tras aquello, decidió volver a la lectura; ya habría tiempo de conversar más tarde. No llevaba mucho tiempo estudiando en la biblioteca, pero el interés que sentía hacia la magia le dio la capacidad de leer y entender las cosas rápidamente. Por ello, en cuestión de una hora ya había devorado el segundo capítulo del libro (el anterior, el de los símbolos arcanos, ya lo había repasado antes). Ahora debía comenzar con el tercer apartado: restauración, protección y mimetización. Empezó con el primer encantamiento, la regeneración, el cual le pareció bastante fácil de realizar. << No creo que pase nada por practicar eso aquí... otra cosa sería destrozar la biblioteca >>. Y aunque estuviera prohibido, ¿iba a ser Kahel el chivato de turno? Lo dudaba. Se quitó el pasador del pelo, pensando que serviría para realizar la prueba, y extendió el brazo fuera de la mesa. << Mejor será que no manche nada de sangre >>, pensó. Colocó la parte puntiaguda del objeto sobre la palma de su mano. Respiró hondo y empezó a presionar fuertemente. Notaba como el metal se abría paso a través de la piel y la carne, haciendo un corte de profundidad considerable. Mientras, intentaba con todas sus fuerzas no gritar de dolor. Retiró el pasador y lo dejó al lado del libro. Dejó la mano herida donde estaba y colocó la otra sobre ella a un par de centímetros de distancia, preparándose para pronunciar el conjuro de regeneración:

- Sasel Ash Nän Ash Ewë...

Se sorprendió al ver como, pasados unos segundos, la herida comenzaba a cicatrizar.

________________________
avatar
Cuenta inactiva
Nombre : Kahel Lorliean
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Aprendiz de tercer grado
Clase social : Noble, Heredero al título de Conde-Duque de Ekhleer y de las Islas Negras
Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 17/12/2011
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Sentado como estaba, permanecí observando la curiosa actuación de Marea, al parecer se había enfadado por mi repentina aparición y por mi saludo, que pareció haberla asustado. - Si que debía de estar enfrascada en la lectura - Abrí mi libro por el lugar por el que iba, el capítulo tercero. Con todo el tiempo que le había dedicado a leer el libro había aprendido ya el lenguaje arcano, aunque ciertamente con algunas complicaciones, pues mezclaba un poco el idioma. También había leido ya los hechizos ofensivos, bastante curiosos y que tenía ganas de probar. Así como el primer hechizo de restauración, el de Regeneración, el cual parecían bastante útil; Frente a mi tenía el libro abierto por el capítulo de hechizos regenerativos, por el lugar donde antes me había quedado, el hechizo de Corteza Ancestral

Comencé a leer, pero en ese momento vi a Marea actuar de forma extraña, ella tenía el libro abierto por el capítulo de hechizos curativos y de regeneración. Extendió el brazo sobre la mesa de la biblioteca y se quitó un pasador del pelo, era metálico y al parecer terminaba en punta. Lo extendió y lo acercó a su mano, apretándolo contra la piel. El objeto metálico penetró la piel y la carne de la chica, que reprimió un grito de dolor. Después sacó el objeto metálico y lo dejó junto al libro, sobre la mesa. Unas gotas de sangre cayeron desde el pasador a la mesa, mientras Marea colocaba su otra mano sobre la mano herida y pronunciaba unas palabras en arcano. - ¿De modo que probando un hechizo de regeneración? Yo también quiero probar mis hechizos ¿Qué te parece si más avanzada la mañana vamos a los jardines y practicamos un poco? - Pregunté a la joven condesa en un susurro, mientras veía como su herida cicatrizaba velozmente.

Después desvié mi mirada hacia el libro, comenzando a leer aquellas páginas, donde se explicaba la naturaleza del hechizo y su efecto sobre la piel del que lo invocase, convirtiéndola en una corteza de árbol, lo cual facilitaría el camuflaje y aumentaría la defensa exterior de aquel que invocase dicho conjuro. Nuevamente desvié mi mirada a Marea para comprobar que su hechizo surtía el efecto deseado y la herida cicatrizaba correctamente.
________________________
avatar
Cuenta inactiva
Nombre : Guzmán Elaguadelvalle
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Mago consagrado
Clase social : Noble, Heredero del Marqués de Villa Petrini
Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 08/11/2011
Edad : 28
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Recorrí los pasillos de la torre dirección a la biblioteca, cargando con mi petate, listo para partir. Había ido a despedirme de Narshel, pero no me pareció buena idea irrumpir a estas horas en sus aposentos. El espejo mágico que le había prestado sería un correcto pago por su hospitalidad... ya se me ocurriría algo para hacerle saber sobre mi partida, si no me la encontraba a lo largo de la mañana.

Cuando traspasé la puerta de la biblioteca escuche unas voces que no gritaban, pero tampoco susurraban como se suponía debía hacerse en una biblioteca... aunque claro, a estas horas no estaría precisamente abarrotada.

Me encaminé hacia la fuente de las voces para corroborar mi sospecha... una de las voces, aunque muy lejanas como para entender lo que decían, parecía pertenecer a mi antigua camarada del bosque, la altiva e imprevisible Marea.

Me costó dar con ella, dado que en cuanto entré en la sala las voces cesaron, pero una vez giré un recodo que formaban dos estanterías me encontré con Marea reclinada sobre la mesa, leyendo con atención un libro de gran grosor, posiblemente el Libro de la Tierra... y a un hombre en idéntica actitud sentado a su lado.

-Valla, valla, valla. Parece que la enérgica Condesa ha dejado las correrías nocturnas por el estricto "ora et labora".- dije una vez estuve lo suficientemente cerca como para ser oído sin necesidad de alzar la voz. -¿Se va acostumbrando su excelencia a las horribles condiciones de la vida del estudiante?- dije esto último con un tono divertido, pero a sabiendas de que la chica no se lo iba a tomar precisamente con buen humor. Acto seguido miré al hombre, que había alzado la cabeza al escucharme -Muy buenos días, caballero. Soy Guzmán, un amigo de Marea. Lamento haber interrumpido vuestra labor; solo pretendía despedirme de la Torre y sus habitantes antes de mi partida.
________________________

avatar
Cuenta inactiva
Nombre : Guzmán Elaguadelvalle
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Mago consagrado
Clase social : Noble, Heredero del Marqués de Villa Petrini
Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 08/11/2011
Edad : 28
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Me despedí corta, pero cordialmente de la Condesa Marea. No podía decirse que hubiéramos tenido una gran relación, pero con lo ocurrido en el bosque, sentía hacia ella una serie de sentimientos, desde la admiración hasta un poco de desconfianza.

-Lamento no haberos visto más a menudo, pero el motivo que me trajo aquí era urgente, y ahora que tengo lo que buscaba, debo regresar al Lago de Luna, donde, por supuesto, quedáis invitada. Miré al joven que estaba al lado de ella. -Lo mismo os digo a vis, a pesar de no conocernos. La visita a la escuela del Lago de Luna no deja indiferente a nadie, por lo que vos no seríais una excepción.

Me giré y comencé a andar hacia la puerta y sin mirar hacía atrás, alcé la voz para decirle a los estudiantes -Espero que volvamos a vernos... Dama, caballero. Y sin esperar respuesta salí de la biblioteca.



________________________

Contenido patrocinado

________________________