avatar
Señora de los lobos (humana)
Nombre : Caroline Gallagher
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de mago : Aprendiza de tercer grado
Rango de guerrero : Guerrera aprendiz (Lanzas, dos manos)
Clase social : Noble, Condesa de Gallagher
Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 06/10/2011
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
La casa del Señor por Caroline Gallagher, el Vie Ago 29, 2014 12:10 am
A las tres de la tarde, después de tomar el almuerzo en la Villa de los Jilgueros, ordené a los criados que prepararan el carruaje y avisaran a mi recién adquirido guardaespaldas para que me acompañara. Le pedí, además, al sirviente encargado de esta segunda tarea, que le eligiera un vestuario adecuado para presentarnos en el recinto sagrado que era la catedral.

Algo que no sea demasiado llamativo —le indiqué, mientras me acicalaba frente a un espejo del vestíbulo—. El pelo ya destaca suficiente.

El chico se fue y yo me alisé las arrugas del vestido. Era de color marrón oscuro, sin escote y muy discreto, con las mangas largas a pesar del calor. Los sacerdotes eran muy meticulosos con el vestuario de los fieles, y dejar al descubierto más piel de la necesaria podía provocar que me negaran la entrada a la casa del Señor. De forma que me vi obligada a recoger mi cabellera dorada en un moño simple, y me coloqué un velo translúcido, a juego con el vestido, sobre la cabeza.

Cuando salí al exterior de la casa, el carruaje ya se encontraba en la puerta, y Yandrack ya estaba en el interior. Subí y me senté a su lado; una orden mía, y el coche empezó a moverse.

Hoy vamos a ir al templo más importante de la Inquisición. La Catedral de Nuestro Sagrado Señor. Te dije cuando nos conocimos que en Ereaten hay que saber jugar a los disfraces. Pues bien, en el lugar donde vamos no basta con eso. —Mis ojos se clavaron en sus ojos violeta—. Hay que creerse que somos quienes aparentamos ser. Si sabemos actuar, obtendremos grandes beneficios. Un paso en falso y estaremos ardiendo en una hoguera.

Era la verdad. Aparté mi mirada de él y me centré en el paisaje que se veía tras la ventanilla. Cualquier noble que pretendiera conseguir un puesto importante en la sociedad de Ereaten debía estar en buenos términos con su Iglesia y con las cabezas de la Santa Inquisición. Por eso, mis visitas a la catedral eran frecuentes, aunque cada vez que me acercaba por la zona se me encogía el corazón, porque era consciente del riesgo al que me enfrentaba.

Avanzamos por el camino, pasamos por las puertas de la ciudad. Había mucha gente en la calle. Al pasar por los barrios pobres, cerré la cortina para no verles el rostro a los mendigos; muchas veces, se nos acercaban a pedir limosna. Solo volví a abrirla cuando el carruaje se detuvo.

Hemos llegado, mi señora —anunció el cochero.

Era evidente. Tras la ventana, podía ver el majestuoso e inmenso edificio de la catedral, con otras edificaciones de la Iglesia al lado. Antes de que me abrieran la puerta, me dirigí a Yandrack, posé una mano en su hombro y me acerqué a su oído:

Nada de magia, ni cualquier otra cosa que pueda ser considerada como tal. Y si tienes que hablar de ella, que sea solo para manifestar el miedo que sientes hacia la brujería, para decir cuánto la odias —le susurré.

Confiaba en que mi guardaespaldas fuera prudente. El cochero abrió la puerta y bajé de un salto. Y, sin mayores preámbulos, me dirigí a las puertas de la catedral.

________________________

~ La Condesa de los Vientos ~
avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Yandrack, el Vie Ago 29, 2014 1:43 am
Yandrack se encontraba en su habitacion en la villa de los jilgueros, estaba ordenando sus pensamientos y repasando las palabras que el herrero le habia dirigido antes de salir``sigue al juez´´le habia dicho tras entregarle el colgante magico, que le ayudaria a usar su esencia de dragon y la espada, que podia canalizar poder magico en caso de ser necesario


¿a que juez se referia ese enano?- era una pregunta para la cual no conseguia respuesta, aunque tuvo que salir de su ensoñacion cuando tocaron suavemente a la puerta de su habitacion-Pasa- dijo el chico con naturalidad y seriedad a partes iguales, la puerta se abrio y por ella asomo uno de los criados-la señora me ha mandado a avisarte, va a salir y desea que la acompañes- el hombre se callo sin dar mas datos, cosa que no gusto al joven


por casualidad¿ no te habra dicho a donde pretende ir?- hizo la pregunta cansado de esperar una informacion que obviamente no iba a llegar por si sola-en ocasiones parece que sean idiotas...- se dijo pensando en el servicio que atendia la villa,tras la pregunta el hombre parecio desconcertado un segundo antes de sonreir con naturalidad-ah ehh, si.. claro claro que lo dijo, Ereaten, por lo visto la cita debe ser importante porque la señora desea que te vistas apropiadamente- tras terminar con la explicacion el hombre se marcho feliz por haber cumplido su tarea y aliviado por haber no estar en la presencia de ``ese extraño chico´´ como acostumbraban a llamarlo los sirvientes cuando pensaban que el no se daba cuenta


Con que me vista apropiadamente....- se dijo sarcastico en un pensamiento fugaz, despues, preparo los unicos enseres que iba a llevarse, una pequeña bolsa de monedas, el colgante  y la espada que Ykeon le habia forjado para el, nunca se separaba de esas dos cosas, por lo que tras prepararlas procedio a ``vestirse apropiadamente´´ por ello se puso una cota de malla ligera encima de la camisa, la cual cubrio con un chaleco de cuero, despues simplemente se puso su tipica indumentaria negra, que incorporaba una capucha, por si hacia falta ocultar su llamativo cabello y sus particulares ojos de miradas ajenas, el resto de la indumentaria se componia de unas botas(nuevas, aunque hechas para el combate) y un pantalon(tambien negro)


una vez vestido se colgo la espada cruzada a su espalda, como le gustaba llevarla y se puso de nuevo el colgante, se puso la bolsa de monedas bajo la capa para que no se viera y con todo dispuesto salio de su habitacion, recorriendo el pasillo y bajando las escaleras para salir de la mansion, realmente el negro contrastaba mucho con su pelo plateado y el color de sus ojos, y aunque no le gustaba admitirlo le quedaba mejor de lo que pensaba


una vez fuera procedio a subir al carruaje y esperar en el interior a la señora de la casa, la cual no tardo mucho en aparecer, llevaba un sobrio vestido, parecia que se hubieran esmerado en recluir su naturaleza a la hora de vestir-asi que a eso se referia tu sirviente cuando dijo ``vestirse apropiadamente´´- dijo y sonrio sin poderlo evitar, aunque habia pasado tiempo desde que se encontraba al servicio de esta mujer no terminaba de confiar en ella, cosa que no impidio que Yandrack sintiera cierta confianza en su presencia



Hoy vamos a ir al templo más importante de la Inquisición. La Catedral de Nuestro Sagrado Señor. Te dije cuando nos conocimos que en Ereaten hay que saber jugar a los disfraces. Pues bien, en el lugar donde vamos no basta con eso- le dijo Caroline a yandrack mirandolo muy seria y fijamente, el carruaje ya se habia puesto en marcha-Hay que creerse que somos quienes aparentamos ser. Si sabemos actuar, obtendremos grandes beneficios. Un paso en falso y estaremos ardiendo en una hoguera. - el joven asintió mientras ensayaba de forma teatral un discurso dramatico-los practicantes de la magia y la brujeria ofenden a nuestro señor, son siervos del man que solo tienen dos opciones, o redimen su condicion aceptando la bondad de la fe o arden y mueren por su crimen- el joven hizo un gesto con la mano para restarle importancia al asunto-demasiado he aprendido en muy poco tiempo- y tanto para bien como para mal era absolutamente cierto



Paso largo rato en el que Yandrack se concentro, la cuna de la inquisicion no era exactamente el lugar mas seguro para un dragon con cuerpo humano, que ademas era aprendiz de tercer grado, pero los negocios son los negocios y si encima estos acompañan al deber-no queda mas remedio que ir


Por fin llegamos a la ciudad, aunque el carruaje apretaba el paso al recorrer las zonas pobres-si tuvieran la mente mas abierta quemarian esa catedral...- pensaba Yandrack al contemplar la miseria del pueblo mientras pasaban por las calles, pero, finalmente se detuvo el carruaje frente al imponente edificio

Yandrack iba a salir cuando Caroline lo retuvo y susurro en su oido una advertencia mas, la ultima-Nada de magia, ni cualquier otra cosa que pueda ser considerada como tal. Y si tienes que hablar de ella, que sea solo para manifestar el miedo que sientes hacia la brujería, para decir cuánto la odias - por toda respuesta el joven asintio, y cuando la mujer que le acompañaba hubo bajado de alli Yandrack la siguio


ambos se dirigian hacia las puertas de la catedral pero aunque apenas eran unos metros el joven ya habia detectado problemas, algunos elementos del barrio pobre habian seguido el vehiculo hasta la catedral, seguramente creyendo que recibirian algo de limosna, estaban equivocados, los que intentaban acercarse demasiado no tardaban mucho en divisar al Guardaespaldas vestido enteramente de negro y armado con una espada, que pocos desearian probar,cosa que en seguida los disuadia


Yandrack se acerco a Caroline un momento y le hablo en tono muy bajo antes de que llegaran a las puertas o saliera alguien a recibirlos-sabes que no tengo problemas en ocuparme de unos cuantos busca vidas, ya que es parte de mi trabajo pero¿ podrias intentar no salir primero del carruaje? lo que faltaba es que alguno llegara a ti por una tonteria como esa..- y suspiro viendo que ya casi estaban por entrar en el interior
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Señora de los lobos (humana)
Nombre : Caroline Gallagher
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de mago : Aprendiza de tercer grado
Rango de guerrero : Guerrera aprendiz (Lanzas, dos manos)
Clase social : Noble, Condesa de Gallagher
Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 06/10/2011
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Caroline Gallagher, el Vie Ago 29, 2014 9:52 pm
Antes de entrar, Yandrack me advirtió del peligro que podría haber corrido al salir primero del carruaje, y no pude evitar que una sonrisa apareciera en mi rostro. Desde luego, se estaba tomando en serio su cargo.

Todavía no me acostumbro a que me protejan —murmuré.

Y era cierto; al fin y al cabo, toda mi vida me había tenido a mí misma como única protección.

Al llegar a las puertas, como en todo edificio importante, nos encontramos con dos guardas que tenían dibujado en sus armaduras el emblema de la Santa Academia. Estos eran altos, llevaban puesto el yelmo, pero tenían la visera levantada, y podía ver cómo nos observaban.

No es hora de la misa, mi señora.

No mucho tiempo atrás, la Catedral de Nuestro Sagrado Señor no tenía tantos guardas apostados en las puertas, pero, en los últimos meses, las cosas habían cambiado. Se comentaba que Isabella de Garnalia era aún más devota que su hermano, y no escatimaba en gastos cuando se trataba de proteger a la Iglesia.

Soy Caroline, la Condesa de Gallagher, y vengo acompañada de mi guardaespaldas, hombre de confianza. Su Eminencia el cardenal Marco de Larendia y Estorga me ha citado en la casa de Nuestro Señor. Presupongo que tendréis constancia de este hecho.

No supuse mal. Los guardas se apartaron, abrieron una hoja de las enormes puertas de la catedral y nos dejaron pasar, cerrando detrás de nosotros. Nada más entrar, me dirigí a la pila de agua bendita que estaba más cerca de la puerta, me humedecí los dedos y tracé una cruz en mi frente. Después me giré hacia Yandrack, y le señalé la pila, con la intención de que hiciera lo mismo que yo.

No sabía si era un día caluroso o, simplemente, no estaba acostumbrada a ropas como la que llevaba puesta. Mi guardaespaldas iba vestido de negro, con los mechones de pelo albino cayéndole a ambos lados de la cara, y habría sido una vil mentirosa si no reconocía que ese día estaba especialmente atractivo. No enseñaba más de lo imprescindible, pero tampoco le hacía falta. «Espero que a la Santa Virgen no le ofenda esta incitación al pecado».

Me acerqué a él, cogí la capucha que incorporaba su vestimenta y se la eché sobre la cabeza.

Vamos.

El joven, tal como me había mostrado mientras viajábamos en el carruaje, había aprendido muy rápido a mentir. Hasta el momento, estaba satisfecha con sus avances en ese aspecto.

Como pieza arquitectónica, la catedral era impresionante tanto por dentro como por fuera. La luz entraba a través de las vidrieras, pero, pese a ello, habían encendido las velas. El techo era altísimo; mientras caminábamos por el pasillo central, entre los bancos, si alzábamos la cabeza, podíamos disfrutar de las bóvedas de crucería más hermosas del mundo, al más puro estilo gótico.

Nuestros pasos resonaban en la piedra. Tardamos un buen rato en llegar hasta al altar, siempre caminando en un respetuoso silencio. Y, al alcanzarlo, advertí la figura de un hombre que examinaba sin perder detalle un libro abierto sobre la mesa. El Libro Santo.

El hombre era joven para su cargo; rondaba los treinta años, e iba vestido completamente de rojo, como correspondía a su rango de cardenal. Pero, por si esto fuera poco, además de cardenal, Marco era Duque de Las Horcas y el principal consejero de la Reina.

Me arrodillé ante él, mostrando toda la humildad de la que fui capaz.

Eminencia —dije—. Me siento honrada por haber recibido vuestra invitación en este lugar tan sagrado. Espero que no os importune la presencia de mi guardaespaldas. Desde la muerte de mi amado marido, no soy más que una dama débil, y hasta el camino a la catedral está lleno de peligros.

Permanecí de rodillas, mintiendo con toda la naturalidad del mundo, y esperé.

________________________

~ La Condesa de los Vientos ~
avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Yandrack, el Sáb Ago 30, 2014 12:44 am
no tiene que ver estar acostumbrado o no, se trata del sentido comun, mas aun en un noble, que si deberia estar acostumbrado a recibir ese tipo de tratamiento- se dijo Yandrack ante la respuesta despreocupada de su patrona,el joven siguio a Caroline a traves de la entrada de la gran catedral, y la imito cuando esta se purifico con el agua bendita

el templo era enorme, predominaba la verticalidad, de altos muros, pensados para inspirar grandiosidad y recogimiento,formado por una nave central, que contenia el pasillo entre los bancos y asientos que conducian al altar

Caroline se acerco a Yandrack y le puso la capucha sobre la cabeza, con razon, entre la gente corriente los rasgos del muchacho podrian provocar recelo pero entre los clerigos podia provocar cualquier cosa, quizas lo tachasen de maldecido o pensasen que sufria alguna enfermedad, que sorpresa iban a llevarse al comprobar que el fuego no le dañaria, si, si eso pasaba intentarian matarlo de cualquier otra manera ``esta embrujado´´ dirian, asi que por toda respuesta se calo hondo la capucha, la cual ocultaria hasta el color de sus ojos a no ser que hicieran un examen detallado y a poca distancia


Vamos.. Dijo la mujer, y esa fue la señal para que ambos comenzaran un silencioso y respetuoso avance, que les llevaria en linea recta hasta el altar, y aunque tardaron su debido tiempo en hacer el recorrido al dragon se le hizo demasiado breve, iba con la cabeza gacha, mirando al suelo, de manera que no se adivinaba absolutamente nada de su persona, este fue el motivo principal por el cual el muchacho no pudo admirar las coloridas vidrieras o las hermosas bovedas de aquel lugar



Cuando llegaron al altar se permitio, solo por curiosidad levantar minimamente la cabeza para ver como era el hombre al que habian venido a ver, se trataba de un sujeto extraño,vestido de rojo, con una larga tunica que parecia un vestido, o al menos se asemejaba en algunas cosas...asi que este es un de ellos..- pensaba mientras Caroline se presentaba


Eminencia,Me siento honrada por haber recibido vuestra invitación en este lugar tan sagrado. Espero que no os importune la presencia de mi guardaespaldas. Desde la muerte de mi amado marido, no soy más que una dama débil, y hasta el camino a la catedral está lleno de peligros. - Lo dijo mientras permanecia arrodillada, cosa que Yandrack tambien hizo, no obstante, su reverencia fue mas tardia que la de su compañera, ademas fue ejecutada con mayor lentitud, como si le costara realizar la maniobra


habia aprendido a mentir y sobre todo habia perfeccionado un arte del que los dragones se enorgullecían, mirar a los ojos de las personas y captar lo que habia en el fondo de sus corazones, desde luego, no con intrusiones mentales si no con instinto, ese instinto maravilloso que solo poseian ciertas criaturas, este era uno de los motivos por el cual no deseaba arrodillarse pues queria observar los ojos de aquel hombre, a pesar de ello no era esta la causa principal de su dificultad,los dragones eran seres tremendamente orgullosos y arrodillarse ante un humano, y aun peor, ante un miembro de una iglesia contraria a todo lo magico(cosa que le incluia a el) era un acto que resultaba costoso para Yandrack, pero logro dominarse


si mis padres me vieran ahora, ojala no esten mirando....esten donde esten- apenas tenia recuerdos de sus progenitores pero se podria decir que como dragon tuvo una infacia feliz-asi que puedo recordar ciertos años de infancia pero no que paso despues, a partir de ahi, todo se vuelve oscuro, hasta la luz de ese nigromante,parece que incluso mi memoria me rechaza- estaba algo absorto asi que lo mas probable era que no escuchara la respuesta del cardenal
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Humano
Nombre : Marco Gladius (apodo)
Bando : La Diosa (por su religión, conocida como Dios)
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Cardenal de Nuestro Sagrado Señor
Clase social : Alto Clero (Cardenal), Noble (Duque de Las Horcas)
Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 21/06/2013
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Marco Gladius, el Dom Ago 31, 2014 2:12 pm
Una vida dedicada a la Fe daba como resultado el completo conocimiento del Libro Santo que estaba leyendo en aquellos momentos. Observaba con detenimiento las primeras páginas del Génesis, cuando escuché el eco de unos pasos en la catedral, y alcé la mirada para ver quién acudía.

Era, como no, la mujer a la que esperaba. Cada vez que se presentaba en la catedral, se vestía con el recato que no tenía en palacio, cuidando cada detalle de su vestimenta. Normalmente venía sola, pero esa tarde la acompañaba un hombre al que presentó como su guardaespaldas. Me fijé en su atuendo negro con desconfianza, en su forzada reverencia, y en la espada que llevaba colgada a la espalda. Esto último no sería ningún inconveniente mientras no se le ocurriera desenfundarla. Muchos caballeros se presentaban en la catedral con sus espadas, pero no había nada que temer: en primer lugar, derramar sangre en un recinto sagrado era delito; por otra parte, la Reina nos había permitido tener numerosos guardas para proteger nuestra institución.

Condesa Gallagher. —La saludé con una inclinación de cabeza—. Levantaos, por favor, y vos también —añadí, dirigiéndome al guardaespaldas—. Que el Señor os bendiga, hijos míos.

Me quedé quieto, mientras llevaba una de mis manos, enfundada en un guante rojo, hasta el crucifijo que pendía de mi pecho. Después, volví a posar ambas manos en el altar. Llevé mis ojos hasta los azules de la condesa. A mis espaldas, gran parte del mobiliario era de oro, así como mis joyas.

Bordeé el altar hasta colocarme junto a la mujer.

Veréis, señora Gallagher —comencé—. Os he citado aquí porque sé que sois una de las nobles más fieles a Su Majestad, nuestra amada reina Isabella de Garnalia. —En realidad no era un dato del que estuviera plenamente convencido, pero las normas no escritas de la sociedad exigían reconocerlo para no causar ninguna posible ofensa—. Habréis oído hablar del desaire que han cometido ciertos nobles en la Coronación de la Reina, al no presentarse en palacio para prestar juramento. Ni los reyes ni príncipes de Wölfkrone, Aleketh y Zhanthé acudieron a la cita; y estoy convencido de que habréis oído hablar del asunto en la corte. Se puede decir que no se habla de otra cosa.

El Sur permanecía en silencio, como si nada hubiera sucedido, y el Norte ya no contaba con la excusa de la preocupación por la desaparición del Príncipe. Esto constituía un claro agravio contra la Corona, una total imprudencia por parte de unos pueblos que siempre se han caracterizado por su rebeldía.

Y en cuanto a Zhanthé...

El Rey de Zhanthé, Kvothe Assherai, ha proclamado recientemente su independencia con respecto a Garnalia Centro, lo cual nos hace temer que la traición... digamos, pueda ser contagiosa. Y cuando hablo de traición, hablo también del pecado y de la herejía. Siento lástima por los pobres ciudadanos del este, que ya no cuentan con la protección de la Santa Inquisición para defenderlos de la brujería y del Mal.

De vez en cuando, mi mirada se desviaba de la condesa al misterioso guardaespaldas.

Antes de que la traición se extienda, la Corona necesita saber con el apoyo de qué nobles puede contar. Y sé que nuestra Reina puede contar con vos, de lo contrario... —Suspiré—. De lo contrario, estaríais contraviniendo los deseos del Señor y sé que vos jamás haríais algo como eso.

________________________

avatar
Señora de los lobos (humana)
Nombre : Caroline Gallagher
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de mago : Aprendiza de tercer grado
Rango de guerrero : Guerrera aprendiz (Lanzas, dos manos)
Clase social : Noble, Condesa de Gallagher
Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 06/10/2011
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Caroline Gallagher, el Mar Sep 02, 2014 6:47 pm
Marco Gladius me habló de cosas que ya había escuchado en la corte, asuntos políticos de reyes y reinos, que a mí no me afectaban demasiado. Era una noble de Ereaten, y me preocupaban más las intrigas de la ciudad que las de fuera. Sabía que el Rey de Zhanthé era hijo ilegítimo de un archimago, el Príncipe Crescent fon Wölfkrone era mi maestro de lucha en la Torre, pero al primero apenas lo conocía y con el segundo jamás había tenido más relación que la necesaria para adquirir habilidad con las lanzas. Y había abandonado mis estudios de lucha, y también los de magia, después de verme envuelta en un juicio, donde se levantaron sospechas sobre mis relaciones con nigromantes.

Pero todo aquello formaba parte de un mundo paralelo al que me encontraba, un mundo al que tanto Yandrack como yo pertenecíamos de alguna manera.

No hallaréis nadie más leal a Su Majestad y a su noble causa que yo —repuse, decidida—. Tanto yo como todos los hombres a mi cargo —le dirigí una rápida mirada a mi guardaespaldas— ponemos nuestras vidas al servicio de la Reina y de Dios, por el bien de nuestra patria y para que sea largo su reinado.

En realidad, mejor habría sido que la reina se muriera pronto y se llevara con ella a toda la maldita Inquisición, para no vivir nunca más con el miedo a ser descubierta. Volví a conducir mis ojos hasta Yandrack, y recordé lo que me había dicho el día que nos conocimos. «Una oportunidad...».

Eminencia, mi guardaespaldas es un gran guerrero. Maneja las armas con gran maestría y, si necesitarais refuerzos en algún momento, estoy convencida de que nada le honraría más que servir a la Santa Inquisición.

No creía que al joven muchacho le agradara esa idea, pero tampoco que Marco lo aceptara entre sus filas, por lo que mis palabras eran, más que un ofrecimiento, una muestra de mi asombrosa lealtad y gigantesca devoción.

________________________

~ La Condesa de los Vientos ~
avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Yandrack, el Mar Sep 02, 2014 11:02 pm
Yandrack intento escuchar atentamente la conversacion que se desarrollaba ante el, se hablaban de reyes y lealtades, por parte de nobles de guerreros de reyes, por lo visto la excentrica vision de la reina Isabella no era acogida de igual manera en todos los lugares-gracias a dios- y realmente estaba dando gracias pero no podria decirse que fuera al mismo dios de la inquisicion


No hallaréis nadie más leal a Su Majestad y a su noble causa que yo,Tanto yo como todos los hombres a mi cargo,ponemos nuestras vidas al servicio de la Reina y de Dios, por el bien de nuestra patria y para que sea largo su reinado. - y cuando Caroline miro de reojo a Yandrack este sufrió un escalofrio-va decirlo... lo va a decir y yo voy a tener que...-pero no llego a terminar ese pensamiento, su compañera se le adelanto y por un momento quedo petrificado en el sitio, como si una losa enorme hubiera caido sobre el-Eminencia, mi guardaespaldas es un gran guerrero. Maneja las armas con gran maestría y, si necesitarais refuerzos en algún momento, estoy convencida de que nada le honraría más que servir a la Santa Inquisición.



ya lo ha dicho, si me niego cuando ella me ha recomendado los dos quedaremos mal y si digo que si es posible que acabe enredado en esta maldita secta... aunque pensandolo bien, la mejor manera de destruirlos es... desde dentro- por lo que parecia no hay mal que por bien no venga, asi que, intentando parecer lo mas sincero y humilde respondio lentamente, sin levantar la vista-si la fe necesita de mi contribucion y mi espada mi deber no es otro que atender a la llamada y servir en la lucha contra esos malvados hechiceros, me sentiria verdaderamente honrado si asi fuera- y en ese momento callo, esperando que el cardenal diera su propia respuesta-seguro que a ella le parece muy divertida esta situacion, tiene demasiada picardia
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Humano
Nombre : Marco Gladius (apodo)
Bando : La Diosa (por su religión, conocida como Dios)
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Cardenal de Nuestro Sagrado Señor
Clase social : Alto Clero (Cardenal), Noble (Duque de Las Horcas)
Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 21/06/2013
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Marco Gladius, el Jue Sep 04, 2014 7:38 pm
La condesa no tardó demasiado en venderme a su guardaespaldas, por lo que supuse que era esa la razón por la que lo había traído a la catedral. El muchacho habló con humildad, afirmando su deseo de servir a la Inquisición y combatir a la brujería y el mal. «Aunque es más probable que su intención sea conseguir prestigio social», me dije, pues no había nada más honorable que formar parte de los ejércitos del Señor.

Os agradezco el ofrecimiento —respondí—, pero elegimos a nuestros guerreros de entre los alumnos más notables de la Santa Academia, donde se los instruye para combatir el pecado. ¿Os habéis graduado vos en esa escuela? —pregunté, dirigiéndome al muchacho encapuchado—. Decidme vuestro nombre. Si sois tan bueno como dice vuestra señora, tal vez haya oído hablar de vos. Siempre he sido aficionado al arte de la esgrima y conozco los nombres de los mejores guerreros de Garnalia.

«Tanto de los leales como de los traidores». Esperaba que las palabras de Caroline Gallagher y su reciente adquisición no estuvieran cargadas de hipocresía. Vivir en la alta sociedad suponía desconfiar de todo y de todos, y, en más de una ocasión, había tenido la desagradable sorpresa de descubrir la presencia de herejes dentro de la propia red de la Inquisición.

Examiné al joven mientras me alisaba la tela de los guantes. Las llamas de las pequeñas velas situadas en el altar oscilaban muy despacio. Isabella había guiado a parte de sus tropas a combatir, en el diabólico Reino de la Noche, una escuela donde se enseñaban rituales para llamar al Diablo y se realizaban terribles sacrificios y otras atrocidades. Cuantas más espadas tuviéramos, mejor para el reino y para nuestra seguridad.

Todo guerrero que ingresa en la Santa Inquisición debe haber recibido el sacramento del Bautismo, de la Confirmación y haberse limpiado de todo pecado. ¿Es vuestro caso?

________________________

avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Yandrack, el Jue Sep 04, 2014 8:34 pm
Al joven comenzaba a inquietarle la dirección que estaba tomando la conversacion, aquel hombre no podía contentarse con rechazar o aceptar la oferta, por lo visto necesitaba indagar hasta los detalles mas nimios,Yandrack lo miro a los ojos y no le gusto lo que vio en ellos... pero era necesario


-Os agradezco el ofrecimiento,pero elegimos a nuestros guerreros de entre los alumnos más notables de la Santa Academia, donde se los instruye para combatir el pecado. ¿Os habéis graduado vos en esa escuela?- le pregunto al muchacho, que procedió a responderle, esperando que no comentara nada sorbe el color de sus ojos, que ahora si podían verse-No me he graduado en esa institución que mencionáis señor- dijo despacio mientras media sus siguientes palabras-no obstante, si pensáis que mi señora, aquí presente, le confiaría su seguridad personal a un inútil podria parecer que dudarais no solo de la capacidad de un desconocido si no también del aprecio que tiene lady Caroline por su propia vida....- pensaba haber superado con esta respuesta la primera prueba pero creyó conveniente no pecar de orgulloso y darle a ese hombre una ilusión de poder sobre el, cosa que probablemente haria que el cardenal se relajase-comprendo y acepto de buen grado vuestras dudas, que por la situación, son mas que razonables, es por ello que quizas deseis ponerme a prueba- pensaba que, aceptando a someterse cualquier situacion el señor cardenal no tendria excusa para no probarle por lo menos



Humanos... siempre tan simples, incapaces de confiar en los suyos, que patetismo- se decía mientras contestaba al cardenal, que siguió interrogando al joven, tenia ventaja, jugaba en casa y Yandrack tenia que controlarse


Decidme vuestro nombre. Si sois tan bueno como dice vuestra señora, tal vez haya oído hablar de vos. Siempre he sido aficionado al arte de la esgrima y conozco los nombres de los mejores guerreros de Garnalia.- joven no pudo evitar pensar en como podia acabar aquello si el buen eclesiástico  supiera de verdadera naturaleza-hay una cancion entre los dragones,presagio de muerte para los tuyos alas de dragon en la helada, cuando hermanos vayan a la guerra, serán desplegadas,Azote de Reyes, sombra antigua liberada para saciar su hambre- algun dia se cumplira y todos morireis-pensaba Yandrack mientras contestaba al cardenal con total naturalidad



Mi nombre es Yandrack, y solo Yandrack, es lo único que me quedo de los míos.dijo, y realmente era cierto, su nombre era ahora el seguro para no olvidar su naturaleza de dragón, sin importar con cuantos humanos llegara a juntarse, se decía incluso entre los dragones que el amor de los elfos y los hombres era el mayor de los males,porque te hacia olvidar quien eres, Yandrack siempre supo que ese flecha jamas conseguiría alcanzarle



y cuando pensaba que todo habia terminado, aquel hombre volvio a insistir-Todo guerrero que ingresa en la Santa Inquisición debe haber recibido el sacramento del Bautismo, de la Confirmación y haberse limpiado de todo pecado. ¿Es vuestro caso?-Yandrack nego con la cabeza-imaginad un lugar sin ley, sin nombre,asolado por la magia, que campa y destruye vidas diestro y siniestro,yo vine aqui escapando de esa desolacion tras un rumor lejano, que prometia orden, paz y sobre todo, un mundo sin magia,un mundo sin mal
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Señora de los lobos (humana)
Nombre : Caroline Gallagher
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de mago : Aprendiza de tercer grado
Rango de guerrero : Guerrera aprendiz (Lanzas, dos manos)
Clase social : Noble, Condesa de Gallagher
Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 06/10/2011
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Caroline Gallagher, el Vie Sep 05, 2014 5:39 pm
«Si la fe necesita de mi contribución y mi espada mi deber no es otro que atender a la llamada y servir en la lucha contra esos malvados hechiceros, me sentiría verdaderamente honrado si así fuera».

La respuesta de Yandrack me resultó realmente divertida, pero procuré que no se reflejara dicha emoción en mi rostro. Me encantaba escuchar cómo mentía con total descaro, como si llevara toda la vida haciéndolo. Y esperé con paciencia la respuesta del Cardenal Marco, convencida de que declinaría mi oferta con toda la cortesía de la que fuera capaz.

Cuál fue mi sorpresa cuando, en lugar de decir que no estaba interesado en sus servicios, empezó a preguntarle si venía de la Santa Academia, cuál era su nombre y hasta si había recibido alguna vez los sacramentos necesarios para ingresar en la orden.

Miré a Yandrack, conteniendo la respiración, nerviosa por lo que pudiera ocurrírsele contestar. Pero mi guardaespaldas respondió con una seguridad arrolladora, e incluso yo creí en lo que decía. «¿De verdad piensa aceptarlo?», me decía. No era una idea que me agradara: yo había encontrado al chico y no quería que me lo quitara. Aunque yo misma se lo hubiera ofrecido.

A pesar de todo, no comenté nada al respecto. Cuando una representa un papel, debe cuidar todos los detalles.

Yandrack tiene razón, no lo habría contratado si no fuera capaz de protegerme de la forma adecuada. Es, para mí, un guerrero al que tengo en alta estima. —«Espero que sepáis lo que quiero decir, querido cardenal»—. Ha sufrido por causa de la brujería y, si fuera vuestro parecer, yo os estaría muy agradecida si lo acogierais en la Fe mediante el sacramento del Bautismo, tal como corresponde a todo fiel creyente de nuestro reino.

________________________

~ La Condesa de los Vientos ~
avatar
Humano
Nombre : Marco Gladius (apodo)
Bando : La Diosa (por su religión, conocida como Dios)
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Cardenal de Nuestro Sagrado Señor
Clase social : Alto Clero (Cardenal), Noble (Duque de Las Horcas)
Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 21/06/2013
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Marco Gladius, el Sáb Sep 06, 2014 1:36 pm
Me disgustó que no hubiera sido alumno de la Santa Academia y aún más que no hubiera recibido los sagrados sacramentos, pero, cuando pronunció las últimas palabras, cambió mi impresión sobre él. «Entonces ha sido víctima de un lugar caótico y busca protección contra la magia, un lugar donde esta no exista». Asentí con la cabeza. El Señor decía que nuestro deber era ser piadosos y misericordiosos, y aquel pobre muchacho estaba todavía a tiempo de limpiar su alma, redimirse de los pecados que pudiera haber cometido e iniciarse en los misterios de la Fe.

Lamento vuestro sufrimiento, joven Yandrack. Esta es la casa del Señor y él os acogerá en su infinita Bondad y Misericordia, y os defenderá de todo mal.

Me fijé en el color de sus ojos, un violeta antinatural, que me hizo pensar si no habría sido víctima de algún embrujo en aquella tierra de sangre y caos. «Lo comprobaré mediante los rituales. Si hay brujería en él, tendría que purificar su alma con fuego, abrirle el camino para encontrarse con el Señor, y así eliminar un posible peligro para la humanidad».

Pero, antes de iniciar los ritos, tendría que probar si verdaderamente merecía la pena.

Yandrack. —Me volví hacia Caroline—. Condesa Gallagher. Acompañadme. Quisiera ver vuestra habilidad.

Me di la vuelta y los conduje por una puertecilla dorada que había en un lado de la iglesia. Custodiándola, había un hombre con espada y armadura, al que le pedí que viniera también. Abrí la puerta, cruzamos por un pasillo, y luego otro que conectaba con un edificio anexo a la catedral, y así acabamos llegando a un claustro antiguo, grande. Varios hombres de la Inquisición pasaban por allí, ocupado cada uno en sus tareas.

Salí al patio, con Yandrack, Caroline y el guarda silencioso.

Desenfundad vuestras espadas. Quisiera ver, Yandrack, como lucháis con el caballero Augusto de Viteia.

Augusto, sin decir palabra alguna, hizo lo que le pedía, y desenfundó el arma. Caroline y yo nos quedamos sobre el césped, a una distancia prudencial, para observar el combate.

________________________

avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Yandrack, el Sáb Sep 06, 2014 4:04 pm
Caroline reacciono apoyando los argumentos de Yandrack, cosa que el joven agradeció notablemente, quiza fue este el motivo por el que el cardenal cambio de opinión o mas bien pareció compadecerse de Yandrack-se me esta empezando a dar bien esto de aparentar, tengo que agradecérselo a esa mujer en cuanto me sea posible- y era cierto el arte de kas medias verdades era algo realmente util en el mundo de los humanos


Lamento vuestro sufrimiento, joven Yandrack. Esta es la casa del Señor y él os acogerá en su infinita Bondad y Misericordia, y os defenderá de todo mal.- al escuchar las palabras del cardenal Yandrack no pudo evitar pensar largamente-los hombres como tu no son capaces de lamentar nada ni de sufrir por nadie, solo servís a vuestra fe, una fe vacía donde no existe la amistad, el amor o la compasión, solo sois fanáticos con ropajes caros y hermosas propiedades

Yandrack- dijo para girarse en aquel momento hacia Caroline-Condesa Gallagher. Acompañadme. Quisiera ver vuestra habilidad.- Yandrack y Caroline siguieron entonces  a su ilustrisima , al llegar a cierta habitacion  le dijo a un hombre, posiblemente un soldado, que los siguiera hacia el exterior, un patio bastante espacioso



Desenfundad vuestras espadas. Quisiera ver, Yandrack, como lucháis con el caballero Augusto de Viteia.- Augusto hizo exactamente lo que le habían ordenado, el caballero desvaino su arma sin titubear mientras la señora condesa y su eminencia permanecían a una distancia prudencial


por fin veré de que son capaces estos inquisidores, veamos si su acero es tan mortífero como su fanatismo- se dijo mientras desenvainaba a ignis desde su espalda con la mano derecha-¿Estáis listo Ser? comencemos- dijo mientras avanzaba lentamente hacia su rival


era bien sabido entre cualquier guerrero experimentado que atacar sin tener ningún tipo de información sobre tu rival podía llevarte a un desenlace amargo, del mismo modo, lejos de subestimar a sus adversarios debía usar el sentido común, asi que primero dio un tajo vertical descendente, cuya trayectoria era dirigida hacia el hombro derecho de aquel caballero, pero el movimiento no terminaba ahí porque el joven altero la dirección del ataque en el ultimo momento mientras se desplazaba dos pasos hacia la izquierda, convirtiéndolo así en un tajo diagonal, por lo que, en vez de impactar primero en el hombro derecho lo haría cerca del cuello, pasando por el torax
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Humano
Nombre : Marco Gladius (apodo)
Bando : La Diosa (por su religión, conocida como Dios)
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Cardenal de Nuestro Sagrado Señor
Clase social : Alto Clero (Cardenal), Noble (Duque de Las Horcas)
Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 21/06/2013
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Marco Gladius, el Dom Sep 07, 2014 2:41 pm
Observé la primera ofensiva con interés. El guardaespaldas de la condesa me sorprendió gratamente, y también sorprendió a Augusto de Viteia, quien, quizás confiado por la inexperiencia que le atribuía al joven, estuvo a punto de caer en el engaño, pero consiguió defenderse en el último momento, interponiendo su propia espada entre la de Yandrack y su cuerpo.

Veo que no me habéis traído un novato, Eminencia —comentó el caballero, hablando por primera vez.

Yo no respondí; me limité a analizar el duelo, centrándome en los movimientos del muchacho de ojos extraños. Augusto contaba, para protegerse de los golpes, con la ventaja de la armadura, pero bien podía aprovechar el otro la mayor agilidad que le proporcionarían sus ropas. «Y no es un duelo a muerte. Aunque los duelos a muerte sean siempre más interesantes».

A mi lado, Caroline Gallagher parecía casi más atenta al combate que yo. El robusto caballero, cuando chocaron las espadas, empujó a Yandrack con fuerza, y entonces fue su turno. Con la espada bien sujeta delante de su cuerpo, dio un par de pasos, observando al enemigo, sin perderlo de vista, y lanzó un tajo rápido, horizontal, hacia su pierna izquierda.

Augusto de Viteia no era el mejor de los guerreros. Nombres más reconocidos en la Santa Academia eran, por ejemplo, los de Marcus Caesar, o nuestra propia reina Isabella de Garnalia, aunque no todo el mundo creyera en la habilidad de esta última. Pero sí había conseguido graduarse como experto en espadas, por lo que me servía para analizar el nivel de experiencia que tenía el posible recluta.

________________________

avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Yandrack, el Dom Sep 07, 2014 3:27 pm
Yandrack observo  como su rival reacciono en el ultimo momento, interponiendo su espada entre la suya, ambas chocaron y el caballero hablo por fin, viéndose algo apurado por la situación-Veo que no me habéis traído un novato, Eminencia-Yandrack sonrió brevemente, tan breve que cualquiera habria pensado que fue una alucinación momentanea-casi pagáis caro el subestimarme solo por ser joven¿eso os enseñan en vuestra santa academia?- y cuando hablo, no lo dijo a modo de mofa, de verdad estaba interesado en saber si era asi


Augusto empujo a Yandrack, haciendo que el joven retrocediera momentáneamente, ambos se observaron,calibrándose,midiéndosemm, el es mas fuerte, pero yo soy mas rápido, si intenta darme de lleno puede quedar expuesto así que lo siguiente que hará ahora es intentar reducir mi movilidad o intentar abrumarme a base de fuerza- y no pudo evitar sorprenderse por la elección de Augusto, que parecia que el caballero se habia decidido por la primera, lanzando un tajo horizontal a la altura de la rodilla del chico



Yandrack por su parte clavo o mas bien apoyo el filo de la hoja en el suelo, a la altura de su pierna izquierda, bloqueando así la espada de su rival, pero el dragón se propuso aprovechar el movimiento de su rival y  salto por encima de la espada de Augusto para lanzarle una patada  en la mano donde portaba la espada, al caer de pie al otro lado su espada volvia a quedar al lado derecho, por lo que siguio el movimiento haciendo un tajo Horizontal bastante abierto(usando la fuerza del salto), que pretendia  golpear a su oponente, el cual deberia encontrarse desequilibrado en ese momento
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Señora de los lobos (humana)
Nombre : Caroline Gallagher
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de mago : Aprendiza de tercer grado
Rango de guerrero : Guerrera aprendiz (Lanzas, dos manos)
Clase social : Noble, Condesa de Gallagher
Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 06/10/2011
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Caroline Gallagher, el Lun Sep 08, 2014 1:03 pm
Sabía más de lanzas que de espadas, pero había visto a mi maestro de la Torre luchar con ellas en el Campo de Entrenamiento, y reconocía alguna de las técnicas que utilizaban. Si todavía la Diosa me tenía algún aprecio, le recé para que Yandrack derribara al tal Augusto de Viteia, o, si no lo hacía, que al menos perdiera con dignidad. «Si pierde, Marco no lo querrá y me hará quedar mal ante él. Si gana, me quita a mi guardespaldas».

Concluí que, en esta encrucijada, era mejor que venciera.

El joven de pelo plateado detuvo su ataque sin demasiada dificultad, la patada le dio en la mano al guarda y su siguiente ataque consiguió golpear la armadura, haciendo que retumbara. El caballero se echó hacia atrás, y me dio la impresión de que empezaba a estar un tanto... molesto. Y no habían ayudado las palabras de Yandrack.

Augusto, esta vez, dirigió su espada al costado de su oponente, cargando con fuerza. Yo entrecerré los ojos.

¿Qué opinión os merece mi guardaespaldas, Eminencia?

Esperad a que termine el combate.

Yo suspiré. «El vuestro será más fuerte, pero el mío es más ágil». Y, si hubiéramos estado en un campo de batalla, tal vez le hubiera sido útil a aquel hombre la armadura, pero en un simple duelo de prueba...

________________________

~ La Condesa de los Vientos ~
avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Yandrack, el Lun Sep 08, 2014 8:48 pm
esto no lleva a ningún sitio- pensó el joven al ver que Augusto cargaba contra el, le estaba atacando hacia el costado izquierdo, entonces Yandrack se desplazo hacia la derecha mientras interponía su espada entre el mismo y la de Augusto. primero para reducir la fuerza del golpe y segundo para detenerlo, aun así la fuerza de su enemigo y su robustez era mayor por lo que en vez de hacer fuerza para oponerse a el uso esa fuerza para girarse repentinamente tras haber parado el ataque, lanzando un potente codazo con el brazo izquierdo(por la fuerza añadida del propio augusto en el giro) que debería golpearle en plena sien


si me hubiera dado de lleno estaria en serios problemas- incluso aunque Augusto le venciera, Yandrack no podia evitar sentirse algo desilusionado, su rival era fuerte, de eso no habia duda pero no parecia estar acostumbrado a una lucha contra alguien de diferente estilo de pelea, cosa que era claramente una desventaja para el
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Humano
Nombre : Marco Gladius (apodo)
Bando : La Diosa (por su religión, conocida como Dios)
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Cardenal de Nuestro Sagrado Señor
Clase social : Alto Clero (Cardenal), Noble (Duque de Las Horcas)
Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 21/06/2013
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Marco Gladius, el Mar Sep 09, 2014 10:49 pm
Cuando el codo de Yandrack golpeó al caballero en la cabeza, esté se echó hacia atrás, con el ceño fruncido, y vi en su expresión que estaba enfadado, tal vez porque era consciente de que el joven tenía posibilidades de derrotarlo. Volvió a coger la espada con fuerza, con la intención de lanzarse a por el guardaespaldas de la condesa, y, temiendo que Augusto se dejara llevar por la ira y aquello acabara con algún muerto (o dos), adelanté un paso y alcé la voz:

Basta. Ya he visto suficiente.

No era cierto; en otro lugar, habría disfrutado del espectáculo hasta que fluyera la sangre. Pero estábamos en los dominios de la Santa Iglesia, donde era más firme la presencia del Señor, y no podía permitir que el pecado de la ira se adueñara de los débiles corazones de los hombres.

Augusto de Viteia se retiró, no sin esfuerzo, dando un paso hacia atrás y posando la espada en el suelo, para apoyarse luego en el pomo.

Veo que la condesa no mentía sobre vos. —Caroline exhaló un suspiro—. Domináis bien la técnica. Os falta fuerza, pero podéis compensarlo con agilidad.

Podía reunirlo con los guerreros de la Inquisición en la Santa Academia, y sabía que no rechazarían una espada más ahora que se cernía sobre nosotros la amenaza de Zhanthé y su rey maldito. Esperaba, por tanto, que el joven aprendiera pronto a acoger a Dios en su pecho, que conociera el camino de la Fe y del Bien y entendiera por qué se debe erradicar el pecado del mundo.

Os acepto, pero mis palabras de hombre mortal poco valen; es el Señor quien os debe aceptar en su seno. Como servidor de la Inquisición, debéis renunciar a los siete pecados capitales: lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia. Todo buen guerrero que se inicia y sigue los ritos oficiales, acostumbra a demostrar cada uno de ellos antes de recibir el honor de formar parte del ejército.

»Mantendréis voto de castidad hasta el día en que juréis lealtad a la Iglesia y a la Reina, solo os llenará el Amor de Dios. Comeréis, hasta entonces, como un mendigo; no os engalanareis con ropas caras, y dormiréis en un lecho incómodo, en el suelo o una tabla de madera, y comprenderéis que no necesitáis riquezas materiales. Os levantareis siempre antes de la salida del Sol, y le daréis gracias al Señor por el nuevo día, y oraréis por Él; asimismo, será vuestro deber día a día entrenar sin descanso, hasta que superéis vuestras debilidades.

»No habrá ira en vos; viviréis en calma, no elevaréis la voz, seréis humilde y obedeceréis a los que saben más que vos sobre la Fe. No envidiareis lujos ajenos y lavareis los pies de los que tengan más que vos sin codiciar sus bienes. Y, por último, nunca os dejareis arrastrar por la vanidad, no os consideraréis mejor que vuestros semejantes y rechazaréis todos los halagos; esconded vuestros éxitos en la sombra. Hasta que juréis lealtad.


________________________

avatar
Humano
Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)Experto de especialidad física(Paladin)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 632
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 23
Localización : En Aleketh
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Yandrack, el Miér Sep 10, 2014 4:46 pm
Tras golpear a Augusto este retrocedió muy molesto dispuesto a lanzarse de nuevo contra su rival,Yandrack se puso en guardia dispuesto a recibirle y a golpearle otra vez-si, vamos, dame una excusa para privar a estos necios de un soldado mas, la próxima no podrás evitarla y sera la ultima...-pensaba estando ya dispuesto a matar a Augusto, pero la voz de su eminencia hizo terminar el encuentro-Basta. Ya he visto suficiente.- Augusto se retiro a regañadientes, probablemente porque se sentia herido en su orgullo, el caballero se arrodillo apoyandose en la empuñadura de su espada,por su parte, Yandrack se giro e hizo una pequeña reverencia mientras escuchaba las palabras del cardenal-al final ha salido bastante bien...



Veo que la condesa no mentía sobre vos.
Domináis bien la técnica. Os falta fuerza, pero podéis compensarlo con agilidad.



Os acepto, pero mis palabras de hombre mortal poco valen; es el Señor quien os debe aceptar en su seno. Como servidor de la Inquisición, debéis renunciar a los siete pecados capitales: lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia. Todo buen guerrero que se inicia y sigue los ritos oficiales, acostumbra a demostrar cada uno de ellos antes de recibir el honor de formar parte del ejército.- aunque mientras su eminencia hablaba Yandrack contestaba mentalmente, siendo consciente de que su santidad no podria oirle ni percatarse de ello


bla bla bla, fanatismo fanatismo bla bla, patetico aun no me explico como la gente permite a estos idiotas gobernar el reino



Mantendréis voto de castidad hasta el día en que juréis lealtad a la Iglesia y a la Reina, solo os llenará el Amor de Dios. Comeréis, hasta entonces, como un mendigo; no os engalanareis con ropas caras, y dormiréis en un lecho incómodo, en el suelo o una tabla de madera, y comprenderéis que no necesitáis riquezas materiales. Os levantareis siempre antes de la salida del Sol, y le daréis gracias al Señor por el nuevo día, y oraréis por Él; asimismo, será vuestro deber día a día entrenar sin descanso, hasta que superéis vuestras debilidades.


y cuando supere mis debilidades tu estaras condenado



No habrá ira en vos; viviréis en calma, no elevaréis la voz, seréis humilde y obedeceréis a los que saben más que vos sobre la Fe. No envidiareis lujos ajenos y lavareis los pies de los que tengan más que vos sin codiciar sus bienes. Y, por último, nunca os dejareis arrastrar por la vanidad, no os consideraréis mejor que vuestros semejantes y rechazaréis todos los halagos; esconded vuestros éxitos en la sombra. Hasta que juréis lealtad.- cuando el señor cardenal hubo terminado Yandrack hizo otra reverencia(cada vez le salian mejor) acompañada de unas palabras-Asi sera...
________________________





Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


Yandrack flashback
avatar
Señora de los lobos (humana)
Nombre : Caroline Gallagher
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de mago : Aprendiza de tercer grado
Rango de guerrero : Guerrera aprendiz (Lanzas, dos manos)
Clase social : Noble, Condesa de Gallagher
Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 06/10/2011
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
http://www.latorre.foroactivo.mx/
Re: La casa del Señor por Caroline Gallagher, el Jue Sep 11, 2014 11:14 pm
«Lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia. ¿Qué clase de persona podría renunciar a todas esas cosas?». Desde luego, estaba convencida de que Marco Gladius no se encontraba entre ellas. Y mi guardaespaldas tampoco. Pero ese día, en la casa del Señor, todo era una farsa.

Me alegra que mi guardaespaldas os haya convencido —dije, mientras hacía una reverencia—. No os defraudará. Lo sé. Yo misma me aseguraré de que cumpla vuestras instrucciones hasta el día en que preste juramento.

No me permitió, sin embargo, que fuera yo quien lo vigilara, y nos envió a un monje ataviado con un sencillo hábito marrón para que nos acompañara y se asegurara de que Yandrack cumplía en todo momento con lo que se le había dicho. Yo lo acepté todo en silencio, pero me disgustaba el rumbo que habían tomado los acontecimientos. «¿Ahora tengo que meter a un monje de la Inquisición en mi casa para que vigile a mi guardaespaldas, siendo él y yo magos?».

Salimos de la catedral acompañados del monje y acompañados del monje subimos al carruaje, por lo que tuve que mantener el silencio y el recato todo el trayecto. Solo esperaba que el sacrificio mereciera la pena.

~ FIN DE ESCENA ~

________________________

~ La Condesa de los Vientos ~
Contenido patrocinado
Re: La casa del Señor por Contenido patrocinado,

________________________